Nacho Pereyra: "La conexión que hicimos con el público de Chile es única"

Hablamos con el líder de Artista Desconocido y ex Nada Que Hacer
 Nacho Pereyra: "La conexión que hicimos con el público de Chile es única"

 

Cuando terminó de sonar 'Haciendo Pie', Nacho Pereyra llevó el dedo índice y pulgar de su mano izquierda a sus ojos y se los apretó durante algunos segundos para contener las lágrimas que comenzaban a brotar. "De seguir, apretando el culo y mirar al futuro haciendo pie, sin perder fuerza y razón. Haciendo pie, haciendo pie, haciendo pie", había cantado hace un instante, acompañado de la voz de decenas de personas que coreaban junto a él uno de los himnos de Nada Que Hacer, su antigua banda, una de las más icónicas del punk melódico uruguayo y sudamericano.

Después de más de 13 de años de ausencia (Nada Que Hacer vino un par de veces sin él), Nacho volvió a presentarse en un escenario chileno, esta vez acompañado de su nuevo proyecto, Artista Desconocido, formados el 2012. La idea era mostrar su propuesta actual al público chileno y satisfacer a alguno que otro oyente nostálgico con un par de clásicos de su antiguo grupo. No imaginó jamás que la respuesta iba a ser tan potente, que la gente iba a corear los temas de su actual agrupación y que se iba a enloquecer cuando sonaran los clásicos de antaño.

Por eso, cuando estaba terminando la presentación, en el marco de la celebración del vigésimo aniversario del “Hardcore Para Señoritar” de los BBS Paranoicos, realizado el 9 de septiembre en Espacio San Diego, a duras penas pudo controlar la emoción. Después que contuviera las lágrimas que amenazaban con salir, se llevó la mano a su cabeza, en un gesto de sorpresa, y luego a su corazón, agradeciendo la calurosa respuesta de un público que estaba cantando sus canciones con las mismas fuerzas que lo hacía desde que Nada Que Hacer pisara por primera vez un escenario en Chile, hace 17 años, cuando fueron invitados a tocar junto a los suecos de No Fun At All.

La emoción se replicó al día siguiente, cuando esta vez en un escenario más íntimo, realizó junto a Artista Desconocido un show de larga duración en Music Factory, el cual también tuvo una calurosa respuesta por parte de los fanáticos.“Me emocioné mucho en ambas presentaciones. Tenía que respirar hondo para no quebrarme. Es una mezcla de recuerdos. Por un lado, está la emoción y la ilusión de presentar la propuesta nueva, la banda nueva. Y, por el otro, los recuerdos en la historia me marcan. Así como hay muchas personas que han sido marcadas por las canciones de Nada Que Hacer, a mí me marcó mucho venir a Chile a tocar. Entonces es una mezcla de esas sensaciones de recuerdos, y de emociones”, afirma Nacho en conversación con Rockaxis, minutos después de que terminara el segundo show que brindó en Santiago junto a Artista Desconocido.

¿Te sorprendió la respuesta del público? Después de 13 años sin que vinieras a Chile, coreaban todas las canciones de Nada Que Hacer y además se sabían las de Artista Desconocido. Como tú dices en uno de los temas de tu nuevo grupo, es “como si nunca te hubieses ido”.

Nacho Pereyra: Esa canción habla de eso. “Como si nunca” habla justamente de esa sensación donde convive el irse y el volver. Yo creo que la respuesta que tuvimos superó las expectativas. Una cosa es que conozcan aquellos temas y toda la historia de Nada Que Hacer, que a tantas personas marcó, pero cantaban los temas de la banda nueva. Entonces recontra superó las expectativas que teníamos. Antes de tocar en Chile nos preguntábamos qué iba a pasar cuando el público chileno escuchara los temas nuevos. ¿A esa gente que le gustaba Nada Que Hacer le gustará la propuesta nueva? ¿Qué pasará con eso? Entendimos, a través de la respuesta, que la gente estaba feliz de escuchar lo viejo y feliz de escuchar los nuevo.

Dos de los integrantes de Artista Desconocido tocaron en Nada Que Hacer, y cuando partieron eran tres. ¿Cuánto de tu antigua banda hay actualmente en Artista Desconocido?

Creo que todo fue un proceso continuo, no es que Nada Que Hacer terminó en algún momento y quedó un gris y vino Artista Desconocido, es como que todo se fue dando. Nada Que Hacer siguió cuando yo me fui, tuvo cambios de integrantes y, en realidad, se terminó de desarmar en el 2011. Nosotros, Artista Desconocido, nos juntamos en el 2012, o sea que existe esa continuidad.

Si bien, cuando formamos Artista Desconocido queríamos alejarnos del pasado, pensamos en mirar adelante sin mirar atrás, las cosas se fueron dando de forma que fue imposible dejarlo atrás. También es un tema de amigarse con lo que uno hizo antes, con el orgullo. Cuando yo hablo de Nada Que Hacer hablo con orgullo, no con el orgullo mal pensando, sino realmente el orgullo del esfuerzo que se hizo y lo que realmente se logró en la gente. De a poquito fuimos dándonos cuenta que la música que hacíamos tenía que ver, que teníamos el ADN de Nada Que Hacer y bueno, apareció cuando tuvo que aparecer. Por suerte nos sirvió.

Convivir con la sombra de una banda tan significativa puede ser un plus, pero también puede convertirse en una carga. ¿Cómo lo ves tú?

Hoy por hoy, musicalmente hablando, a Nada Que Hacer lo veo como mi mayor influencia. Más allá de las bandas que a nosotros nos pueden haber influenciado, bandas extranjeras o bandas de Sudamérica, Nada Que Hacer está y se fue metiendo en las canciones de Artista Desconocido. Y si bien en su momento podemos decir que fue un peso, ya que estábamos empezando algo nuevo y nos inquietaba saber qué iba a sentir la gente cuando empezáramos a tocar las canciones de nuestro nuevo grupo y no las de Nada Que Hacer, nos dimos cuenta que teníamos un bagaje que quedó ahí.

Nosotros elegimos agarrar el pasado y traerlo, pero siempre mirando para adelante, no quedarnos en esa nostalgia muy uruguaya de mirar siempre para atrás, sino pensar en hacer discos nuevos y hacer giras nuevas. También en romper con los mitos, ya que pensábamos que al que le gustaba Nada Que Hacer no le iba a gustar Artista Desconocido o viceversa, pero, en realidad, conviven dos públicos. Convive el público nuevo de Artista Desconocido con el público de Nada Que Hacer. Y a la larga cuando pase el tiempo y volvamos a mirar para atrás, Nada Que Hacer simplemente va a ser un inicio y Artista Desconocido va a ser la continuidad y estamos felices de eso.

El 2015 sacaron su primer disco en Uruguay, “Álbum Sin Título”. ¿Cómo fue la recepción que tuvieron allá? ¿Cómo es el momento que atraviesa la escena uruguaya?

La escena es chica y está todo muy segmentado. Las bandas se separan por estilos muy específicos, entonces eso hace que de repente en un show de melódico haya solamente 50 personas. Se perdió lo que pasaba antes, cuando tocábamos con Nada Que Hacer, donde en los shows se juntaban una banda de hardcore melódico, una banda de hardcore, una banda de punk, entonces el público era más amplio. Hoy en día está todo muy separado. La idea es tratar de revertir eso. De hecho, el sello Entropía, que editó el disco de Artista Desconocido en Uruguay en formato físico, también ha editado bandas que forman parte del punk rock, pero en otro palo, más pop o más rockeros y está bueno que conviva eso. En Uruguay es imposible que un estilo solo subsista por sí mismo. Es necesaria la mezcla.

El disco de Artista Desconocido tiene un arte bien cuidado, con cinco portadas distintas. Lo hicieron en un momento en que muy poca gente compra discos. ¿Por qué en tiempos que ya casi todo es digital seguir apostando a lo físico?

Creo que es un tema de romanticismo. Es hacer algo un poco más tangible. La música vos no la podés agarrar. La música son vibraciones en el aire, la única forma de que vos tenés de tangibilizar ese vínculo con la persona que te escucha es a través de algo físico y para nosotros eso es el disco. Más allá de que simplemente es algo adonde adentro hay canciones, es ese dar la mano o ese abrazo. Para nosotros eso es el disco. Nosotros cuando lo grabamos lo subimos a las plataformas. Hoy está en Spotify, está en Bandcamp para descargar de forma gratuita, está en YouTube para poder escuchar, pero quisimos mantener eso del vínculo, de algo físico que te conecta a vos como banda, como músico, con la persona que escucha esas canciones, así sea para agarrar el CD, ponerlo en la computadora, pasarlo a MP3 y tenerlo en una biblioteca, pero hiciste ese contacto, en algún momento lograste hacer ese contacto.

Para nosotros eso es importante y, obviamente, dentro de la música que nosotros hacemos el romanticismo tiene mucho que ver, el amor, y en eso que vos hacés para darle al otro, cuanto más amor le ponés más le llegás a la otra persona. Tiene que ver con cualquier aspecto de la vida también, entonces no es simplemente un CD al que se le grabó las canciones. Le ponemos un lugar donde vos podés leer las letras y conocer de lo que hablamos, le ponemos un diseño que permita transmitir algo más que sólo canciones, que todo sea más importante, que todo sea más completo y eso nos permite transmitir algo más.

El año pasado participaron en Paranoia Colectiva, el disco tributo a los BBS Paranoicos. ¿Cómo se gestó eso?

Fue algo que nos movió mucho. El Ozzo, de los BBS, se contactó con nosotros y nos lo ofreció. En cuanto nos contó, dijimos que sí sin preguntar absolutamente nada. Y fue muy bueno hacer una canción de BBS Paranoicos, que hoy por hoy, para nosotros es la banda hardcore punk insignia de Sudamérica, que tiene muchos proyectos que seguramente le ayuden a posicionarse mucho mejor. Nosotros sentimos de alguna forma, desde afuera, mucho orgullo por BBS Paranoicos. Nos ofrecieron participar en el tributo, escuchamos los discos, dijimos que íbamos a hacer Ruidos, nos dijeron que sí, y creo que quedaron muy contentos con la versión. Y creo que los seguidores de BBS Paranoicos quedaron muy contentos con esa canción también. De hecho, la repercusión que tuvimos en YouTube cuando se subió el video fue de 10.000 visitas en tres o cuatro días. Y ahora la pudimos cantar en Chile y a la gente le encantó

¿Qué se viene para el futuro del Artista Desconocido? Tengo entendido que tienen dos canciones, una será masterizada y mezclada en Suecia y la otra en Chile. Cuéntame un poco más de eso.

Lo que hicimos fue grabar dos canciones, que las grabamos con el ingeniero que nos grabó el disco, el “Álbum Sin Título”, y que nos grabó la versión de ‘Ruidos’ que hicimos para el tributo de BBS Paranoicos. Una es una versión en español de una canción de Atlas Losing Grip, que es una banda sueca formada por el vocalista de Satanic Surfers y otros músicos de allá. Hicimos una versión en español de esa canción, que originalmente es en inglés, se la mandamos para mezclar y masterizar a Suecia, al guitarrista de ese grupo. La idea de todo eso era experimentar, ver qué pasaba y que a su vez fuera un proyecto, que atrás de esa canción, de una canción simplemente cantada y tocada y grabada, haya una anécdota. De que esa canción que nosotros hicimos y que interpretamos a nuestra manera y en español fuera escuchada y procesada por uno de los que la hizo. Para nosotros fue una experiencia muy importante.

Por otro lado, la otra canción que hicimos, que es una propia, la mandamos para Chile, para Carlos, el Ozzo, para que le diera una finalización una mezcla y masterización para tratar de lograr algo distinto a lo que veníamos haciendo. La idea es experimentar y a partir de esto es ver qué pasa y ver sellos que quieran editar el próximo disco. Somos muy románticos y vamos a querer a que sea una pequeña edición que sea en formato físico. Eso obviamente tiene sus costos y bueno con estos temas la idea también es ver qué puertas se nos abren.

Me llama la atención la dualidad que hay entre el nombre de Nada Que Hacer, que es muy pesimista, y sus letras, las cuales suelen ser positivas y optimistas, como ‘Haciendo Pie’, ‘Jamás Perderé La Fe’, incluso tiene un tema que se llama ‘El Optimista’.

Yo creo que, en realidad, y si te pones a pensar, hay una continuidad entre Nada Que Hacer y Artista Desconocido, que muchas de las cosas de nosotros las manejamos desde la ironía. Creo que justamente el llamarse Nada Que Hacer tenía que ver con todo lo que había por hacer. Es como la parte positiva de las cosas negativas, siempre hay algo positivo en lo negativo, el ying y el yang. Y en Artista Desconocido de alguna manera pasa lo mismo. ¿Por qué llamarse Artista Desconocido si lo que yo quiero es que me conozcan? ¿Por qué se llama Álbum Sin Título nuestro primer disco? Creo que siempre está en juego esa ironía de enfrentar la mala vibra o de enfrentar las cosas malas que te pueden pasar en la vida y eso creo que está reflejado en las canciones de Nada Que Hacer, está reflejado en las canciones de Artista Desconocido y si entrás a escarbar te das cuenta de eso, de que esa ironía es la vida, la vida es así, es una ironía.

La Minoría será mayoría lo escribiste hace 14 años. ¿Aún sigues pensando que cada vez seremos más?

Sí, creo que justamente de lo que habla esa canción es de esa rebeldía que no se tiene que perder por ser menos. Creo que esa fuerza que generalmente sale de las minorías es lo que puede llevar a que nos sumemos, a que las causas de repente se junten, de que las causas puedan ser escuchadas. Creo que en la política pasa constantemente, que generalmente las minorías son las que más les cuesta traer una idea y llevarla a cabo. Y así como pasa en la política, pasa en todos los ámbitos. Pero el problema de la minoría es que no se tiene que callar, allí es donde está el tema. Cuando la minoría se siente minoría es cuando pierde. La minoría más allá de serlo tiene que sentirse más fuerte, tiene que fortalecerse y ahí es dónde está, de esa fuerza de esa minoría es donde puede surgir siempre una mayoría.

Siempre me ha llamado la atención las letras de Nada Que Hacer y las de Artista Desconocido, las encuentro metafóricas, a ratos hasta poéticas, a diferencia del grueso de las bandas del melódico que suelen tener letras más explícitas y directas. ¿De dónde viene esa inquietud? ¿Alguna influencia? ¿Algún autor?

En realidad, creo que es una forma que encontré para expresar lo que siento. Es muy difícil expresar los sentimientos y creo yo encontré esa manera de decir sin decir, de decir las cosas para que el que las escuche las piense, no decirle lo que está bien o  que está mal o hablar sobre la realidad o algo que es irreal, si no plantear un dilema de alguna forma, plantear un dilema para que la persona que lo escuche entre en ese dilema y capaz que piensa distinto que yo, pero eso ya es una manera que yo encontré de poder decir y de darle un color distinto a lo que se dice, de buscarle una vuelta distinta, movilizar el pensamiento.

Cuando vos ves gente, por ejemplo, hoy pasaba un chico que me contaba todas sus vivencias y lo que él pensaba de tal letra, de como tal letra lo identificaba y después viene otro y me dice no, a mí me identifica tal otra y empezás a ver que eso que vos sentís, hay otras personas que lo sienten, aunque piensen diferente, lo resuelvan distinto. Y creo que eso es poner sobre la mesa un dilema para que cada uno desde su lugar lo piense, lo lleve para sí, para su vida y bueno, lo interpreté a su manera.

Ustedes no son una banda explícitamente política, no tienen ese discurso panfletario, pero para mí Nada Que Hacer es una banda súper política.

Es que en realidad no, para mí la política significa tomar partido, la política partidista. En realidad, más que política, nuestras letras hablan de lo social, de cuestiones sociales, cosas cotidianas. No es algo que se haya acordado y que se haya establecido de alguna manera, pero a mí no me gusta, como decía antes, decir lo que está bien y lo que está mal, porque yo a parte compongo un grupo de personas, que es la banda, que no pensamos igual sobre determinadas cuestiones y la intención de una canción es que cualquiera de nosotros pueda cantarla, pueda sentirla para dentro, sin sentir que yo estoy contradiciendo lo que él dice o viceversa.

Dentro de esa realidad, dentro de esas cuestiones, está la política, porque es una cuestión social, la política es una cuestión social, entonces hay determinadas cuestiones de las que hablan las canciones que se ven desde la política, se ven desde o social, desde lo político, desde lo emotivo, entonces que vos veas política en las canciones está bien y que otro no también está bien. 

NADA QUE HACER Y LOS VÍNCULOS CON CHILE

¿Qué show en Chile fue el que más te marcó?

La vez que estuve como más sentimental, por decirlo de alguna manera, o que más me golpeó, fue la vez que vinimos a tocar con For No One el 2004. Fue muy emotivo para nosotros estar con otra banda uruguaya que también estaba haciendo el esfuerzo de venir y creo que me marcó, me sentí muy emocionado con esa fecha. Fue una fecha compleja, se cortó el tiempo para tocar porque se había atrasado el tema de la amplificación. El tema del esfuerzo de haber venido para tocar y todo eso hizo que fuera muy emotivo y capaz que por eso me marcó, pero no significa que sea la que yo pienso que es la mejor.

Para mí la mejor, al igual que hoy, fue la primera vez, cuando tocamos con No Fun At All y con los BBS Paranoicos. En aquel momento las fechas las organizaba Lagarto. El hecho de venir sin saber absolutamente nada, porque aquella vez no sabíamos nada, habíamos intentado tocar en Buenos Aires, la repercusión había sido mínima, pero vinimos acá y vimos a la gente cantando, agitando y conociendo las canciones.

¿Por qué crees que pasa eso, esa conexión que lograron acá?

No lo sé, la verdad. La conexión que hicimos con el público de Chile no la tenemos en ninguna parte del mundo. Hemos tocado en Argentina, en Uruguay hay mucha gente que le gusta lo que hacés, que te apoya y que se interesa, pero el amor que nos tienen acá, no.

Hoy nos contaba una familia de 15 personas que fueron a vernos ayer al toque con BBS Paranoicos. Hoy solamente llegaron cuatro, porque todos los demás después del carrete no sobrevivieron y no pudieron venir. Es toda una familia que se junta y escucha Nada Que Hacer y ahora Artista Desconocido. El padre tiene cincuenta y tantos años y ellos tienen treinta y tantos, los hijos que tienen cerca de die, y todos nos escuchan. Y te hablan de la banda de sonido de su vida, que de repente salían a andar en skate escuchando el Búnker de Ideas. Hay una profundidad, más allá de la masividad, que podemos discutirla si es mucho o es poco, para nosotros es muchísimo por un tema de que en Uruguay es todo mucho más chico y la escena es mucho más chica, pero hay una profundidad lograda que no creo que lo vayamos a lograr incluso en ninguna parte, una profundidad en involucrarse con las letras de las canciones. Tenemos gente que nos sigue en Uruguay, y gente que nos escribe de Argentina, de Colombia, de Perú, de Ecuador, de España en su momento, pero como acá no.

Hace poco hicieron un homenaje a Nada Que Hacer, junto a otras dos bandas. ¿Cómo estuvo eso?

Estuvo muy bueno. Ahí fue cuando nos dimos la mano pasado y presente. Todo eso que se venía y en algún momento se tenía que dar. En su momento habíamos hablado de venir a tocar a Chile, pero nos preguntamos qué sucedería si no tocáramos las canciones de Nada Que Hacer, cómo se lo tomaría la gente. Fue en todo ese proceso que concluimos que la mejor manera que teníamos de darnos la mano era de alguna forma homenajearnos, aunque parezca un poco egocéntrico, homenajear ese pasado y mostrarle a la gente que está todo bien, que no tenemos problemas. Algunos dicen que nos cuesta, que nos molesta, no, al contrario, nos encanta.

Además de Artista Desconocido tocó Verdad a Medias, que es una banda que estuvo muy influenciada por Nada Que Hacer. De hecho, ellos hicieron canciones de discos más viejos, del Búnker y de Haciendo Pie y vos escuchabas y era como escucharme a mí mismo, pero desde fuera. Se influenciaron mucho por esa época de Nada Que Hacer. Y la otra banda en realidad es un pibe que hace punk folk con una guitarra criolla y adaptó tres o cuatro canciones de Nada Que Hacer, muy buenas. Entre todos hicimos eso que, en realidad, movilizó mucho, porque ya digo, mucha gente nos conocía por Artista Desconocido, pero el que nos conoció por Nada Que Hacer y tiene 40 años y tiene familia y no sale de carrete, no va a los shows, no va a los toques, y para esa fecha fue. El show ayudó a mover un poco y felices de haberlo hecho.

¿En algún momento es posible que se reúna Nada Que Hacer? ¿Lo descartas? 

En realidad, no hay descarte. Incluso cuando hicimos lo del tributo la idea era ir moviéndonos de alguna forma para que de algún momento quedara la integración original. Pero en realidad, los integrantes que ahora no están no podían y bueno, o no están al tiro, como dicen acá, con el tema de tocar, o se olvidaron, lo que fuera, y no se pudo lograr. En realidad, si fuera por mí para hacer de repente un show reunión, alguna cosa así, estaría genial, pero lo importante hoy para mí es Artista Desconocido.

José Pedro Rossel

Contenido Relacionado