Diamante Eléctrico – Sin concesiones

Entrevista: De Coachella a tu bar más cercano. El trío promociona "La gran oscilación"
Diamante Eléctrico – Sin concesiones

El grupo bogotano está en plena actividad gracias a su tercer larga duración, “La gran oscilación”. Ya sean masivos conciertos fuera del país junto a Café Tacvba o presentaciones en estrechos lugares, la agenda ha estado llena. Juan Galeano, Daniel Álvarez y Andee Zeta nos cuentan los detalles.  

¿En qué va la gira de su más reciente álbum? 

Juan Galeano: A finales del año pasado tocamos en varias ciudades de Colombia. Acabamos de hacer doce fechas por Centro y Norteamérica. Es genial salir del país con un nuevo disco. Estuvimos en los dos festivales más importantes de México que son Vive Latino y Pal Norte. Tocamos con diez mil personas o solo cien espectadores. Toda una experiencia. 

Coincidieron con Café Tacvba en Los Angeles. 

J.G.: ¡Así es! Tocamos en el nuevo House of Blues de Anaheim. Fue algo realmente increíble. Cafeta es nuestra banda latinoamericana favorita, tanto como personas y como músicos. Después de estos conciertos reiteramos ese afecto. 

Daniel Álvarez: Ha pasado que al compartir tarima nos hemos decepcionado con el trato de algunos artistas pequeños, pero no es el caso cuando acompañamos a The Rolling Stones, Foo Fighters o Café Tacvba. ¡Son tremendas personas! El equipo de Cafeta sabían qué hacíamos y nos ayudaron mucho. Verlos tocar es ir a un auténtico show de rock: el repertorio, las luces, la respuesta de la audiencia. No necesitan luces led o pantallas gigantes para gustar, con sus canciones basta. Sin duda son de los grandes de Latinoamérica. 

¿Cómo están funcionando las nuevas canciones en vivo? 

J.G.: Muy bien. Incorporamos a Camilo Sánchez de Monitor como cuarto integrante en vivo. Aporta teclados, guitarra y voces. Eso nos ha permitido soltarnos más. En mi caso estar cantando, tocando bajo y usando pedales no me permitía el dinamismo esperado. Estamos abriendo los conciertos con ‘Placebo’, una pieza potente que te pone en ambiente rock n’ roll. En México el tema ‘Torniquete’ nos lo pidieron en cada concierto. Será el siguiente sencillo. 

Quizá sea momento de un show exclusivo de “La gran oscilación”. 

J.G.: Es correcto. La idea sería agregar cuerdas latinoamericanas y de orquesta, ver qué sale de ello. Aplicar nuevos formatos y explorar las sonoridades que el álbum ofrece. 

Parece que Diamante Eléctrico deja de ser un trío para transformarse en una orquesta. 

D.A.: No. Te pongo un ejemplo, es como ir de traje y corbata o preferir salir de jean y camiseta. “La gran oscilación” puede apreciarse en distintas formas, pero el formato trío y con una puesta en escena cruda no va a dejar de existir. En México hicimos un show sorpresa en un bar tocando tan sucio y directo como en los lugares donde empezamos. Sencillamente si la gente va a un teatro y podemos brindarles una experiencia más completa y sofisticada, adelante, pero si la cosa es un festival o un pequeño local, créeme, iremos nada más que los tres a muerte. 

Se viene su actuación en el celebre festival Coachella. ¿Cómo está la expectativa? 

J.G.: Apreciamos enormemente la invitación al festival pero a la larga es un concierto más donde esperamos representar con altura el rock n’ roll latinoamericano. Somos un acto más y claramente la gente no va a ir a ver a Diamante. Están ahí por los cabezas de cartel. Sin embargo abrirán un escenario de punk y rock así que será un honor estrenarlo. 

Hoy por hoy Diamante Eléctrico es el único grupo de rock colombiano girando y con un desarrollo artístico a este nivel. 

J.G.: Estamos orgullosos de lo que hacemos como equipo. Estas son cosas que no tienen precedentes. Solo lo ha hecho Aterciopelados, y ellos tienen 25 años encima. Girar por Estados Unidos, México, y Centroamérica tocando rock es un territorio desconocido. Tenemos mucho por pulir, pero la certeza de que el aprendizaje ha sido enorme.  

¿Por fuera los ven como una banda latina o colombiana? 

Andee Zeta: Siempre preguntan por Colombia. En la más reciente gira hicimos mucha prensa y el interrogante general era ¿qué pasa en Colombia? La gente está anonadada con el movimiento y la variedad de artistas que están saliendo de acá. 

¿Qué tanta es la brecha entre tocar rock en el extranjero a interpretar música folclórica moderna? 

J.G.: Es una cruz tocar rock. Para algunos no es el perfil de lo que debería “ser latino”. No obstante cuando nos encontramos con músicos colombianos afuera sentimos que estamos del mismo lado, haciendo un arduo trabajo por la música colombiana. Tu eres libre de tocar lo que te plazca, sin importar de dónde vengas y como dicen en México, para mi “está chingón” (Risas). 

D.A.: El imaginario en México es que una ciudad como Bogotá es una gran plaza para conciertos cuando en realidad aún no lo es. El producto artístico colombiano es de alta calidad pero su público no está a la altura. Es común que músicos extranjeros nos digan “quiero ir a Bogotá” suponiendo que pasará lo que ocurre en sus escenarios que se llenan con dos, cuatro, y hasta veinte mil personas por un artista local. Nosotros convocamos con mucho esfuerzo mil personas. Si el interés en la ciudad no crece, toda esta bonanza se puede acabar. Nuestra esperanza es que de esas mil personas que van al show, muchas son personas muy jóvenes. 

¿Cómo cambiar la mentalidad de la gente hacía una banda local? 

D.A.: El artista puede poner el aforo y no es el público el que le indique dónde tocar. Me explico, es mejor hacer un solo show en una ciudad con todas las de la ley, que hacer cuatro o cinco al año sin superarse ni sorprender. Hay que construir audiencia ofreciendo un espectáculo de calidad que solo ocurre cada cierto tiempo y con la expectativa necesaria. 

Estrenaron video para el sencillo ‘Al vacío’. Un clip con imágenes cenitales de diferentes ciudades del mundo. 

J.G.: Queríamos dar la sensación de vacío de una manera diferente. En lugar de mirar desde lo alto hacía el suelo, ver desde abajo hacía arriba para sentir el enorme vacío que representa. Todo ello va acompañado de imágenes de la vida común que transcurre en diferentes partes del planeta. 

Siguen haciendo las cosas en sus términos y sin amparo de una gran disquera… 

D.A.: Lo bueno es lograr videos de esta factura sin tener que atravesar el dispendioso y costoso proceso que tendría una discográfica. Contamos con una rica videografía de 18 canciones en la que las ideas se han concretado gracias a contar con amigos que tienen talento y buen gusto. 

¿Al igual que su disco “B” podremos disfrutar “La gran oscilación en vinilo”? 

D.A.: Por supuesto. Estará disponible en unas semanas con todas las trece canciones. El formato resulta idóneo para disfrutar el arte que trae consigo el álbum. 

¿Ya hay planes para un nuevo disco? 

J.G.: No tenemos la plata pero la vamos a encontrar (Risas). Queremos hacer un cuarto disco bien diferente y ya hay algunas ideas. Sin embargo será hasta que entremos en la fase de composición que todo será más claro. 

¿Qué sigue este año? 

J.G.: Mucho tocar e internacionalizar la banda. Queremos bajar por Suramérica a Ecuador, Perú, Brasil y Chile. En julio estaremos en Europa participando en el festival Les Eurockéennes junto a Iggy Pop, Arcade Fire y Royal Blood entre otros.El Diamante no para. 

Entrevista: Alejandro Bonilla Carvajal 
Fotografías: Khristian Forero 

Originalmente publicado en el número 16 de la revista Rockaxis Colombia 

Contenido Relacionado