“David Bowie me dijo que yo le había hecho un favor”

George Underwood, el responsable de la pupila izquierda del Duque Blanco
David Bowie - George Underwood

George Underwood, artista británico y amigo de infancia de David, famoso por sus portadas de rock para Tyrannosaurus Rex / T. Rex, The Fixx y para el mismo Bowie, es también conocido como el responsable de esa intrigante pupila izquierda, permanentemente dilatada.

Tras estudiar arte en la Beckenham Art School, trabajar para Pye Records diseñando portadas de discos, y para la New English Library como diseñador e ilustrador, formó el estudio Main Artery en 1971, en Covent Garden, hacia el este de Charing Cross. Por el oeste, y a un par de cuadras, en Soho, estaban los estudios Trident, donde Ken Scott grabaría “Hunky Dory” y “The Rise And Fall Of Ziggy Stardust And The Spiders From Mars”, dos de los discos en donde George sería clave para su diseño icónico. Fue el comienzo de una carrera artística que aún no termina, y que en su libro “Soulful Warriors” aparece documentada con lujo de detalles.

Underwood nos contó algunos de sus primeros recuerdos, desde los tiempos junto a Bowie en los scouts, pasando por la formación de The King Bees y –por supuesto- la gran historia que cambió la imagen de David Jones y su vida para siempre.

- George, cuéntame. Tú y David fueron a la misma escuela, ¿no es cierto? Tengo entendido que eran compañeros.
- Partiré por el principio. Nosotros nos conocimos por primera vez en 1957, al unirnos a la rama de lobatos de los scouts. Teníamos 10 años, más o menos. Ahí fue cuando nos conocimos por primera vez y de inmediato nos conectamos al momento de hablar de música y todo lo que estaba pasando en la escena musical. Bueno, el rock and roll estaba en sus inicios. En ese tiempo surgieron los grupos de skiffle, y parecía que todos querían ser parte de un grupo de skiffle. Todos querían hacer su propio grupo, incluso los chicos de 10 años. Por decirlo de alguna forma, nuestra primera presentación en vivo fue alrededor de la fogata del campamento de los lobatos, cuando fuimos a la Isla de Wight por un par de semanas. Ahí nos presentamos en vivo para nuestros compañeros, fue algo muy entretenido. Luego, terminamos siendo compañeros en la escuela secundaria, antes conocida como liceo técnico. Ahí estuvimos cinco años creando mucho arte, porque tuvimos la suerte de estar en un colegio en el que, al llegar al tercer año, te podías especializar, ya sabes, si querías estudiar idiomas o trabajar en carpintería o metalurgia, o estudiar arte. Y por supuesto que nosotros decidimos estudiar lo último en nuestro tercer, cuarto y quinto año. Era como ir a una escuela de arte, en sí. Era así como un curso introductorio a la escuela de arte, a pesar de que no lo era. Algunas veces, David decía que había ido a una escuela de arte, pero realmente nunca fue. Yo sí estudié arte en la universidad, pero él no lo hizo. David empezó a trabajar en una agencia de publicidad.

- ¿En ese tiempo formaron una primera banda llamada George and the Dragons?
- Tuvimos muchas. Algunas bandas duraban un par de semanas, para luego hacer un show y luego terminar con todo y dejarlo. Sin embargo, la banda con la que David hizo su primer disco fueron los King Bees, de la cual yo formaba parte. Bueno, no éramos tan buenos, sacamos un disco y no vendió tan bien, pero salíamos en televisión y ése fue el comienzo. David empezaba a introducirse en ese mundo, a conocerlo mejor. Luego, se unió a muchas otras bandas, y yo decidí que no quería seguir, así que regresé al arte en la universidad, continuando mi carrera como artista. Por otro lado, David, como ya sabrán, siguió con cosas mucho mejores y más grandes en la música.

- Bueno, tú hiciste varias portadas de álbumes para muchos artistas.
- Eso es cierto, la primera portada que hice fue incluso gracias a David. El me llamó y me dijo que un amigo suyo lanzaría un disco y que necesitaba una portada. Así que fui a conocer a este amigo, quien resultó ser Marc Bolan, a quien en realidad yo ya me lo había topado un par de veces. No nos conocíamos muy bien el uno al otro, sin embargo David alababa mi arte y decía que sería bueno para esto y para aquello. Esa fue la primera portada de álbum que hice, el cual era el primer disco de Tyrannosaurus Rex, que tiene uno de los nombres más largos en la historia del rock: “My People Were Fair and Had Sky in Their Hair... But Now They're Content to Wear Stars on Their Brows”. Bueno, trabajé en ese, y cuando David lanzó su disco en el sello Mercury un par de años después, el que se llamaba “David Bowie”, pero ahora es conocido como “Space Oddity”. Yo trabajé en la contraportada, con ilustraciones de todas las letras y canciones: ‘Space Oddity’, ‘Letter to Hermione’, ‘God Knows I’m Good’, ‘The Wild Eyed Boy from Freecloud’ y ‘Cygnet Committee’. Luego llegó “Hunky Dory”, el cual era básicamente una fotografía pintada, tomada por Brian Ward y que David me la mostró y me dijo que la coloreara. Después de eso llegó “The Rise and Fall of Ziggy Stardust”, y en ese entonces yo tenía un estudio llamado Main Artery en Covent Garden. Esos fueron los dos trabajos que hice para David. A pesar de que no era para David, el otro proyecto relacionado con él que hice fue la portada del libro “The Man Who Fell to Earth”. Hice muchas otras cosas, cosas como posters a lo largo de los años.

- Bueno, está esta historia en la que David terminó con la pupila de su ojo...
- ¡Sabía que preguntarías eso! (risas).

- Sabías que terminaría preguntándote eso (risas).
- Todos quieren saber la historia del ojo, ya la he contado un montón de veces, de seguro ya la has oído, pero la contaré de nuevo. Había un par de chicas, bueno, estaba esta chica que nos gustaba a los dos, y ella tenía a una amiga. Nos pasábamos el día pensando cómo podíamos hablar con estas chicas, ellas eran distantes, no querían nada con nosotros y las queríamos persuadir. Básicamente, a David y a mí nos gustaba la misma chica, y su nombre era Carol. Bueno, le dije a David: “ya sé lo que haré, ya cumpliré los quince y mi mamá me dijo que podía hacer una fiesta. Así que invitaré a las chicas a la fiesta, de esta forma les podremos hablar y ver qué pasa”. Bueno, las dos llegaron a la fiesta, y para que tengas claro, teníamos quince en esa época y todavía no controlábamos bien el alcohol. David estaba absoluta y completamente borracho y yo no estaba bebiendo, porque, bueno, cuando es tu propia fiesta quieres estar sobrio. Me dije, “bueno, mejor”, hablé con ella y la invité a salir. Bueno, creo que David estaba un poco molesto porque no tuvo oportunidad para hablar con ella. Le dije que nos juntáramos en una disco, que más que una disco era un lugar para jóvenes. Y David me llama la noche anterior para decirme “Oh, Carol habló conmigo, y me dijo que no quería salir contigo, sino que quería salir conmigo”. Y yo le comenté que me parecía raro, que creo que ella misma hubiera preferido decírmelo. Yo estaba muy molesto, y fui de todas formas a este lugar, más o menos una hora más tarde, sólo para saber qué estaba pasando y su amiga me dice que Carol me había esperado durante una hora. Creo que David quería que la dejara plantada. Y bueno, me enojé, yo estaba realmente molesto. Así que a la mañana siguiente fui al colegio y no pude evitar escucharlo hablar de esta chica con la que estaba saliendo -lo que era completamente falso, para nada estaban saliendo. Y le conté a mi amigo, muy pero muy molesto, y me dice que si fuese él, ya le hubiese pegado. Bueno, no iba a hacer eso, no quería hacerlo. Pero, sin embargo, me armé de valor, y fui a donde estaba él en el patio y simplemente le pegué. Creo que le dejé un ojo morado, él sabía lo que había hecho. Claro, había pasado una semana, cuando mi papá me dice que tiene al papá de David Jones al teléfono. Y le dije “bueno, no puedo entender cómo llegamos a este punto”. Y él me dijo “no me habías dicho que le pegaste en un ojo”. Y le respondí que no veía el motivo para contar algo así. Me dijo que lo había llevado al hospital con un ojo muy lastimado, y que incluso podía llegar a perder la vista. ¡Dios mío, era lo último que yo quería! Bueno, y para no alargar más la historia, varios años después, David me dijo que yo le había hecho un favor, porque le di esa imagen de otro mundo, ese tipo de mirada extraterrestre que todo el mundo nota al mirarlo a los ojos, totalmente distinto. Creo que de alguna forma lo ayudé, así que no me sentí tan mal (risas).

- Eso dice mucho de cómo todas las cosas extrañas y diferentes capturaban su atención todo el tiempo.
- Exacto, y a algunos fotógrafos realmente les gustaba mucho también, ya que podían trabajar sobre eso. Como lo que hizo Brian Duffy, ya sabes, en la portada de “Aladdin Sane”, ahí es muy prominente. En muchas de las sesiones con David, en algunas de las fotos que sacó, los hizo más característicos. Cuando la luz llegaba a sus ojos, la pupila no se dilataba, sólo se quedaba quieta. De forma que si ponías una luz fuerte en su ojo lo hacía ver más exagerado.

David Bowie - George Underwood 3.jpg

- ¿Qué crees que es lo más grande que nos dejó David?
- Esa es una pregunta tremenda. El dejó un increíble legado acá, hay demasiado de donde escoger, dentro de todos los distintos periodos. Con mi esposa acompañamos a David en el tour de Ziggy Stardust en el 72, él quería que lo acompañara porque realmente era una fiesta del Rock and Roll por allá en el 72, y ese era el comienzo de su inmensa fama. Recuerdo bien que en ese período fui a ver el show de Ziggy muchas veces, lo adoré. Me resulta difícil indicar un legado en particular, porque hay muchas canciones que quedaron, y no es sólo la música, sino que también su estilo. Creo que cuando entró en la escena, es como si les hubiese abierto a los jóvenes de la época las puertas de lo que se venía. En cuando a la música, iba siempre a la vanguardia y creo que la gente no solamente lo recuerda por su música, sino que también lo recuerdan  por su actitud y su forma de presentarse ante todos. También me gusta mucho “The Man Who Fell to Earth”, la película. Es una buena película para poner en tu currículum. ¿Qué crees? ¿Tiene sentido?

- Sí, tiene sentido. Debes tener cientos de recuerdos de David, pero ¿Tienes alguno particularmente especial?
- Sí, te contaré una que tengo en mi mente ahora mismo, es un momento específico. Mi señora, mis hijos y yo, nos íbamos de vacaciones juntos con David muchas veces. Creo que esto debió haber pasado hace unos 30 años, cuando íbamos a Gstaad, en Suiza, en donde David arrendaba un gran departamento. Yo tenía mi cámara de video y grabé un par de cosas. Recientemente pasé las grabaciones a DVD, las había guardado por años en VHS y no las había visto en aproximadamente 30 años. En navidad, estaba mirando los videos con mi familia y ahí estaba David, enseñándole a mi hija -que sólo tenía unos 10 años- cómo esquiar. ¡Ahora, ella tiene 41! Luego, le enseñaba a mi hijo, que tenía 5 años en ese entonces. Es algo hermoso, y tengo ese recuerdo incrustado en la cabeza. Bueno, quizás en un par de semanas puede que sea un recuerdo distinto, pero por ahora es éste. Todo era muy dulce, y luego salíamos David y yo haciendo payasadas. La pasábamos muy bien, y me emociona hasta las lágrimas. Es hermoso.

- Realmente bello, es verdad.
- Lo era, encantador, Estoy feliz de haber tenido la cámara conmigo. Lo que pasó era que, claro, no me veo mucho en los videos porque siempre estaba yo detrás de cámara. Pero luego, creo que mi esposa tomó la cámara, y creo que hay más videos en los que estamos David y yo juntos, solamente tonteando, lo que es encantador. Bueno, eso fue muy bello. Hay un montón de otros recuerdos, pero me temo que son muchos para mencionarlos.

Nuno Veloso

Contenido Relacionado