Las malignas ilusiones de Undercroft

Con la experiencia de vivir por más de ocho meses en Europa y aprender el funcionamiento de esos sistemas, Undercroft va rumbo a la consolidación internacional con todas las cartas de ganador. Un nuevo disco potentísimo grabado en Suecia junto a Daniel Bergstrand (Strapping Young Lad, Stuck Mojo), y editado en el mundo desde abril por Crash/pavement Records; una lista interminable de contactos y ofrecimientos, más la consolidación de Álvaro Lillo como el líder natural del grupo, predicen una excursión cargada de cosechas y triunfos. Muchas son las posibilidades, muchas son las ilusiones, en la oportunidad más clara para demostrar que desde el sur del mundo va surgiendo la nueva sabia del metal mundial.

En exclusiva para Rockaxis, y justo antes de que armaran las maletas de su gira de despedida, Álvaro Lillo nos cuenta de los planes y los sueños, la realidad y la esperanza de alcanzar esa escalera al cielo (o carretera al infierno).


Luego de su primera experiencia por Europa ya supimos que tienen planes de volver allá y radicarse por un par de años, cuéntame los planes que tienen para esta segunda aventura...
"Mira, los planes que tenemos ahora es partir a Europa y radicarnos allá. Lo principal de volver a Chile fue hacer el trámite del cambio de Visa, porque ahora con la Visa de artista que nos tramita el sello (Crash/Pavement) podemos movernos por toda Europa sin problemas, porque una de las cosas que nos perjudicaron un poco en nuestra anterior visita fue que teníamos que estar viajando a Polonia (el único país cerca que está fuera de la Unión Europea) cada tres meses para renovar la Visa y poder seguir conociendo y tocando. Eso era un problema porque se nos iba toda la plata en pasajes...".


¿Y ya les dieron esa Visa?
"Estamos en eso, porque los planes del viaje son entrar a Europa por España. Después de la gira por el norte de Chile, a principios de abril, nos vamos a tocar en Bolivia y después en Sao Paulo, Brasil. La idea es partir de ahí a España, porque ya tenemos amarradas unas cuantas tocatas en el País Vasco, que el año pasado, por tiempo y plata no pudimos concretar. Mira, tenemos dos rutas lógicas: una sería llegar a España y de ahí empezar a subir por Europa, tocando en todos los lugares donde ya dejamos contactos; y la segunda es volver directamente a Suecia y de ahí bajar a España y otros lugares... De todas maneras lo más seguro es que nos vamos por España".


Cuéntame un poco sobre la primera experiencia en Suecia...
"Fue duro, complicado, porque llegamos y no conocíamos a nadie. Lo único que teníamos era la grabación del disco, que fue el motivo principal de ese viaje, ya que todos los contactos se hicieron desde acá para ir a grabar el disco junto a Daniel Bergstrand. Después que lo grabamos empezamos a conocer el ambiente y empezamos a tocar, con la intención de buscar sello para publicar el disco. Primero en Suecia, después en Alemania, mandamos promos, fuimos a entrevistas, hasta que llegó el momento de decidirse por la mejor opción, pensando en el beneficio para nosotros y no tanto en qué casa disquera era...".


¿Con quiénes conversaron, por ejemplo?
"Con todos, con Nuclear Blast, con Century Media, con Metal Blade, pero todos nos daban propuestas para conversar en agosto, así que nos decidimos por Crash/Pavement que nos ofreció sacar el disco ahora y nos dio el mejor trato en cuanto a porcentajes".


¿Cómo fue la experiencia de tocar en un país donde tocas tus canciones y entienden tus letras?
"Legal, la primera tocata que hicimos en Suecia fue en el pueblo donde grabamos, en Uppsala, y fue increíble, aunque igual estábamos súper nerviosos, estaba Daniel, estaban los asistentes, un par de gallos de unas revistas... fue en un bar súper taquilla, el sonido estaba impecable y éramos la única banda pa' tocar ese día... el miedo que teníamos era que no nos conocía nadie, pero estuvo todo bien, tocamos caleta, nos pedían más temas, se subieron unos locos a darnos la bienvenida, nos decían que hace tiempo que no veían una banda así, e incluso Daniel nos decía que si nos hubiera visto en vivo antes de grabar algunas cosas habrían cambiado, como el tiempo que nos demoramos en el estudio".

¿Qué rescatan de la experiencia de grabar con Daniel Bergstrand?
"Fue increíble, el loco es único. Te digo que no es tanto el equipamiento técnico, aunque igual hay cosas con tecnología de punta, pero lo principal es que Daniel es quien hace la diferencia. Tiene una forma de trabajar y de percibir las cosas súper profesional, le guste o no le guste la música, hace lo mejor posible... Además que tiene una súper buena onda, súper positivo".


¿En qué cambió el sonido de Undercroft con la mano del productor?
"Yo cacho que ahora es mucho más puro, es más real, no hay doblajes de guitarras ni de voces, era todo una toma y se acabó".


¿Eso era lo que ustedes buscaban o fueron como "conejillos de indias" a trabajar con él?
"Yo iba en cierto grado con la idea de ser un conejillo, de ponernos en sus manos y de que hiciera lo que él sabía. Le dimos un par de indicaciones sobre qué queríamos y él nos dijo que lo dejáramos trabajar tranquilo, que cuando necesitara opiniones nos iba a preguntar y que al final nos iba a mostrar lo que había hecho y ahí podíamos opinar y proponer cambios".


¿En qué otros países pudieron tocar?
"Bueno, tocamos en varias ciudades de Suecia, en Uppsala, en Estocolmo, en Gotemburgo, después nos fuimos a Alemania y ahí nos hicieron la movida pa' que fuéramos a tocar a Polonia y aprovechar de renovar la Visa... al final estuvimos como un mes en Polonia, tocando y haciendo contactos, y eso que íbamos a cambiar la Visa".


¿Pasaron muchas penurias?
"No, no pasa. Algunos días estuvimos medios cortos pero con lo que estábamos viviendo no nos importaba, tenía que matarse un hueón pa' que las cosas cagaran. Además igual hacíamos sus "peguitas" por ahí y nos salvávamos... trabajamos en una lavandería, limpiando vidrios, así que nunca faltaba. Una vez en Reeperbahn, en Alemania, nos fuimos a la Plaza e hicimos unas batucadas medias folclóricas, unas batucadas macabras, y la gente bailaba, nos tiraba plata, nos daban cervez
as, marihuana... La gente nos daba harto apoyo".


Bueno, una de las cosas fue que el guitarrista que partió de Chile con ustedes, Coke González, se devolvió antes que ustedes...
"Si, se vino después de grabar el disco y ahí empezamos a tocar como un trío como dos meses. Después nos fuimos comunicando con amigos, y el Tomate y el Pablo conocían al Pablo Braga, el ex Lobotomy de Argentina, así que lo llamamos y le contamos que estábamos en Europa, que nos estaba yendo bien y que se venían las cosas más grandes... así que un día lo llamamos y nos dijo "che boludos, espérenme el miércoles, y llegó el miércoles, lo fuimos a buscar al aeropuerto de Hamburgo y ya se sabía un par de temas, así que le enseñamos los otros y empezamos a tocar con él y fue la raja".


¿Y ahora sigue con ustedes?
"Si poh, está acá en Chile, estamos haciendo la gira con él y lo más probable es que se vaya con nosotros a Europa. Por ahora, vamos hasta Brasil con él y ahí vamos a cachar si se quiere ir a Europa con nosotros".


Hablemos un poco del nuevo disco, de "Evilusion". Defínelo...
"A ver, en cuanto a sonido está mucho más crudo que el "Danza Macabra", está más en bruto, pero bien, sin haber tenido que arreglarlo o haber tenido que meter cosas anexas. Las guitarras suenan un kilo, está todo sonando, que fue lo que nos dejó altiro conformes... Ahora, musicalmente, yo creo que sigue la línea del "Danza Macabra", son 11 temas, de los cuales hay tema pesados, hay un par de experimentos, está bien variado pero siempre con la esencia de Undercroft".


¿Qué quisieron decir con el juego de palabras del nombre del disco?
"Bueno, es eso, un juego de palabras, algo de lo que más me agrada a mi, jugar con las palabras y con los significados, meterle cosas extrañas a las palabras escritas... y depende de lo que quieras entender puedes ver que hay una evolución, una ilusión o una revolución, mirada con ojos de maligno...".


Con el lado oscuro...
"Algo así puede ser, pero tiene más que ver con nuestra música y nuestras experiencias... el nombre va más allá de lo que se lee en la letra, es como lo que hicimos cuando salimos de Chile, es como ir con esa ilusión, pero no pa' llegar al cielo sino pa' llegar a la escalera que avanza hacia abajo".


¿Cuál es la proyección que le ven a esta segunda aventura en Europa?

"Ahora ya está todo claro, porque cuando nos fuimos el año pasado teníamos muchas cosas en la cabeza y muchas ganas de hacer muchas cosas, pero no podís hacer nada si no conocís como funciona el medio. Muchas veces habían cosas que para nosotros parecían inalcanzables, pero estando ahí te dai cuenta que las cosas son distintas, por ejemplo, estábamos hablando con gente de Dismember, de Entombed y ellos nos decían que Undercroft era increíble y que cuando íbamos a tocar con ellos... lo mismo la gente de la revista Close Up, que nos ayudaron ene a movernos. O sea, estando allá cachamos que se pueden hacer muchas cosas".


O sea está todo preparado para que esta vuelta sea en grande...
"Claro, ahora hay que ir a poner el nombre, el año pasado fue para conocer y hacer contactos, pero ahora vamos a concretar esos contactos y poder tocar en todos los lugares donde no pudimos ir por falta de plata... en Suiza, Bélgica, España, Holanda, casi todos lugares donde íbamos contactados por Bookings (agencias de managers), que te organizan giras por todas partes. Ahora vamos a eso, a tocar en todo lados y aprovechar todas las oportunidades".


Keko Peralta C.

tags

Contenido Relacionado