"Les mostraremos algo que jamás han visto"

Si el medio norteamericano tiene un grupo rockero fetiche, ese sería Dragonforce, que desde Gran Bretaña le ha enseñado como ningún otro de Europa todo lo que la melodía, los solos acrobáticos y la velocidad supersónica pueden hacer por el metal. Para el 16 de mayo estaba fijada la primera visita a Chile de este fenómeno de ventas en Estados Unidos, pero la alerta por la influenza humana hizo que se postergara para el 10 de noviembre. Esto fue lo que respondió el guitarrista y líder Herman Li, refiriéndose al impresionante éxito de Dragonforce en países de habla inglesa, a los “viejos tiempos” cuando se dio a conocer mundialmente con sólo un demo en Internet, a la real importancia de Guitar Hero en su carrera y a la distancia que asegura tener con los principales números del Power Metal...


Primero Herman, cuando sólo tenían el demo “Valley Of The Damned” (2000) en Internet, dijiste que recibías un montón de e-mails de seguidores chilenos. De esos días, ¿cómo describirías tu relación a la distancia con ellos?

“Sí, ya no es como en los viejos tiempos (risas) cuando podía ver cada correo, ¡porque hoy a veces ni siquiera tengo tiempo para leer MIS PROPIOS e-mails!, ¡tengo que esperar tres días o cuatro días para recién poder revisarlos (risas)! Por desgracia ya no puedo dedicarme a eso como antes, aunque leo la mayor cantidad posible. Lo que tenemos en común sin duda (con los sudamericanos), aparte de la música por supuesto, es que ustedes siempre quieren pasarlo bien, ¿no? Nosotros en Dragonforce buscamos que la atmósfera en los espectáculos sea como alegre y de fiesta, ¿sabes? Creo que establecemos un buen contacto y una excelente comunicación en los shows y a Dragonforce se le conoce por eso. Evocamos un montón a la audiencia en realidad, lo que es muy entretenido”.


¿Y qué recuerdas de aquellos mensajes que los chilenos, brasileños o argentinos te enviaban en esos años?

“¡(Risas) lo más chistoso del asunto es que nos pedían que fuéramos a tocar allá (risas)! Era como un poco temprano, ¿me entiendes?, ni siquiera teníamos contrato con un sello discográfico. Incluso así, aquel demo provocó su impacto. Desafortunadamente (risas) nos tomó como nueve años llegar hasta esa instancia de firmar. Fue un camino difícil, ¿sabes?, por más que algunos piensen que Dragonforce se volvió exitoso de la noche a la mañana pues de verdad nos costó demasiado”.


Entonces, ¿qué esperas de los futuros recitales en Sudamérica?

“Bueno, nunca hemos estado ahí. Sólo hemos escuchado historias acerca de lo desquiciados que son los fans así que será genial verlo por nosotros mismos. Sé que varios han estado esperando a Dragonforce desde hace tiempo y por fin vamos a tocar en Chile, después de todos los discos que hemos lanzado. Esta gira sudamericana es significativa porque será entretenido viajar hasta allá y dado que nunca nos hemos presentado en estos países los años anteriores, es primordial para nosotros hacer conciertos realmente buenos, enseñarle a los seguidores cómo es Dragonforce en vivo, de qué se trata, y les mostraremos algo que jamás han visto en ninguna otra banda metalera en el pasado. Así lo pienso”.  


El fenómeno de ustedes se debe en parte al apoyo que han recibido desde que pusieron el demo en Internet, en mp3.com el 2000. ¿Cómo ves tu conexión con los fans que quizás recién supieron de la existencia de Dragonforce por Guitar Hero?

“Bueno. Me parece importante tener a nuevos seguidores, a fans jóvenes -de esta última generación- a los que podamos influenciar al momento que decidan tomar una guitarra o tocar música. Creo que nosotros, Dragonforce, promovemos unas guitarras más melódicas comparadas a las de otras agrupaciones que son más aaaaargh, metalcore y esas cosas, ¿me entiendes? Me gustaría poder influir a una generación de guitarristas y conjuntos de metal en los años venideros... ha hecho mucha falta el metal melódico en la escena overground, desde hace harto tiempo”.


¿Y qué le dirías a los niños que prefieren pedir que les compren un Nintendo Wii o un PlayStation para jugar Guitar Hero III con ‘Through The Fire And Flames’ de Dragonforce, en lugar de tomar una verdadera guitarra y aprender con alguna de tus canciones (risas)?

“Sí, bueno. Lo que pasa es que no todos quieren aprender a tocar guitarra, ¡no todos quieren ser estrellas de rock!, ¿cierto (risas)? Algunos lo único que quieren es escuchar música para entretenerse y otros lo único que quieren es jugar video games para entretenerse, así que tenemos a todo tipo de gente con distintos intereses. ¡No veo cuál es el problema! O sea, mientras ellos disfruten la música que están escuchando, sea sólo por ocio o porque desean dedicarse a ella de manera seria, no tiene mayor importancia. Ahora, por supuesto que yo elegiría tomar una guitarra, ya sabes. O sea, a los video games profesionales los veo como una excusa de la realidad, pero aun así yo optaría por la cosa de verdad a tocar la cuestión de fantasía. En vez de jugar un video game de combates basado en artes marciales, ¡prefiero practicar artes marciales!, ¿sabes a lo que me refiero (risas)? Es lo mismo”.


“NO CREO QUE HAYA OTRA BANDA QUE TOQUE COMO NOSOTROS AHORA”


Recién hiciste este tour por Asia incluyendo China, Taiwán, Singapur, Tailandia y también Japón, donde siempre han sido populares. ¿Cuán distinto es el Dragonforce que fue el 2004 allá, y el que estuvo hace poco?

“¿Sabes? Fue chistoso que durante este viaje a Japón todos mencionaran nuestro primer show con Helloween en ese país, ¡todos se acordaban! Y cada uno de ellos dijo que ahora somos completamente diferentes. Nos comentaban que desde la primera oportunidad que nos vieron, sabían que llegaría el minuto en que Dragonforce tocaría como lo hacemos ahora. O sea, ¡ni siquiera somos el mismo conjunto y todo se debe al performance! La mejor manera de describirlo es tomar lo que los japoneses dicen porque ellos son los que se saben de memoria cada nota y cada beat que tocas en una placa (risas). Sí... ¡se saben los solos mejor que yo (risas)!, ¡en serio! El mensaje que nos dejaron ver durante esta gira fue que incluso ellos estaban en shock por lo bien que interpretamos en vivo los temas en estos días, tal como en los discos, por la forma en que tocamos la música de Dragonforce saltando por el escenario, ¿me entiendes? Se sorprendieron por lo bueno que nos salió el último tour. Crecemos de manera continua y me alegra que seamos capaces de ir a Chile y que ustedes puedan ver a Dragonforce por primera vez. ¡Los vamos a dejar sin aliento en Sudamérica!”.


Hablas de la dimensión en vivo de Dragonforce. En cuanto a eso... bueno, tus canciones son muy rápidas, extensas y complicadas para cualquier músico, con un montón de shredding y varios efectos. ¿Hasta qué punto consideras a Dragonforce como un acto en vivo?

“Bueno, ¿sabes?, pienso que somos as live as you can get (risas), de todo lo que las personas han visto en conciertos, Internet y cuestiones por el estilo. Y de verdad hemos aprendido habilidades “en vivo” debido a las continuas giras. ¿Sabes?, la diferencia entre Dragonforce y cualquier otro conjunto en directo es que tratamos de hacer cada cosa al mismo tiempo por más sencilla que sea. Claro, fácilmente podríamos quedarnos quietos y tocar no más, sin embargo así jamás habríamos desarrollado nuestro espectáculo en escenario, las corridas, los saltos, la interpretación, ya sabes, un show energético mientras reproducimos estos tracks complejos. Y aquello nos ha tomado años y años de evolución y progreso con el propósito de ir mejorando en el tiempo, y no creo que haya otra banda que toque como nosotros ahora”.


El bajista (francés, ex Heavenly) Frédéric Leclercq, comentó una vez que ustedes no ensayan los temas antes de grabar el disco de turno. De hecho reconoció que terminan de escribirlos cuando se encuentran en el estudio. ¿Qué importancia tiene el proceso de grabación en el resultado final de las pistas?

“Te cuento. Cada parte del grupo, es decir la grabación, la producción, la interpretación en vivo, la composición, se complementa con las restantes. Si sacas algo y dejas de preocuparte de aquello, vas a sacrificar calidad o características en tu música. Y bueno, la forma en que registramos los álbumes es la que nosotros consideramos la mejor. Ya he pensado acerca de cómo vamos a hacer el próximo y he probado de hecho algunos cuantos métodos para sacar lo mejor de Dragonforce y lograr que suene un tanto diferente”.


¿Y en qué fase del proceso del siguiente trabajo estás ahora?

“Bien, no hemos escrito nada todavía, ¡si no ha habido tiempo (risas)! Estamos girando sin parar. ¡Ni siquiera tengo tiempo para dormir (risas)! Mi mente en todo caso siempre está moviéndose... no hay un minuto o un día en que no piense sobre el próximo de Dragonforce. Entonces ya hay planes y tú sabes, investigaciones diría yo. Hay que dedicarse a investigar bastante, averiguar cuál es la mejor forma... la tecnología ha cambiado, los plazos cambian... cuánto te demoras ahora en grabar un CD... todas esas cosas por lo que siempre estoy reflexionando acerca de cada paso que hay que dar”.


Es sabido que no te gusta repetir lo que has hecho antes. Has señalado además que estuvieron abiertos a nuevas ideas al momento de escribir “Ultra Beatdown” (2008). ¿Qué le dirías a las personas que creen que cada trabajo de Dragonforce no es más que la continuación del anterior?

“(Silencio) bueno. Estimo que es una evolución más que una continuación de lo mismo, ¿no? Si le prestas atención a los discos te darás cuenta de que se “mueven” y van mejorando en cada aspecto. Los que dicen que todas nuestras canciones son iguales es porque... para serte honesto, ¡obviamente no saben nada y no son capaces de escuchar nada (risas)!, ¿me entiendes? Eso es lo único que puedo comentar al respecto, ¿no? Y tengo que agregar lo siguiente: si los temas suenan idénticos para oídos no entrenados o para sujetos que no le gusta este tipo de música, es debido a que mantenemos el estilo de Dragonforce en cada pista que creamos, ¡a propósito! Todas las mejores bandas del planeta tienen un sonido propio y especial que tienden a conservarlo... es ese sonido de marca registrada que no van a comprometer para tratar de parecerse a otro conjunto. No cuesta nada sacar diez cortes todos con un estilo distinto. Es más fácil, ya que no tienes ninguna personalidad en juego”. 


 


¿Y cómo describirías la composición de Dragonforce? O sea, ¿cuán presente tienes los conciertos cada vez que escribes algo? ¿Cuánto te preocupa que esos enormes shreds de estudio suenen creíbles en directo?

“Como veo esto yo, el arte de la grabación y el arte de la composición son disciplinas muy distintas. Puedes hacer discos grandiosos y puedes ser una mierda en vivo, y puedes ser una gran banda en vivo con mierdas de discos (risas). En fin, ¡todos me odiarán por decir eso (risas)!, pero cuando hacemos un álbum no pensamos en otra cosa que no sea el álbum, sólo en el arte de hacer un álbum, y en cuanto a lo en vivo, nosotros traspasamos la música que está en el CD y la tocamos de la mejor manera posible. Entonces ahora que estamos de gira, cada día me siento con un cuaderno para anotar ideas con el objetivo de mejorar el show, la interpretación, la mezcla de sonido, el retorno, ¿me sigues? Siempre puedes superarte”.


ANTES DE GUITAR HERO...


Hablando del éxito en Estados Unidos, donde “Ultra Beatdown” debutó en la posición #18 de la Billboard luego de esta inclusión en Guitar Hero... o sea, pongámoslo así: ¿los invitaron a Guitar Hero porque ya eran exitosos o comenzaron a tener este éxito gracias a Guitar Hero?

“Estoy seguro de que los que odian a Dragonforce les gustaría decir que somos exitosos sólo por Guitar Hero, por desgracia, tengo que contarles que Dragonforce ya había realizado tres tours como cabeza de cartel en Norteamérica antes siquiera que Guitar Hero saliera al mercado. Y una vez que terminamos de girar allá, nos fuimos a hacer lo mismo por Europa y Australia, y DESPUÉS salió Guitar Hero. O sea, no nos habrían invitado al stage principal del Rockstar Energy con Slipknot, Mastodon y Disturbed si, de nuevo, no hubiéramos tocado en América antes de Guitar Hero. Al grupo ya le iba bastante bien en los Estados Unidos aunque por supuesto, el juego dio otro giro interesante a nuestra carrera, alcanzamos a nuevas personas y fue muy positivo. No obstante, sin el éxito previo esa canción ni siquiera hubiese sido incluida en Guitar Hero, ¡y no somos la única pista allí!, entonces pienso que pudimos enseñarle a la gente otro tipo de música que nunca habría escuchado de otra manera”.


Hace poco supe que Aerosmith ganó más plata con su propia versión de Guitar Hero que con su último disco (risas). ¿Cuál es la real importancia que le otorgas a este juego en la trayectoria de Dragonforce?

“Me parece que no es más que sólo un punto dentro todo el cuadro y en la actualidad, en la industria musical de hoy, no hay nada por sí solo que te haga exitoso, es una mezcla de factores... giras constantes, los álbumes, la ayuda y promoción del sello, tú sabes, haciendo que todo que transforme en uno, no sólo un video juego... un video juego no lo va a lograr por ti. O sea, hay muchos conjuntos en Guitar Hero... ¿cuántos de esos has escuchado que obtuvieron un single de oro? ¡Anda a averiguar! Así que se trata de todo y ningún músico joven debería pensar en un único objetivo, sino en el panorama entero”.


EL METAL MELÓDICO EN LOS TIEMPOS DE DRAGONFORCE:
“¡NO QUEREMOS VER OTRO DISCO DE HELLOWEEN HOY EN DÍA!”


Ustedes ya contaban con una gran cantidad de fans cuando sacaron el demo en formato mp3 y se llamaban Dragonheart. ¿Qué recuerdas de esa época en la se hicieron tan populares a través de Internet?

“Eran días bien emocionantes de hecho, al mismo tiempo sin embargo como que nos fuimos desencantando... claro, era excitante, pero el único contrato discográfico que habíamos conseguido era bastante malo (risas), ¿me entiendes? Si bien nos sentíamos muy entusiasmados, con gente alrededor que de verdad le gustaba lo que hacíamos, ¿¡dónde estaba el contrato que anhelábamos firmar!? Todos sabemos que el demo lo sacamos el 2000, ¡mientras que “Valley Of The Damned” el 2003!, así que puedes imaginarte todo lo que nos costó lograr un acuerdo con un sello para grabar esas canciones. Recuerdo que fue un período de altos y bajos. De verdad creo que Dragonforce realmente “salió” con... a ver (risas), ¿cómo decirlo?, o sea, de verdad creo que Dragonforce realmente cobró vida de nuevo cuando hicimos “Sonic Firestorm” (2004), que se lanzó cuando era “actual”. Al momento que se editó, “Valley Of The Damned” era como añejo, y cuando sacamos “Sonic Firestorm” estaba convencido de que era el mejor álbum... ¡de la historia (risas)! Las pistas de “Valley Of The Damned” tenían tres años cuando al fin estuvo a la venta entonces como que ya no capturaban la verdadera vibra, sino la antigua, debido a que se habían escrito mucho antes para buscar un sello. Las de “Sonic Firestorm” en cambio las habíamos terminado tres meses antes, por lo que reflejaban mucho más la energía del grupo y enseñaban todo nuestro progreso. Era más profesional, más original. Y el salto incluso entre “Sonic Firestorm” e “Inhuman Rampage” (2006) fue tan grande como el que hubo entre “Valley Of The Damned” y “Sonic Firestorm””.


Aunque Alemania tiene una potentísima escena de Power Metal con Helloween, Blind Guardian, Edguy, etc., ninguna de ellas ha alcanzado el éxito de ustedes en países de habla inglesa. ¿Cómo explicas ese fenómeno? ¿Por qué Dragonforce ha triunfado en lugares donde los actos clásicos del Power Metal no lo han hecho?

“Yo pienso que, ya sabes... estoy seguro de que me meteré en problemas al decir esto (risas). Estimo que hemos evolucionado más allá del Power Metal. Un montón de esas bandas trata de sonar “antiguo”, mientras que Dragonforce trata de sonar “nuevo” mezclando lo que más nos gusta de nuestros estilos favoritos para terminar con algo novedoso, pues lo cierto es que no somos simpatizantes del quedarnos estancados. Todos los conjuntos que mencionaste... nos agrada harto la música de ellos pero definitivamente no suenan demasiado modernos. Todavía puedes hacer metal melódico con un approach moderno, con la interpretación, la producción y cada uno de los aspectos de un show en vivo. Por eso tenemos un sonido mucho más original...  en cierto modo el mundo quiere escuchar algo diferente, ¿sabes?, ¡no queremos ver otro disco de Helloween hoy en día (risas)! No estamos en los ochenta... no sé... ahora sí que me metí en problemas”.


 

(Risas) lo que veo en todo caso es que quizás, para los fans cuya lengua materna es el inglés, debe ser un poco difícil escuchar a un tipo alemán, finlandés o italiano cantando en inglés. ¿En qué medida influye esto en la baja aceptación del Power Metal europeo en Inglaterra, Estados Unidos o Australia, y en el éxito de Dragonforce?

“(Risas) puede que sea una de las razones. Hay algunos por ahí que no pronuncian ni una sola palabra sin embargo no creo que ese sea el principal problema la verdad... podría afectar en algo a Stratovarius por ejemplo, ¡aunque cantan súper bien!, ¡y Helloween igual! ¿Sabes?, la clave está en que el enfoque de ellos es distinto al nuestro, quizás por causa que Dragonforce proviene de otro lugar. Tenemos una especie de fusión internacional con diferentes músicos, lo que incide en el approach y en la forma en cómo nos expresamos, ¿me entiendes? Es bastante complicado el asunto”.


¿Y cómo ves la percepción que el medio americano tiene de Dragonforce, y la que los seguidores europeos, acostumbrados por años a escuchar metal melódico, tienen de Dragonforce?

“¿La percepción? Encuentro que cada persona en el mundo ve las cosas de un modo diferente a cómo yo las veo (risas). Siendo honesto contigo, de alguna manera los estadounidenses conocen estos grupos... Stratovarius, Hammerfall... ¡han girado por Norteamérica! Incluso me acuerdo que Hammerfall hizo un tour con... ¿habrá sido con Death? Mira ahora a Dragonforce y compara nuestra música con la de los conjuntos que estamos hablando... ¡ya no es el mismo estilo!, ¡en serio! Llevamos este sonido a otro nivel. Cuando finalizamos la producción de “Ultra Beatdown”, nos fuimos a un hotel para dar entrevistas en un viaje de promoción. Allí, puse “Visions” (1997) de Stratovarius y me dije ‘¡oh, Dios mío!, ¡no es lo que tocamos nosotros!, ¡no tiene nada que ver!, a excepción de lo melódico’. Somos muy distintos”.


En fin Herman, pronto veremos la impresión que los chilenos tienen de Dragonforce en el show...

“Bueno, obviamente no podemos aguantar más para ir allá abajo hasta Chile. Será nuestra primera ocasión en el país y esperamos que los fans enloquezcan por completo, así que ojalá que todos asistan al concierto y vean a Dragonforce, ¡porque si se lo pierden no vamos a regresar por otro largo tiempo!, ¿no? ¡Hasta entonces!”. 


Jorge Ciudad

Contenido Relacionado