Saxon: retroceder nunca, rendirse jamás

Entrevista exclusiva con Biff Byford
saxon foto2

Con cuatro décadas en la carretera y veintidós discos a su haber, Saxon se perfila como una de esas agrupaciones inmortales que nunca ha bajado los brazos, especialmente cuando se trata de izar la bandera del Heavy Metal hasta lo más alto. Visitaron por primera y única vez nuestro país en 2011, así que su fanaticada ya está impaciente por volver a sentir las garras sónicas de un águila que ataca sin piedad a punta de riffs descollantes.  
Su historia es tan intensa como la escena que los vio nacer y es por eso que decidieron seguir adelante a fin de mantener una cultura que ellos mismos ayudaron a forjar sin que la nostalgia les cayera encima con la fuerza de un rayo. A pocos días de aterrizar en suelo santiaguino, Biff Byford no solo adelanta un poco sobre el concierto que dará junto a su emblemática banda el viernes 8 de marzo en Blondie, sino que también mira en retrospectiva los cambios que han atravesado, no flaquea cuando se trata de halagar a compañeros de ruta como Motörhead, da su visión sobre la actualidad de la escena metalera y, como si fuera poco, se atreve a deslizar cautelosamente lo que vendrá para él en 2019.     

•El público nacional está muy emocionado de ver a Saxon por segunda vez, ¿por qué se demoraron tanto tiempo en regresar?  
-La verdad es que no lo sé. La primera vez que estuvimos allá fue en 2011, pero no pudimos volver por temas de agenda. No hay una razón en específico, solo que no se dio por distintas situaciones.
             
•¿Qué recuerdas de la primera vez de Saxon en Chile? ¿Cuál es tu opinión sobre los fans?
-Me acuerdo bien de ese concierto porque el público estuvo increíble. Era la primera vez que tocábamos allá, así que lo disfruté mucho. Ahora van a ser varios shows seguidos en Latinoamérica así que será un tour agitado.                      

•Esta vez vienen celebrando su aniversario número 40. ¿El show estará más enfocado en recorrer los grandes éxitos de su discografía o se va a centrar en “Thunderbolt”, su nuevo disco?     
-Vamos a tocar dos horas, así que escucharán algunas canciones del primer disco que no hemos tocado en harto tiempo. También abordaremos nuestro repertorio de los 90, del 2000 y, obviamente, el de los 80 porque es la época de nuestros mayores hits. Va ser un buen setlist.        

•La banda goza de una extensa carrera, ¿cuál es el secreto para mantenerse en el ruedo durante tanto tiempo?
-Tenemos una gran base de fans que nos ha seguido desde siempre y creo que eso se relaciona con los buenos discos que tenemos. Por ejemplo, creo que los últimos 10 álbumes de Saxon son muy sólidos.

saxon foto2.jpg
                             
•Exacto, pero también es cierto que una carrera tan contundente como la suya también se ve enfrentada a los cambios. Por ejemplo, “Innocence is No Excuse” (1985) o “Destiny” (1988) son discos mucho más melódicos. ¿Cómo fue ese período para ustedes? ¿Intentaron acomodarse al contexto de ese momento?          
-Eso fue en 1985, ¡ha pasado mucho tiempo! (ríe). Creo que fue por las circunstancias de ese período. Veníamos del éxito de “Crusader” (1984), que fue nuestro primer disco para EMI, y creo que estábamos buscando algo nuevo. La compañía disquera también quería que nos volcáramos a algo más comercial, pero finalmente todo se reduce a que éramos cinco chicos que querían hacer música (ríe).
          
•Era una coyuntura temporal en la que muchas bandas inglesas de Heavy Metal estaban cambiando su sonido para llegar al mercado estadounidense, como fue el caso de Def Leppard. ¿Se vieron enfrentados a ese tipo de presión?   
-No, porque tampoco queríamos sonar como Def Leppard. En ese tiempo, nuestro productor tuvo la idea de darnos un sonido más ligero y eso fue todo. Pero al fin y al cabo nosotros siempre hemos sido una banda de Heavy Metal, y no de Soft Rock.  
                 
•En 40 años de carrera es casi imposible mantener la misma formación. ¿Cómo es la relación de ustedes con los miembros que alguna vez pasaron por Saxon?
-No tenemos ningún tipo de relación con ellos.  
                  
•¿Alguna razón en especial?  
-Somos una banda muy ocupada con discos exitosos en el presente. Siempre miramos hacia adelante, nunca hacia atrás .  

•Precisamente, “Thunderbolt” es un buen ejemplo de ese espíritu que busca avanzar. ¿Sientes que este nuevo disco refresca aún más su propuesta?
-No, no lo creo. Hay un hilo conductor entre “Sacrifice” (2013), “Battering Ram” (2015) y el nuevo “Thunderbolt”. Todos conservan el mismo sonido.
                      
•Pero en “Thunderbolt” podemos encontrar canciones como ‘Nosferatu (The Vampire’s Waltz )’ o incluso un dueto con Johan Hegg de Amon Amarth. ¿Esos cortes representan una búsqueda de nuevos elementos para Saxon?
-No. Pensé que en ‘Predator’ era una buena idea invitar a Johan Hegg, es un buen amigo. Solo quería una voz más profunda para esa canción y pensé en él.

•También hay una dedicatoria a Motörhead que conserva muy bien el espíritu del trío con la óptica de ustedes.
-Hicimos nuestra primera gira con Motörhead durante el Bomber Tour. Sentimos un gran aprecio por ellos porque nos ayudaron mucho en los primeros días, además fui un gran amigo de Phil Taylor, Eddie Clarke y Lemmy, así que escribí esta canción para ellos recordando ese período de 1979.

•Hablando de Motörhead, ellos grabaron un dvd aquí en Chile y Iron Maiden también lo hizo. ¿Nunca han pensado en registrar un concierto en nuestro país o en Latinoamérica?
-No, por ahora no hay planes de filmar nada.

•Cambiando de tema, ¿cómo ves el futuro del Heavy Metal?
-Creo que se ve provechoso. Necesitamos que salgan más bandas jóvenes, pero se mantiene en buena salud y con un gran público que también está buscando algo nuevo. En general el metal se mantiene en una posición favorable.
 
•¿Te sientes inspirado por alguna banda nueva?
-No.  

•¿Y en qué te inspiras para crear nuevas canciones?
-Lo que se me venga a la cabeza. La vida, la historia, el público, la familia, la ciencia ficción y todo lo que rodea mis vivencias.

•Cuéntanos un poco sobre tu relación con Andy Sneap, quien ha trabajado con bandas como Accept y Judas Priest.
-Es un gran amigo y me junto mucho con él. Es un buen hombre, un excelente productor e ingeniero. También estará a cargo del próximo disco.

•¿Ya están trabajando en un disco nuevo?
-Yo estoy trabajando en un disco solista. Lanzaré un single en noviembre y creo que el disco saldrá en enero.  

•¿Puedes adelantarnos algo? ¿Cómo va a sonar?
-Será muy old school (ríe).

•Muchas gracias por tu tiempo, Biff. ¿Puedes compartir algo para los fans?
-Volaremos a Latinoamérica para tocar en Chile, así que mantengan la fe. ¡Nos veremos en el show!  

Pablo Cerda
Colaboración: Cristián Pavez, Luciano González

Contenido Relacionado