Rick Wakeman: “El secreto siempre es una buena melodía”

El superhéroe de las teclas adelanta su regreso a Chile
Rick Wakeman

Desde un comienzo lo supimos, por la capa: Rick Wakeman es un superhéroe. Anticipando su regreso a nuestro país el próximo 6 de julio en Movistar Arena, el legendario tecladista de Yes y colaborador de David Bowie y Cat Stevens –entre otros- esta vez nos invita a un viaje al centro de su obra, para darle una nueva vestidura a sus piezas más elogiadas junto a la Orquesta Sinfónica de la Universidad de Chile, además de presentar algunos de los clásicos que ha reinterpretado en su placa más reciente, “Piano Portraits”. 

Actualmente repartiendo su carrera entre esta nueva propuesta y revisión de su carrera, junto con la celebración de los 50 años de Yes acompañando a Jon Anderson y Trevor Rabin, se da el tiempo de conversar con nosotros al teléfono desde Inglaterra, y comentarnos sobre la idea detrás de esta gira, el contenido de su próxima placa de versiones (donde su buen amigo Brian May es un invitado de honor) y una probable visita de Yes –en la versión ARW- a Chile.

- Rick, este show que traes a Chile son arreglos sinfónicos de tus composiciones, cuéntame cómo nació la idea

- La idea surgió hace años, cuando me llamó una orquesta de Bulgaria, y me dijeron, "¿te gustaría hacer un concierto con orquesta y contigo en el piano? Nos gustaría que tocaras varias de tus piezas mas conocidas, y otras cosas también". Y dije, perfecto, fijemos una fecha en el futuro. ¡Cuando colgué, me di cuenta de que no tenía arreglos orquestales para nada! Así que, con un amigo, comenzamos a organizar las cosas y a hacer algunos arreglos, fui con el director rumbo a Bulgaria, y tocamos. Simplemente funcionó muy bien. En las semanas y meses siguientes, no paraba de recibir llamadas de distintos países y orquestas, para que hiciera el show con ellos. Así, he estado en Argentina, Brasil, Suiza, Polonia, Rusia, obviamente en Inglaterra, Italia, y muchos otros países. Ha sido fantástico y muy divertido de hacer.

- ¿Qué se siente repasar tus antiguas obras, con la perspectiva de hoy?

- Es algo diferente a tocarlas con una banda, eso es seguro. Ya que todo está en el piano, y es muy similar a cómo la música fue compuesta por primera vez. Escribo todo en el piano, así que es como volver a eso. Además, uso la orquesta para tocar partes de sintetizador de las que yo usualmente me encargo, y funciona increíblemente bien, es algo muy popular en donde quiera que vaya. Es algo difícil de tocar también, muy difícil, más complicado que tocar los temas con una banda. No estoy seguro el porqué, pero tienes que concentrarte mucho más, lo cual es bueno, pues me enseña a tocar distinto y me pone a prueba, ya que, técnicamente, tocar todo en el piano es más complejo que tener un montón de sintetizadores. Me hace bien en ese sentido, y los arreglos son distintos, ya que hay cosas que puedes hacer en sintetizadores que no puedes hacer en el piano. Hay muchas cosas interesantes que pasan.

- La musica clásica tiende a reinterpretar piezas que fueron escritas hace mucho. Es divertido si lo piensas, porque lo mismo ocurre contigo, Anderson y Rabin, y la otra banda que se hace llamar Yes (risas) 

- Sí, creo que hay más bandas por ahí que se llaman Yes de las que uno tiene noticia (risas). Es interesante lo que sucede con la música que tiene influencias clásicas, y la influencia que el mismo rock progresivo tiene también en las orquestas hoy, en las interpretaciones clásicas. Es interesante cómo ambos se han encontrado y funciona muy bien. Hace 50 años, era difícil, hace 30 años, también, hace 15 comenzaba a ser fácil y ahora es casi algo normal.

- Es una forma de mantener la música viva, ¿no? Mostrarle al mundo que puede ser tocada en cualquier parte, por cualquier orquesta.

- ¡Absolutamente, es así!. Lo grandioso de la música hoy, es que cualquiera puede escuchar todo tipo de música, y ésta puede ser tocada por cualquier tipo de músico. Es algo que nunca pensé ver en mi vida, y es maravilloso que pueda ocurrir ahora.

- Ahora estas tocando piezas que grabaste en tu disco "Piano Portraits", algunas de David Bowie -como 'Life On Mars?'- otras de los Beatles. ¿Por qué las escogiste? 

- Las piezas que escogí de "Piano Portraits" siguen una regla simple. Los compositores siempre han estado haciendo versiones de piezas de otra gente por mucho tiempo, pero el secreto siempre es una buena melodía, así que elegí canciones que tenían muy buena melodía. Si tienes eso, hay mucho que puedes hacer añadiendo variaciones. Acabo de grabar un disco que se llama "Piano Odyssey", que es piano también, pero ésta vez con algunas cuerdas y un coro, aunque basado en el piano. Elegi piezas de los Beatles –como 'Strawberry Fields Forever'-  otra de Bowie, más inusual –'The Wild Eyed Boy From Freecloud'- y una versión de 'Bohemian Rhapsody', donde mi muy buen y cercano amigo Brian May tocó una sorprendente parte de guitarra acústica. Son todas grandiosas melodías, y si tienes eso y son grandiosas canciones, puedes hacer mucho con ellas. Esa siempre ha sido mi forma de trabajar discos así.

- Sé que Bowie te ofreció ser parte de los Spiders From Mars, y preferiste estar en Yes. ¿Alguna vez te preguntas qué hubiese pasado si te hubieses unido a su banda?

- Con Bowie siempre fuimos muy amigos, y en los 70s solíamos encontrarnos en Suiza muchas veces. Ahí, él me dijo una vez que yo había tomado la decisión correcta. Lo cierto es que David solía cambiar a sus músicos con mucha regularidad. Sus compañeros no duraban mucho, así es que si yo hubiese aceptado el trabajo, eventualmente me habrían despedido en algún punto (risas) y hubiese perdido mi oportunidad de rockear con Yes y otra gente. Amé trabajar con David, y es la persona más influyente con la que he trabajado. El y Tony Visconti, ambos, fueron muy importantes para mí, y recordaré esos días con mucho cariño. Pero no creo que estaría hablando contigo ahora, si me hubiese unido a los Spiders From Mars (risas).

- Me mencionaste que Brian May toca en tu nuevo disco. Con él compartes también un interés en el Espacio. Fuiste invitado al Festival of Science del Royal Albert Hall, a discutir la influencia que la exploración espacial ha tenido en tu trabajo.

- Sí, ambos tenemos ese interés en común. Conozco a Brian de hace muchísimos años, y somos amigos muy cercanos. Es uno de los guitarristas más singulares que existen. Tocamos juntos en un festival, en la Isla Tenerife, y Brian se unió a mi banda para hacer un solo fantástico en 'Starship Trooper', y tocamos otros temas juntos. Le dije que iba a hacer una versión de 'Bohemian Rhapsody', con coros, piano y cuerdas, y me dijo que le encantaría escucharla cuando estuviese lista. Así que, cuando la terminé, le dije que si no le gustaba, entonces yo no pensaba ponerla en el disco. Lo último que haría sería incluir en el álbum algo que ofendiese una pieza que era tan importante para él. Brian me escribió de vuelta, y fue muy amable. Me dijo: "creo que es la version mas fantástica que he escuchado ¿Te gustaría si toco un poco de guitarra acústica en ella?" ¡Y me caí de la silla cuando leí eso! Le pregunté si estaba seguro, y me dijo: "sí, mándame las pistas y yo grabo algo", y tocó una guitarra en la sección final, que es absolutamente brillante. No puedo agradecerle suficiente por eso.

- Junto con el show que traes para acá, también sigues tocando con Anderson y Rabin canciones de Yes. Supe que sigues usando un keytar en vivo.

- Sí, usamos keytar en los shows, con Trevor hacemos una version extendida de 'Owner Of A Lonely Heart' y salimos hacia la audiencia. Es un instrumento divertido, y lo pasamos muy bien con él haciendo eso. Con Trevor nos encanta tocar juntos. La gente a veces me dice, "te vimos en el escenario, y miraste a Trevor y sonreías, y después él te miró y te sonreía, y no entendemos por qué", y yo les digo que lo puedo responder fácilmente, y es algo muy interesante: yo siempre parezco saber qué es lo que Trevor va a tocar después -él puede tocar lo que quiera, un solo, lo que sea- pero yo sé exactamente lo que él va a hacer a continuación. Y a él le pasa exactamente lo mismo conmigo. Siempre nos decimos, “oye, eso que hiciste con el piano, sabía que lo ibas a hacer”. Tenemos como una suerte de telepatía, y cuando salimos hacia la audiencia en “Owner Of A Lonely Heart”, es algo sorprendente. Siempre sabemos qué va a hacer el otro.

- ¿Hay planes de una visita de ustedes con ese show a Chile?

- Me encantaría. No es tan fácil como ir solo, que es muy fácil para mí. Los agentes simplemente me preguntan si quiero ir a Chile, y digo que sí, nada más. Pero, en una banda, todos tienen que estar disponibles, y eso no es tan simple. Creo que a Jon le gustaría, y a Trevor también. Con un poco de suerte, ¿quién sabe?

Nuno Veloso
 

Contenido Relacionado