John Bush: ”Ahora hemos recuperado el tiempo perdido”

Armored Saint anticipa su esperado debut en Chile
John Bush: ”Ahora hemos recuperado el tiempo perdido”

El próximo viernes 8 de junio, en Club Subterráneo, John Bush retorna a Chile, esta vez por primera vez junto a Armored Saint, la legendaria banda que formó a comienzos de los años 80 junto a Joey Vera, Jeff Duncan y los hermanos Gonzo y Phil Sandoval. Al teléfono, el vocalista recuerda la lamentable cancelación del show de Anthrax en Víctor Jara el año 2005, repasa los altos y bajos de su carrera y nos habla del próximo disco, el sucesor del alabado “Win Hands Down”.

•La pregunta obvia, John, ¿por qué les tomó tanto tiempo venir a Sudamérica?
-Es una buena pregunta (risas) y no tengo una respuesta clara, para ser honesto. Recuerda que Armored Saint fue una banda casi inexistente entre 1992 y el 2000, cuando hicimos el disco “Revelation” y la gira, y después yo volví a Anthrax, donde estuve hasta el 2005. Así que hubieron momentos donde ni siquiera éramos una banda funcionando, pero sí hemos estado juntos desde el 2005 hasta ahora. Venir a Sudamérica nunca es algo muy fácil para las bandas, ya que uno quiere hacer que las cosas te salgan a cuenta, y no quieres perder dinero, quieres hacer buenos shows y que se promocionen de la forma adecuada, etc. Ha pasado tiempo y hay muchos lugares donde no hemos tocado aún, aparte de Sudamérica. Siempre estamos felices de visitar nuevos territorios y, obviamente, tenemos raíces latinas que nos conectan, ya que algunos en la banda tienen ancestros mexicanos, y cada vez que  tocamos en algún lugar del mundo latino, como España e incluso en Los Ángeles o algunos lugares de Texas (risas), nos sentimos emocionados y ansiosos.

•Tú has estado acá antes en Chile, con Anthrax. ¿Tienes recuerdos especiales de aquellos shows?
-Tengo buenos recuerdos de todos ellos, en particular en Chile, y de la primera vez que tocamos en Santiago, en el Festival Monsters Of Rock con Slayer y Helloween. Era todo al aire libre, en un estadio, y todo fue espectacular. Luego volvimos y en esa ocasión -que fue también mi última vez con Anthrax, en el 2005- el show fue desafortunadamente cancelado, creo que por un problema legal. Recuerdo que yo, Joey (Vera), y Rob Caggiano fuimos a un club y terminamos tocando un par de canciones con bateristas que se subían al escenario (risas), tocamos un par de cosas de Anthrax, fue algo muy espontáneo y divertido, y lo pasamos increíble. Mis recuerdos de Santiago siempre son geniales, y esta vez mi esposa se va a juntar conmigo allá, justo antes del último show, y vamos a quedarnos un par de días extra. Estoy con muchas ganas, no sólo de tocar, sino que también de darme un par de vueltas por allá (risas).



•En todos estos años, la formación se ha mantenido relativamente estable, y eso es algo muy difícil de conseguir.
-Lo sé, lo sé (risas). Bueno, creo que el secreto es muy simple, nuestra amistad se remonta a mucho antes de que existiera la banda. Yo con Joey nos conocemos desde los 8 o 10 años, así que estamos hablando de una amistad que tiene como 45 años. Y conocimos a Jeff cuando estábamos tocando en clubs por allá por 1982 o 1983, en lugares como The Tribute, en Los Ángeles, y nos conocemos desde entonces. Yo siempre digo que lo más importante de la banda es que somos los mismos tipos de siempre. Cuando Dave (Prichard) estaba vivo, éramos seis tipos y éramos como Iron Maiden o Lynyrd Skynyrd, teníamos tres guitarristas, así que creo que lo hermoso es que no es sólo Joey Vera y tres personas más junto a John Bush -el tipo que también canta en otra banda- y dos compadres más. No, acá somos los mismos, la misma gente, y creo que es algo muy especial. Siento que cuando tocamos música, todos podemos sentirnos representados por ella, porque es parte de nosotros de alguna forma u otra; o las hemos grabado en los discos o las hemos estado tocando año tras año. No soy yo más otra gente, somos los mismos de siempre, y tenemos una conexión emocional con dos palabras puntuales: Armored Saint. Es algo especial y algo escaso en estos días.

•El año pasado “Raising Fear”, el último disco que hicieron con Dave, cumplió 30 años. ¿Tienen planes de alguna edición especial, de lujo, o de tocarlo en vivo por completo en algún show?
-No lo sé. Lo que vamos a estar haciendo en el tour por Sudamérica es tocar por completo “Symbol Of Salvation”, eso es lo que decidimos hacer. Nunca antes habíamos hecho algo así, es un desafío y algo entretenido a la vez. “Raising Fear” es un disco grandioso y -como dijiste- es el último donde Dave tocó. Creo que vamos a ir viéndolo de a poco, así opera Armored Saint. Tal vez seamos un poco desperdigados, nuestra carrera ha sido siempre algo así (risas), pero no planeamos mucho por adelantado lo que vamos a hacer. Lo de “Symbol” salió de la nada, se nos ocurrió simplemente y lo que trataremos de hacer es grabar un DVD como la gente, no algo que se vea como un pirata, sino que algo bien hecho, un concierto como tiene que ser, tocando el disco completo y dejando felices a los fans por un tiempo hasta que salga el nuevo disco. Tal vez, si tenemos suerte, podremos sacar un trabajo nuevo a fines del próximo año, siendo realistas.

•¿Han comenzado ya a grabar material o están haciendo jamming por ahora?
-No hemos comenzado a grabar, pero hay algunos demos ya. Joey, de hecho, tiene unos demos que suenan espectaculares. Los grabó en su home studio, y suenan increíble. Tenemos algunas pocas canciones escritas y estamos trabajando en ellas, pero no nos gusta movernos muy rápido. Nos gustaría poder hacerlo más velozmente, sin comprometer la calidad, por supuesto (risas). Sabemos que ya no nos estamos haciendo más jóvenes, así que el tiempo es esencial. Yo lo veo como si fuera el último disco de la banda, y lo digo pensando en que hay que trabajar en él como si se tratara de algo muy importante, porque tú nunca sabes, podría ser el fin. Nuestra edad es algo real, ya no tenemos esos 25 años y lo que el futuro depara no se sabe. Eso crea un sentido de urgencia que se traspasa a lo que escribes. Sé que la gente va a pensar, oye, pero pasaron cuatro años ya desde “Win Hands Down” y sí, no nos movemos rápido, pero nos enfocamos más en la calidad que en la cantidad. Me gustaría que en el futuro la gente viera la carrera de Armored Saint, cuando ya no estemos aquí, y se diera cuenta de que, bueno, no tenemos el catálogo de los Beatles, pero los discos son buenos (risas).

•Para el próximo álbum, ¿piensan mantener la idea de “Win Hands Down” y seguir tomando elementos de su sonido clásico?
-No lo sé, mi actitud es dejar que las canciones sigan su curso. Dejar que se desarrollen como tienen que sonar, creo que eso define a Armored Saint. Ciertamente, estoy muy orgulloso de “Win Hands Down” y creo que, sin dudas, es uno de nuestros mejores discos. Hay mucha presión por eso, en el sentido de tener que igualarlo. Pero eso es algo bueno, porque te hace tener un desafío como compositor. Para mí, sería mejor tratar de hacer que cada disco sonara distinto al anterior, pero creo que la forma de componer y las canciones en “Win Hands Down” estaban perfectas, así que me gustaría partir de ahí, de seguro.

•¿Han habido momentos en la historia de la banda donde te hayas arrepentido de algunas decisiones que se tomaron?
-Muchos, probablemente (risas). Pero claro, no estoy acá tirado en mi casa quejándome y sin poder dormir, ya que eso no tendría sentido. Armored Saint ha cometido varios errores en su historia, y ciertamente algunos han tenido peores consecuencias que otros. Pero, así es como es la vida, y cuando empezamos y tuvimos nuestro primer contrato, sacando el EP homónimo, en 1983, éramos veinteañeros, jóvenes y sin experiencia. Luego, para la época de “Raising Fear”, teníamos aún 24 años. Y, en ese punto, estábamos recién empezando y teníamos ya tres discos. Cometimos muchos errores y algunos de ellos fueron producto de malos consejos de los managers y de gente de las compañías discográficas donde estábamos metidos. No es mi idea andar apuntando a alguien en particular y, ciertamente, creo que tenemos que culparnos a nosotros más que a cualquier otra persona. No nos ayudó cometer errores, y quieres aprender de ellos -como en cualquier aspecto de la vida- pero pueden ser devastadores y pueden tirarte para atrás. Creo que una de las peores cosas que hicimos fue habernos demorado tantos años en llegar a tocar a Europa. No tocamos allá por primera vez hasta 1989, cuando ya teníamos 5 o 6 años de existencia. Todos ya estaban yendo a Europa y conquistando fans, pero nosotros no fuimos porque estuvimos mal aconsejados y la disquera no quiso apoyarnos con los costos. Creo que eso fue grave, porque nos escuchaban harto en esos lados. Ahora hemos recuperado el tiempo perdido, pero la realidad es que probablemente podríamos haber sido tan grandes en Europa como en Estados Unidos, o incluso más, y no haber sido capaces de capitalizar eso fue un gran error. Pero, en fin, acabamos de llegar de Alemania, tocamos en el Rock Hard Fest, fue un show grandioso, y tratamos de compensar eso.

•Bueno, acá en Sudamérica, los fans también han estado esperando por verlos durante años.
-Lo sé, y quiero agradecerles por todos estos años de apoyarnos. ¡Ya queda sólo una semana! Estamos agradecidos, somos una banda muy humilde y estamos contentos de tener fans que creen en nuestra música. Podemos garantizarles que haremos un show tremendo y quiero reiterar que, para mí, el público de Sudamérica es uno de los mejores del mundo. Será grandioso donde sea que vayamos a tocar allá y Santiago no va a ser la excepción. Será muy divertido y no puedo esperar a que llegue ese día.

Nuno Veloso
Colaboración Cristián Pavez

Contenido Relacionado