Jaz Coleman: “El arte es un gran regalo para todos nosotros”

Killing Joke se acerca a Chile
Killing Joke

Jaz Coleman, el cerebro detrás de esa máquina de insurrección llamada Killing Joke, se da el tiempo para conversar con nosotros y anticiparnos el esperado debut de la banda en nuestro país. Inquieto por naturaleza, y repartido entre su banda –que ya lleva más de 40 años de existencia- y sus labores como compositor clásico, Jaz no cree en las posesiones personales, y prefiere el contacto directo con las personas. Al teléfono, deja abierta una invitación para los fans: “después del concierto, podemos ir a algún pub y pasar el rato, queremos conocer a la mayor cantidad de gente que podamos”.

- Jaz, este será el debut de Killing Joke en Chile. ¿Cuáles son tus expectativas y qué tienes en mente para la ocasión?
- Hola, estoy muy emocionado de ir a Chile. No soy un desconocido para su país ya que he estado varias veces en Santiago. Hemos querido tocar en Sudamérica y en Chile desde hace mucho tiempo, esperamos mucha energía por parte de ustedes y tener un concierto explosivo. Siento que la gente en Sudamérica entiende acerca de la rabia y el espíritu en nuestra música, así como también de la sed por un cambio. Por otro lado, lo bueno de nuestros conciertos es que vas y conoces gente que piensa igual a ti, ves a tus hermanos y hermanas, y es más que un concierto, es una reunión, un encuentro.

- ¿Qué se siente llevar casi 10 años ya nuevamente con la formación que dio origen a la banda? ¿Qué extrañabas de eso?
- Es una experiencia rara, estar aquí 40 años más tarde con los mismos tipos ha sido un viaje increíble. Compartir este viaje con ellos y preguntarnos: ¿realmente hicimos esto? Ha sido un viaje hermoso, no podría decir que ha sido siempre fácil ya que nuestras personalidades no lo son, de todas formas Killing Joke es algo especial, para mi mantener a la banda unida es como un microcosmos, algo muy especial para mí. ¡Significa que la democracia puede funcionar! (Risas).

- El último disco de ustedes, "Pylon", sigue conservando un espíritu bastante agresivo. ¿Qué tan parecido encuentras este momento que vive el mundo en comparación a la época en que la banda nació?
- Hay muchas similitudes. Geopolíticamente estamos al medio de una situación de vaqueros e indios, es muy parecida a la situación que había cuando empezamos la banda. Las nuevas generaciones sienten el mismo horrible sentimiento en sus estómagos cuando se dan cuenta, por ejemplo, que un país como Inglaterra dispone de 400 billones en armas de destrucción masiva y en pruebas con armas nucleares, cuando podrían disponer de ese dinero para hospitales. O sea, ¡el mundo está jodidamente loco! La única cosa que me hace sentido es la música, en un nivel abstracto.

- ¿Qué piensas del bombardeo constante de información al que estamos enfrentados, del streaming, de las redes sociales? ¿Odias por completo los teléfonos celulares?
- Claro que los odio. De hecho, el celular que tengo es una baratija muy antigua, y estoy forzado a ocuparlo. Nunca he enviado un e-mail en mi vida, nunca. He estado alejado de todo eso, ya no veo las noticias, ni todo lo relacionado al mainstream. Estoy completamente desconectado de todo eso, especialmente de los computadores. Toda esa gente en la calle mirando sus estúpidas cajitas de mierda por todos lados, parecieran estar encantados con sus cajitas, me parece horroroso. Estoy feliz de estar con mis viejos amigos y hacer la música que hacemos, y Killing Joke es muy importante ahora, más que antes. ¡Hemos estado dando un discurso desde hace 40 años!

- Tengo entendido que no tienes muchas posesiones personales, tampoco. ¿No crees en ellas? ¿Qué cosas son importantes para ti?
- No creo en ellas, para mí lo más importante es la gente. Hay tantas cosas horribles ocurriendo en el mundo, tienes todas estas elites que tratan a la gente como ítems desechables, denigrando al ser humano, siendo que cada individuo es especial. La vida humana es tan preciosa, tan increíble, el regalo de la conciencia. Odio la manera en que se le está degradando y humillando, son tiempos muy tristes. Me gustaría salir y viajar a Marte, o a algún otro lado (risas).  

- En los años noventa existió aquella controversia con Nirvana por 'Come As You Are' y la canción 'Eighties'. Años después terminaste siendo amigo de Dave Grohl y arreglando una suite clásica con las canciones de la banda. ¿Cómo fue todo ese trayecto?
- Bueno, es parte también de lo que hablamos antes. Cuando se trata de dinero, de riquezas, de poder, eso no significa nada para mí. Realmente me pone triste todo este asunto con Kurt Cobain pero, te repito, la vida humana es mucho más que la riqueza y el poder, y todo lo que se encuentra alrededor.

- También has hecho arreglos sinfónicos de la obra de Pink Floyd, ¿qué tan importantes fueron ellos para ti, siendo que existe el sesgo común de que el rock progresivo y el punk eran entonces corrientes opuestas?
- Tiene mucha importancia para mí, me encanta hacer estos arreglos y pienso que los grandes compositores del último siglo fueron músicos de rock y no músicos clásicos. Siento que mi deber como músico es traer esta música de una forma distinta, la idea de la orquestación siempre ha estado pensada antes que Killing Joke. Para mí, escuchar el “Dark Side of The Moon” es algo de otro mundo, siempre lo fue, al igual que Led Zeppelin. No puedes negar que es una obra de arte, independiente de si eres punk o no.

- Aparte de Killing Joke, tienes tus proyectos como compositor de música clásica, ¿qué piensas de la necesidad de crear arte salvaje en este mundo, sea cual sea su origen?
- Amo hacer esto, es una de las cosas que hago cuando no estoy con Killing Joke, es mi gran pasión. Hacer esto ha sido una salvación para mí, porque en mi juventud era una persona con mucha rabia y odio, y con esto puedo equilibrar todo. El arte es un gran regalo para todos nosotros.

- ¿Qué consejo podrías darle a quienes quieran dedicarse a la música e inspirar a los demás? ¿Qué piensas de la importancia que Killing Joke ha tenido para generaciones de bandas?
- Mi consejo sería: piensen en una historia, dónde quieren llegar, qué quieren hacer. Como un periodista que busca una historia, luego hacen la música para esta historia. El tema es crear el futuro, ir a distintos lugares, a distintos tiempos, pero primero necesitan una historia. Con respecto al legado de Killing Joke, es más que la música y más que las bandas. Nuestro legado es tan hermoso, es una subcultura, nuestros fanclubs se reúnen en eco-villages, van de camping, se organizan muy bien, es un estilo de vida.

- ¿Y qué te gustaría decirle a los fans que han esperado tanto tiempo por ustedes?
- Me gustaría decirles que si alguno de ustedes quiere conocer a alguien de la banda, siéntanse libres de llegar a la prueba de sonido. Nuestras pruebas de sonido son abiertas, pueden ir a nuestro backstage y hablar con nosotros. Lo mismo después del concierto: podemos ir a algún pub y pasar el rato, ¡queremos conocer a la mayor cantidad de gente que podamos!

Nuno Veloso
Colaboración: Claudio Lara

Encuentra este contenido en nuestra revista.

Killing Joke estará en Chile el próximo 27 de septiembre, en Club Blondie. Acto de apertura: Imaginary Noise. Entradas a la venta, en Qwantic y Eventrid.

Killing Joke en Chile.jpg

Contenido Relacionado