"No deberías dar por sentado que la gente aún recuerda lo que hiciste en 1979"

Gary Numan: El animal mecánico debuta finalmente en Chile
Gary Numan 1

El animal mecánico Gary Numan conversa con nosotros a semanas de su debut en nuestro país, en Arena Monticello, el 1 de septiembre próximo. La curiosidad, importante desde el momento en que decidió tocar las teclas de un minimoog en un estudio de grabación –mientras se aprontaba a grabar su segundo disco punk- sigue siendo el motor del británico a 40 años de su primer trabajo. Mantenerse en movimiento, probar nuevas cosas, no dar por sentado éxitos del pasado –ni dejarse intimidar por los errores- es parte de su visión. La decisión de mudarse a Los Angeles hace ya seis años, tras vivir la mitad de su vida en la campiña inglesa, es clave: “necesito hacer de mis días lo más que pueda, disfrutarlos lo más posible”, comenta el hombre que inspiró a una generación de rockeros industriales como Trent Reznor y Marilyn Manson. Un amigo eléctrico.

Por Nuno Veloso

- Gary, ¿qué tan emocionante es para ti poder visitar por primera vez Sudamérica?
- Es algo muy emocionante, algo que había querido hacer por mucho tiempo. Ha sido difícil encontrar gente que esté interesada, lo cual me había decepcionado un poco. Comencé a rendirme y pensar que nunca pasaría. Y luego, la oportunidad de ir a Chile apareció hace un par de meses atrás, y estaba muy feliz, era algo que quería de hace mucho. Pero estoy muy nervioso al respecto, no tengo mucha idea de cuánto sabe la gente de mí por allá, ni qué tan familiarizados están con mi música. Es difícil saber qué canciones tocar, o si conocen alguna del todo. Así que estoy muy emocionado, y con muchas ganas de ir, y a la vez siento que voy un poco hacia la oscuridad, porque es algo desconocido para mí (risas), así que he decidido que solamente tocaré las canciones que sé que son las mejores que he hecho, en vez de tratar de encajar con lo que la gente pueda o no conocer. Tocaremos las canciones que hemos estado incluyendo en Europa y en Norteamérica, canciones que amo. Algunas son viejas, pero la mayoría son de “Savage” o de “Splinter” –el disco que saqué antes- y creo que es lo mejor, realmente. No me gusta la nostalgia, nunca he querido que mi carrera se base en la nostalgia, en vivir en el pasado y en tocar canciones del pasado, aunque hayan sido exitosas. Nunca he querido que mi carrera consista en mirar para atrás. Estaré allá para promocionar “Savage” pero, porque nunca he estado antes ahí, sé que hay un interés en la historia, así que haré algunas canciones antiguas también. Estoy muy emocionado con el último disco y con lo que hago ahora, así que quiero enfocarme en eso.

- ¿Qué tan importante es “Savage” para ti? Con él lograste la mejor posición en los charts británicos desde “Telekon”.
- Ha sido un proyecto grandioso de principio a fin, que comenzó con una campaña en Pledge Music. No por problemas de dinero, no era específicamente una campaña para recolectar fondos. Yo tengo mi propio estudio, tengo dinero para estar cómodo y no preocuparme, pero era una forma de involucrar a los fans en el proceso de hacer el disco, de una forma en que no habían estado involucrados antes. Quería que vieran que no es algo fácil, y que puede ser un proceso difícil y estresante. Uno tiene estas canciones, estas ideas para armar canciones y, a veces, funciona bien y otras no. Puede que la canción tome una dirección que no funciona y eso puede ser algo muy frustrante. Entonces intentas volver hasta el punto donde la canción estaba bien, y tienes que probar una nueva dirección. Yo quería que la gente viera eso, que supiera lo que cuesta hacer un disco. No es cosa de sentarse al piano un día, al otro ponerte a cantar y después producirla, no es algo fácil. Toma mucho tiempo. Después de la campaña, me involucré con el sello BMG, y ellos han sido fantásticos conmigo desde el principio, he disfrutado mucho estar con ellos y ha sido genial tenerlos en este proyecto. Cuando el disco salió, llegó al número 2 en Gran Bretaña, lo que es completamente asombroso, no me lo esperaba. ¡De hecho, lloré cuando me enteré que había llegado a esa posición! Había sido tanto el stress, que lloré como un bebé por 10 minutos, perdí el control. Fue algo realmente importante para mí saber que al disco le había ido tan bien en Gran Bretaña nuevamente. Después comenzó el tour y ya hemos hecho más shows con “Savage” que con cualquier otro álbum que he grabado. Aún nos quedan otros 50 shows –tal vez 60- así que, para cuando terminemos la gira, será el disco para el cuál he hecho más presentaciones en estos 40 años que llevo haciendo música. Todo ha sido grandioso, una experiencia absolutamente fantástica y satisfactoria. Desde el comienzo, con las canciones, estaba nervioso. Al disco anterior, “Splinter”, ya le había ido bien, creo que ya había sido el más alto desde “Telekon” (1980), de hecho. Y estaba muy preocupado de no poder hacer algo mejor que eso, estaba preocupado de perder el impulso nuevamente, que fuera el fin. Pero fue grandioso, muy bueno, estoy muy feliz, ¡y ahora estoy preocupado por el próximo! El problema no se va, solamente lo chuteas dos o tres años (risas) y luego vuelve de nuevo. Es un reto constante, pero es lo que me mantiene ansioso. Sabes que tienes que trabajar duro, porque sabes que tienes que hacer algo más especial que lo anterior. Hay que seguir subiendo la vara, es lo que uno debe hacer. En cualquier carrera larga, tienes que constantemente hacer cosas que la justifiquen, para poder darte 2 o 3 años más de interés de parte de la gente, es algo que te lo tienes que ganar. Creo que no deberías dar por sentado que la gente aún recuerda lo que hiciste en 1979, no es una forma aceptable de tener una carrera larga, al menos no para mí.

- ¿Cómo es para ti estar viviendo esta nueva etapa de tu vida en Norteamérica? ¿Cómo fue mudarte desde Gran Bretaña?
- Mi esposa quería mudarse, siempre había querido vivir en Estados Unidos y me había estado presionando ligeramente por mucho tiempo acerca de eso. Yo había visitado Los Angeles varias veces antes de que finalmente pudiéramos mudarnos, y siempre me gustaba llegar a la ciudad y ansiaba volver. Bueno, el clima en Gran Bretaña es horrible la mayor parte del tiempo, y sentía que desperdiciaba mi vida ahí. Al ir envejeciendo, los días se han vuelto más preciados para mí. Ahora tengo 60, pero cuando cumplí 50 me puse bien paranoico acerca de cuánto tiempo más me quedaba de vida. Necesito hacer de mis días lo más que pueda, disfrutarlos lo más posible, sentirme recompensado con mi trabajo cada día, hacer las cosas de la mejor forma posible, y sentí que no iba a poder hacer eso en un lugar con un clima tan terrible. Quería hacer música para películas también, y Los Angeles es el lugar obvio para eso. En Gran Bretaña se ha ido incrementando también el nivel de violencia, incluso en una villa pequeña como donde vivíamos nosotros, bien lejos de la ciudad, en el campo. Era una villa preciosa, e incluso ahí habían problemas. Grupos de gente joven agresiva con las mujeres, gente pesada por todas partes, y me tenía enfermo, estaba en todas partes. Yo tengo solo niñas, mis hijas son niñas pequeñas, entonces me puse cada vez más incómodo con la idea de que ellas estuviesen expuestas a esas cosas. Cuando nos mudamos a Los Angeles, mucha gente pensó que había sido algo estúpido, porque Los Angeles tiene su reputación de violencia con armas y cosas malas pero, en mi experiencia, nunca he visto nada de eso. He venido a la ciudad miles de veces y encuentro que es un lugar muy buena onda. Ya llevo viviendo acá seis años, y solamente he visto una persona borracha, solo he tenido un único incidente con alguien que era vagamente amenazante, y ese fue simplemente un pobre tipo que estaba teniendo un mal día. Pero yo veía cosas así constantemente en Londres, e incluso viviendo en el campo. La decisión de irme a vivir a Los Angeles ha sido muy buena, me encanta acá. Estoy muy feliz y a mis hijas les encanta, no me arrepiento para nada. Es desafortunado que tengamos a Donald Trump ahora, pero esperemos que esa situación cambie en un par de años y las cosas estén mejor nuevamente.

- Al respecto, el disco “Savage” es bastante duro, tiene esta idea de un futuro bastante oscuro, apocalíptico, un mundo donde el clima es aún peor que ahora. Pero, ¿dónde encuentras esperanza en un trabajo así?
- Es un disco muy oscuro, y no hay muchos indicios de esperanza en él, pero hay algunos. Hay una canción que se llama ‘Ghost Nation’, la que abre el disco, y se trata de una comunidad que está tan horrorizada y disgustada al ver en lo que se ha convertido el mundo, y las cosas que hace la gente, que decide excluirse completamente. Ellos se mudan a uno de los lugares más hostiles del planeta –en un mundo que ya de por sí bastante hostil para vivir. Se van a un lugar absolutamente terrible, y ellos encuentran una forma de existir ahí, de hacerse invisibles. Nadie puede encontrarlos de esa manera, por eso se convierten en la “Nación Fantasma”. Hacen eso, ya que no quieren convertirse en lo que el resto de la humanidad se ha convertido, no quieren ser así de brutos, quieren conservar algo de decencia y bondad entre ellos, y la única forma de conseguirlo es separarse por completo de los demás y para hacerlo deben encontrar una forma de subsistir en este lugar imposible, así que encuentran la forma. Sé que es una versión bastante oscura de la esperanza, pero es esperanzador que la gente pueda pasar por eso, sufrir de esa forma para simplemente mantener viva la decencia como parte importante de su forma de vivir. Hay otra canción, que habla sobre un lugar donde la gente va a morir, y esta gente –es como la idea de un cementerio de elefantes- está tan perturbada por lo que ha hecho o por lo que han llegado a convertirse que, de alguna forma, necesitan compensarlo. Le dan la bienvenida al sufrimiento como una forma de disculparse o de remediar lo terrible que han hecho. Y, nuevamente, no es la más luminosa de las esperanzas, pero el hecho de que la gente pueda vivir en un mundo así y seguir sintiéndose molestos por sus acciones y seguir sintiendo culpa, significa que algo de decencia todavía existe en ellos. Es esperanzador que incluso en este horrible mundo del futuro exista el entendimiento de qué es la decencia y la bondad, y que haya gente que consiga aferrarse a eso.

Gary_Persia.jpg

- En el disco, es hermoso que cantes con tu hija Persia también. Ella te acompaña en cada una de tus presentaciones, ¿qué se siente compartir escenario con ella?
- Es algo increíble, es absolutamente brillante, ¡y ella está en el disco por accidente, no había planeado que estuviera en el disco! Yo había estado todo el día trabajando en esa canción, ‘My Name Is Ruin’, con mi voz, haciendo estas partes semi árabes, el coro y la voz principal, y estaba un poco complicado con todo eso. Y entonces ella llegó del colegio, me fue a saludar, y entonces pensé: probemos con Persia, yo sé que ella anda cantando todo el tiempo. Y le dije, “tengo un par de ideas para la canción, ¿te gustaría cantar estas partes con tu propia voz, en vez de usar la mía?”, y lo que ella hizo fue increíble, lo hizo muy bien, y verdaderamente muy rápido. Fue algo muy entretenido e hizo una gran diferencia, porque la canción funcionaba totalmente con ella ahí. Y cuando llegó el momento de planear tocarla en vivo, pensé que sería muy genial que ella nos acompañara. Ella no es para nada arrogante con eso, se pone nerviosa, pero es increíble, el público la adora, la gente se vuelve loca y canta realmente bien, ¡es mi parte favorita del show! Cuando ella puede venir con nosotros es maravilloso. A veces tiene que quedarse por el colegio, yo entiendo eso, pero cuando está de vacaciones y estoy de gira, ella viene con nosotros. Todas mis hijas vienen, mi esposa también y cuando vayamos a Chile, ella va a estar ahí, cantará la canción, mi parte favorita del show, y estoy muy orgulloso de ella. ¡Y quiero que lo haga! Quiero que mis tres hijas se dediquen a la música: que tengan la vida que yo he tenido, amo mi vida, amo ser un músico, y estaría muy feliz si ellas quieren hacer lo mismo.

- Y todavía sigues trayendo la guitarra que tu padre te obsequió a los quince años, la familia es algo muy importante para ti.
- Sí (risas), así es, de todas las cosas que he tenido en mi vida, desde autos, casas, lo que sea, esa guitarra la he tenido por 45 años. Es mi posesión más antigua, es lo único que me rompería el corazón llegar a perder, o si se rompiera totalmente. Todo lo demás viene y se va, no soy sentimental con esas cosas, pero esa guitarra es el mundo para mí. Se ha roto tres veces, casi destruido dos veces y la he hecho reconstruir. Ha tenido una vida bastante complicada (risas) y ha estado en cada uno de los discos que he hecho y en cada tour. Es mi vida. De hecho, me he puesto nervioso ahora a la hora de andar trayéndola para todas partes. Se ha vuelto algo simbólico de toda mi carrera y me he puesto muy nervioso de subirla a un avión ahora, tengo miedo de que se la roben, o de que se dañe a un nivel de que no pueda repararla. Ahora que pienso que me aproximo a la última parte de mi carrera, me rompería el corazón si algo le pasa, así que estoy comenzando seriamente en pensar en no llevarla más a ninguna parte, dejarla en casa y simplemente traer otra conmigo. ¡Oh, Dios mío, odiaría si algo llegara a pasarle!

Gary Numan se presentará en Chile el sábado 1 de septiembre, en Gran Arena Monticello. Entradas a la venta por Ticketpro.

Contenido Relacionado