Exclusiva con Cristián Crisosto y Santiago Astaburuaga

El nuevo proyecto de los ex Fulano, Cristián Crisosto y Arlette Jequier, no podría haber sido más auspicioso. Un ensamble de 10 talentosos músicos creando una alucinante propuesta multi-estilística y multi-instrumental, donde nos encontramos, por un lado, con la experiencia de años de sus dos fundadores y por otro, con la nueva sangre que los músicos jóvenes le han entregado a la banda. Para hablar del nuevo disco "Entre La Inseguridad Y El Ego" y contrastar dos visiones, quisimos conversar con el fundador y compositor principal del disco, el vientista Cristián Crisosto, y con el joven y talentoso bajista del grupo, Santiago Astaburuaga.


Hablemos un poco de la gestación del proyecto ¿Cómo surgió la idea de crear el grupo y cómo se fue concretando hasta llegar al producto final: “Entre La Inseguridad y El Ego”?
Cristián: "La idea de formar MediaBanda partió antes de la muerte de FULANO. Con ese grupo éramos muy herméticos y tribales y el tener músicos invitados estaba fuera de órbita. La dinámica del grupo era muy autosuficiente -enana verde- y como que no daba espacio para eso. Fue una verdadera revolución el invitar a una trompeta y un trombón antes de la inclusión de Rafael Chaparro que fue como el relevo del Chino Vázquez, por lo tanto me tuve que plantear un proyecto paralelo para satisfacer la necesidad que tenía como compositor de tener nuevas coloraturas timbrísticas en mis composiciones. Como anécdota te cuento que un par de los temas de lo que sería “Entre la Inseguridad y el Ego” se los mostré a mis compañeros de FULANO y no me pescaron ni en bajada, no sé porqué, quizás fue que todos tenían proyectos paralelos, incluso a un par de fulanos les pasé unas cuantas partituras del proyecto y al cabo de varios meses ni siquiera las habían mirado. En todo caso algunas partes eran realmente malignas.

Todo esto me hizo pensar en una agrupación que tuviera el tiempo y las ganas de trabajar en semejantes Quijotadas. Además me interesaba traspasar lo aprendido a los músicos jóvenes, para en lo posible evitarles muchos de los problemas que se enfrentan al tener un grupo que no hace música para gente standard (que solo quiere pasar por esta vida lo más inconscientes posible y con un terrible terror a lo desconocido)…FULANO siempre estuvo adelantado a su época en Chile -y sin falsa modestia creo que eso se mantiene hasta hoy- y todo eso acarrea una carga psicológica y económica tremenda. Sólo un pequeño porcentaje de tus símiles te entienden, valoran, buscan y apoyan, por lo tanto tu entrega musical es para esa inmensa minoría pensante, que se aparta del “Hombre Hormiga” de Ortega y Gasset. Los compañeros de aventura llegaron de varias formas: Regina mi primogénita y talentosa hija.

Conocía a varios de ellos del colegio San Juan Evangelista. A Diego Aguirre -que hizo un gol de chilena en primero básico- tocaba guitarra desde séptimo; a Santiago Astaburuaga en esa misma época alumno del insigne Ernesto Hollman y luego del inenarrable Jorge Campos; A Patricio Bracamonte (trombón) lo conocí gracias a FULANO; Marcelo Maira fue alumno mío y luego fue a estudiar a Alemania y a Cuba; a Daniel Linker me lo presentó Marcelo en un concierto de su grupo de ese momento, llamado Jargan; a Sebastián Dintrans me lo recomendó un alumno de saxo; a Christian Hirth lo cazamos a la salida de la Católica recién recibido de percusión gracias a Santiago y Arlette es mi musa.

Lo del disco es un trabajo de tres años frente al computador, tema por tema y nota por nota. Esto partió como una obra multimedia, con música y actuación , con un personaje llamado Caín Morales, fiel representante del chileno medio metido en el jale, copete y pucho esperando el chilean wikén entre la inseguridad y el ego bailando una cumbia sin un huiro y caminando el largo camino hacia la superación de la etupidéz viendo eMpTyVi , teniendo a los peligrosos disfrazados. Pero sin Fondart no se pudo, por lo tanto el teatro tuvo que ser dejado para tiempos mejores y nos abocamos a la música. Finalmente, luego de dos años de ensayo nos ganamos el Fondart y pudimos grabarlo.


Santiago Astaburuaga: "El proyecto fue “craneado” por el compositor del disco Cristián Crisosto. Según cuenta la leyenda, él tenía intenciones de buscar sangre nueva para algunas composiciones que se salían un poco de la estética y la temática de Fulano, temas más “juveniles” y no en el sentido de adolescente, sino que con un espíritu más fresco, con músicos con otras influencias, con el concepto de jugársela por la música propuesta, de entregarse por entero a una idea musical y grupal que es la característica del combo joven de MediaBanda.

Ahora bien, en cuanto a timbres también ocurrió algo importante: Crisosto pensó en la guitarra eléctrica, instrumento que no formaba parte de Fulano -creo que se aguantó mucho tiempo las ganas, sobretodo porque es el instrumento de su gran mentor Frank Zappa-, que finalmente se multiplicó por dos por ese hermoso encuentro de dos guitarristas muy diferentes; se incorporó el trombón, que le da una sonoridad más orquestal al grupo, enfatizó mucho el trabajo de la flauta traversa (hay temas incluso a dos flautas); la inclusión bajo fretless por otra parte; otra voz femenina que también difiere a la de Arlette y la incorporación de la marimba sintetizada para hacerlo aún más orquestal. En el fondo hubo una imaginación sonora nueva y muy rica en timbres.

El camino hasta el producto final fue largo y cargado de trabajo. Aún recuerdo cuando ensayábamos las dos guitarras, el piano, el bajo y Crisosto en el living de la casa de Daniel en el año 2001. ¡Éramos la mitad de la MediaBanda actual! (un cuarto de banda) y ensayábamos Los Peligrosos Disfrazados sin batera y sin voz. Era un desastre pero al mismo tiempo era la gestación sonora del tema que es algo hermoso. Las llegadas de los integrantes de MediaBanda fueron graduales, no fue algo pensado con nombres y apellidos, fue un “yo tengo un amigo que toca...” y a probar. Lo bonito es que siempre dimos en el clavo.

Ya en el 2002 estábamos todos. La incorporación de Christian, Pato y Marcelo llegó cuando llevábamos más de un año ensayando y eso hizo que estuviéramos muy afiatados, aún así ensayamos otro año más para presentarnos por primera vez, donde armar las secciones complejas rítmicamente y las frases “imposibles” fue un gran desafío como grupo: más de alguna vez pensé que no lo íbamos a lograr. Grabar el disco hizo que nos consolidaramos completamente, la experiencia de oír cada una de las notas de los otros 9 instrumentos generó conciencia de lo que teníamos que lograr en vivo. Creo que hoy estamos tocando los temas a un gran nivel".


Cuéntenme acerca del título del disco ¿Por qué eligieron ese nombre?
Santiago: "Entre la Inseguridad y el Ego representa esa fuerte dualidad que vive el músico chileno: se llena de orgullo, aplausos y elogios -no siempre, pero nunca falta el melómano que cae- al mostrar su trabajo para luego llegar a su casa, a lo cotidiano, y darse cuenta que no es fácil vivir de la música y que esa manifestación recién ocurrida, por alguna razón, hace más presente esa dificultad, ya que ellos no están contigo en la lucha diaria, están contigo en ese “momento mágico”, y es ese instante el que vanaglorian. Un momento de demasiado ego acrecienta la inseguridad que significa vivir siendo músico".


Cristián: "La verdad es que todos vivimos en esa situación, pero el dedicarse a una profesión “etérea” como la música facilita la sensibilización en ese sentido, se vive entre la inseguridad y el ego. El público, las luces, las palmadas en la espalda. La realidad de vivir en Chile país del huaso, donde triunfa el niño peo y las copias de copias de copias de copias…"


Hablemos un poco de las temáticas del álbum, las que son muy cotidianas pero siempre con ese grado de sarcasmo e ironía que también se encontraba en Fulano. ¿Qué me pueden decir acerca de eso?

Cristián: "Las letras y los títulos de los temas giran en torno a la realidad que nos toca vivir, y el humor es el mejor antídoto contra la planicie intelectual en que vivimos, ahogados en la era del egoísmo materialista y exitista de un Chile que lucha por ser desarrollado pero partiendo de arriba hacia abajo, privilegiando el macro por el micro, con una derecha que pretende haber nacido sin mácula post pinochet, y ahora supuestamente preocupada por los derechos de las personas, después de haber aplaudido y avalado el terrorismo de estado que perseguía a los otros, los que no pensaban como ellos. Se habla de un país adolescente, marcado por la violencia intrafamiliar, que llevado por la imagen y la TV privilegia la apariencia sobre la profundidad y el tener sobre el ser".


Santiago: "Creo que la temática cotidiana y sarcástica es parte de la estética de Crisosto. Según mi manera de verlo, él era quien aportaba eso en Fulano y ahora lo hace en MediaBanda. Me parece que no va a ser una constante ya que en estos momentos se está abriendo el espacio para ensayar composiciones de otros integrantes del grupo y no todas tienen esa especie de “estética literaria”. Claramente es un sello que le hemos puesto a nuestra propuesta, pero no es excluyente, junto a él conviven propuestas donde solo importa la música y si no tiene un título sugerente o divertido será transmitido con la misma energía".


¿Cómo ha sido el proceso de fruición o complementación entre los 10 integrantes y la experiencia de tocar entre músicos de muy distintas edades y concepciones musicales?
Cristián: "El proceso ha sido un ejemplo de amor devoción y entrega. Con algunos temas pasó que entregaba unas partituras el jueves, y el martes las tenían de memoria, con frases caprichosas y todo. Lo de las edades no se nota, tenemos una relación absolutamente horizontal. Por su parte, lo de las concepciones musicales se verá luego ya que este disco fue compuesto por mí, recién ahora estamos trabajando sobre aportes de integrantes del grupo".


Santiago: "Para mí ha sido maravilloso y un camino de aprendizaje. Yo recuerdo que en mi adolescencia iba a ver a Fulano cada vez que tocaban, no me perdía ni un concierto, y, pese a que la costumbre ha disminuido mi capacidad de asombro, el estar tocando con Cristián y Arlette ya es un regalo y creo que lo ha sido para los ocho restantes. Hay un lado increíble en cuanto a la transmisión de la experiencia y al desbordante talento que tienen y otro más difícil debido a que ellos están en una etapa de la vida muy distinta a la de nosotros: ya no “van a todas” como a nosotros nos gusta ir, tienen que llevar adelante una familia y llevan muchos años viviendo como músicos lo que genera también una forma de ver las cosas mucho más aterrizada, menos soñadora.

Por otra parte, encontrarme con músicos de mi generación tan versátiles, talentosos, estudiosos, trabajadores y diversos ha sido una experiencia sobrecogedora. Pienso en los estilos casi opuestos que tienen Diego y Sebastián en la guitarra que terminan complementándose perfectamente, en la precisión y el talento de Christian, en la solidez del Pato, en la hermosa sonoridad de Marcelo, en el oficio y entrega de Daniel y en el talento y timbre de la Regina y creo que se generó un encuentro de músicos y personalidades maravillosas, no lo digo porque todos sean talentosos sino porque hay un complemento muy redondito. Además, las influencias musicales son demasiado diversas, nuestra generación tiene acceso a mucha información musical y eso hace que a veces salgan propuestas al enfrentar las composiciones que no hubiéramos imaginado, creo que eso ha marcado ese camino multiestilístico que nos caracteriza".


¿Cómo fue el proceso de creación, teniendo en cuenta la gran gama de variedad estilística que encontramos en el álbum? ¿Fue un proceso consciente o las canciones fueron surgiendo espontáneamente?

Cristián: "Mi forma de componer es “caso a caso”. Como soy un compositor autodidacta no tengo una forma standard de plasmar mis ideas, cada tema es una unidad en sí. Lo interesante es que se mantiene una continuidad conceptual pese al eclecticismo antihegemónico imperante, la secuencia dramática del álbum se fue dando pensándolo en forma teatral. Si te fijas, los títulos y el orden de los temas pueden ser actos de una obra, cuadros inducidos por el título o los textos. Me atrevería a decir que fue espontáneamente conciente, sin querer sonar Zen"


Santiago: "Como las composiciones han sido de Crisosto, él trabaja con partituras y llega con las partes para todos los instrumentos. Ahí comienza el camino creativo de la MediaBanda: proponemos otras formas, dinámicas, articulaciones, secciones y, a veces, instrumentaciones. Toda propuesta está para ser probada, es la gracia de tener un grupo. Ahora, en cuanto a la variedad de estilos creo que fue un gran acierto que inició Crisosto: claramente el pensó temas muy distintos en cuanto a su génesis compositiva y a su temática como por ejemplo “A trabajar y a acostarse” y “Yo no sé si vas” pero además las diversas personalidades musicales de los integrantes del grupo conducen los temas a lugares muy distintos. A veces pienso que es la única forma que se acomoda a MediaBanda, el multiestilo y lo lindo es que eso si que sucedió sin teorizar previamente, solo ocurrió".


¿Creen que se puede hablar que la música de Media Banda sólo puede definirse estilísticamente por sí misma? Me refiero a que no puede encasillarse dentro de ninguna corriente musical establecida. ¿Qué piensan al respecto?

Cristián: "Creo que MediaBanda es en sí una definición estilística, no hay otro grupo que pueda o quiera tocar tantos estilos de una vez, generalmente se dedican a un tipo de música, un tipo de disfraz o peinado para pertenecer a una tribu, clan o pandilla. Creo que la definición “multiestilístico” es lo que nos define mejor, somos heterogéneos de pensamiento, palabra y obra".


Santiago: "Como hemos dicho es “eclecticismo anti-hegemónico”, somos eclécticos pero ninguna de esas influencias prima sobre la otra, es como la dodecafonía, Schoenberg tomó los doce sonidos de la escala cromática (tradición occidental) y los manejó de tal forma que ninguno tuviera más peso armónico o melódico sobre el otro. Es el deseo de democracia, no de igualdad sino de ver la belleza en la diversidad. Me gusta".


¿Qué piensan del desarrollo de la música realmente independiente en Chile como la de uds? ¿Ven un progreso en eso o creen que sigue el estancamiento?

Cristián: "Hay proyectos interesantes como Yonhosago, Akineton Retard. Pero siento que falta discurso, es decir melodía…es como tener una estupenda escenografía, excelentes actores pero no tener un guión, están las locaciones y todo pero no hay texto…creo que se necesita retratar el cotidiano y la cultura de nuestra larga y angosta faja de tierra. Decir lo que se piensa respecto a la realidad que nos toca vivir".

Santiago: "Las bandas independientes actuales tienen los medios para poder mostrar su trabajo y grabarlo, quizás no en un estudio profesional, pero hoy día los avances de equipamiento amateur son increíbles. Eso me parece buenísimo. Por otra parte, y es el lado bueno de la grabación de CDs, pueden difundirlo en forma artesanal, lo que también es muy bueno. Esto ha permitido que uno conozca a bandas que jamás, con las políticas de comercio musical actuales, hubieran sido tomadas en cuenta por algún sello discográfico y ha dado paso para que los músicos se atrevan más, a que experimenten más. Aquí es donde está el tema central creo yo, como los medios son más accesibles uno también se encuentra con música sin un trabajo importante o bien sin un espíritu que mueva las vísceras, todos pueden tener su banda y eso es peligroso porque la diversidad musical empieza a transformarse en un plato que todos quieren probar.

No me parece que estemos estancados, se han abierto mucho las temáticas en la música chilena, se ha abierto la forma de pensar la música y aparte del rock o el folklor que hasta hace algún tiempo primaban, está avanzando mucho el jazz, la música contemporánea, el avant-garde, la improvisación... y todo con caras nuevas y jóvenes con demasiadas ganas de trabajar duro para lograr cosas. Creo que esta generación tiene mucho que decir y en algunos años más eso va a ser una herencia importante".


Cuéntenme los planes futuros del grupo a corto, mediano y largo plazo. ¿Quizá salir fuera del país a mostrar el trabajo o un nuevo disco?

Cristián: "Nuestra principal meta es difundir la música de MediaBanda en Santiago y en regiones, pero en estas topamos con los entes culturales que no están ni allí con la cultura y prefieren seguir con lo mismo de siempre, el temor a lo desconocido está siempre presente, que no contestan ni los mails, o que después de semanas de estar mandando fichas técnicas, presupuestos, carpetas, fotos y Cds te responden que no se puede hacer nada hasta el 2006. Son los burócratas de la cultura, más peligrosos que la inquisición, disfrazados de progresistas y opusdeis de corazón. Afortunadamente el Cd se está distribuyendo al exterior y tenemos fundadas esperanzas de viajar a mostrar el trabajo del que estamos orgullosos".


Santiago: "A corto tenemos un viajecito programado al sur ahora en octubre que no es seguro, creo que en Valdivia hay bastante interés. Por otra parte seguir vendiendo nuestro disco a través de la página cosa que va lenta pero muy bien. A mediano plazo queremos tocar en el verano, quizás hacer una gira al sur, tocar junto al río, no sé, moverse y aprovechar que la gente está de vacaciones para que nos conozcan. A largo plazo está claramente la idea de salir de Chile a mostrar nuestro trabajo, sólo hay que madurar un poco más el “entrenamiento” de tocar harto y vender más discos. Suena fuerte el Festival de Jazz de Montreal y otros lugares. ¿Nuevo disco? de todas maneras, ya tenemos en nuestro calendario de ensayos siete temas nuevos (sólo uno de Crisosto), sólo hay que conseguir fondos el próximo año y seguir este camino productivo".


Por último, ¿cómo han visto la respuesta del público con el disco, teniendo en cuenta que la difusión sólo la hacen ustedes? También se los pregunto por los shows en vivo que han hecho.

Cristián: "La respuesta ha sido excelente, la gente que nos escucha se siente agradecida de tener algo inteligente y culto que escuchar, nuestro trabajo está hecho con amor y rigurosidad, somos críticos y consecuentes, no nos interesan las historias amorosas ni los textos de chico conoce chica. Eso la gente lo agradece, somos más que ritos de apareamiento y añoranzas de amores pasados o futuros…le hablamos a los oyentes de un mundo imperfecto que hay que tratar de arreglar, de conocerse y tener una actitud crítica frente a la vida, de crecer como personas y como pueblo, de soñar".


Santiago: "Va lento pero poco a poco los vamos a vender todos. Mucha gente nos escribe a la página, yo tengo una carpeta de casi 200 mails guardados de gente que nos agradece, comenta nuestra música o reserva discos y ese feedback es muy bonito. De los conciertos ni hablar, se produce una tremenda energía y se genera una locura en algunos que no se arrugan al decirnos amar nuestra música. Por lo menos para mí, ha sido mucho más fuerte la respuesta del público de lo que imaginé".


Para información de conciertos, reservas del disco y otros, se pueden suscribir en www.mediabanda.cl


Héctor Aravena A.-

tags

Contenido Relacionado