Aterciopelados - Surrealismo mágico

Entrevista con el bajista y líder del grupo, Héctor Buitrago
Aterciopelados

Es la agrupación colombiana más reconocida internacionalmente en el último cuarto de siglo, y está de vuelta con “Claroscura”, un álbum con madurez, espiritualidad, empoderamiento femenino junto a la chispa propia de Andrea Echeverri y Héctor Buitrago. Este último nos cuenta acerca de su excitante presente. 

¿Cuál fue el mayor reto con su último disco? 

Héctor Buitrago: Hace 10 años no lanzábamos música, y el mercado ha cambiado muchísimo. Hay un público nuevo que escucha a Aterciopelados, mientras que varios de aquellos que nos seguían en los años noventa ya no están interesados en la música. Encuentro interesante ver cómo se comporta este disco con los cambios, como es el caso del streaming, que hoy en día manda la parada. Nuestro sello nos dio el chance de publicar un álbum en formato físico en tiempos donde prácticamente todo es digital. Queríamos hacer algo innovador, auténtico y fresco. Considero que lo hemos logrado. 

¿Cómo ha sentido la respuesta de la gente a estas nuevas canciones? 

H.B.: Ha sido muy satisfactoria. La gente está conociendo el disco poco a poco, ya sea a través de los conciertos o por el empuje que le han dado las nominaciones a premios internacionales. Es un trabajo del que aún hay por descubrir, le queda mucha vida. 

¿Se siente cómodo con el termino rock para definir a Aterciopelados?  

H.B.: Siempre hemos pensado que hacemos rock colombiano, un rock que permite libertades, donde podemos hacer mezclas y reescribir de alguna forma el estilo. Si lo comparamos con el rock tradicional probablemente no seamos una banda fiel a ello porque disfrutamos saltar de estilos, ser versátiles y congruentes con las influencias que nos apasionan. 

¿Qué tan fácil fue retomar la composición tras una década de ausencia? 

H.B.: La década pasada lanzamos dos discos: “Oye” y “Río”, fueron trabajos que merecieron buenas críticas cuando la banda se encontraba en el camino de la autogestión, haciendo música independiente, sin mayor presión que seguir siendo honestos a nuestras canciones. Al momento de volver a entrar al estudio de grabación Andrea es una persona que apunta a la historia de Aterciopelados, sus raíces, y lo que representa desde una primera época. Por mi parte me gusta mirar al futuro a partir de esa retroliamentación con ella, y encontrar así territorios no explorados. Es en ese punto que cobra valor nuestra experiencia. 

Casi la mitad del disco contó con la co-producción del argentino Cachorro López (Caifanes, Andrés Calamaro).  

H.B.: En agosto del año pasado hicimos cinco canciones junto a Cachorro. Con él trabajamos por primera vez hace más de veinte años cuando efectuamos el cover de ‘Play the Game’ de Queen para un tributo latino. En esta oportunidad grabamos en los estudios Audiovisión en Bogotá en una labor conjunta, donde íbamos probando cosas diariamente y tomando decisiones sobre la marcha. Esa primera etapa con Cachorro fue muy enriquecedora. La segunda se llevó a cabo en Groove Studios, también en Bogotá, donde registramos otros siete temas. Es la primera vez que no grabamos un álbum de un solo tirón sino que fue por capítulos. Tuvimos que esforzarnos bastante por mantenernos enfocados ya que al estar en la capital salíamos del estudio hacia nuestras casas a compartir con las familias y al día siguiente debíamos retomar las grabaciones. Creo que muchas de estas canciones mejoraron bastante al final con respecto a los demos.   

Atercio4.jpg

Llama la atención en las letras la reflexión que se hace del paso del tiempo, los achaques de la edad y la determinación femenina… 

H.B.: Las letras van reconfigurándose de acuerdo a la época. Algunas de estas canciones pueden tener un corte feminista como es el caso de ‘Despierta mujer’ o ‘Ay ombe (Vamo’ a relajar el pony)’, que compuse yo, y puede tener cierta resonancia con un tema como ‘El estuche’, pero le estamos dando la vuelta. Siempre tratamos de incluir el lenguaje de Aterciopelados, una mezcla de ironía y reflexiones que conforman nuestra “poesía”. 

Precisamente la canción ‘Ay Ombe (Vamo’ a relajar el pony)’ cuenta con el cantante vallenato Jorge Celedón ofreciendo una excusa a las mujeres, algo poco usual en ese género. 

H.B.: Es correcto. Compuse ese tema a partir de experiencias con parejas cercanas donde infortunadamente ha habido violencia producto de las relaciones tóxicas. El vallenato se puede asociar con el machismo, así que me pareció interesante darle otra perspectiva y hacer un experimento de sanación colectiva. Celedón imprime ese toque mágico, con una letra surrealista cantada por una voz vallenata que está pidiendo perdón a las mujeres. Creo que va a ser el próximo sencillo del álbum con un respectivo video de contundente mensaje. Jorge aceptó encantando hacer esta canción, le gustó el ritmo y se acopló rapidísimo a ella dándole un resultado sorpresivo. 

La otra colaboración viene por cuenta de la chilena Ana Tijoux. 

H.B.: Con ella todo fue muy sincrónico. Apareció en la parte final de la grabación del tema ‘Play’. Cachorro sugirió la incorporación de un rapero, entonces empezamos a lanzar nombres con quién grabar y apareció el de Anita. Justamente ella iba a venir por esos días a Bogotá a ofrecer un concierto así que pronto llegó al estudio y prefirió cantar en vez de rapear. Fue una manera muy acertada de complementar esa canción.       

La siempre llamativa estética de Aterciopelados se hace presente tanto en la portada del disco así como en el vestuario de sus videos y conciertos. Se aprecia el matiz de colores de acuerdo a las personalidades de Andrea y suya. 

H.B.: Es parte de la retroalimentación que tenemos con Andrea. Con el video del tema ‘He venido a pedirte perdón’ de Juan Gabriel hubo un colorido acercamiento a la cultura mexicana. La estética es sin duda algo muy importante para Aterciopelados. En el video de la canción ‘Dúo’ queríamos rescatar el aspecto punk del barrio Restrepo pero sin dejar a un lado la sonoridad futurista, además conjugarlo con lo claroscuro, la polaridad, lo femenino y lo masculino y el cyberpunk.    

La letra de ‘Dúo’ reza “Y él que fue tan calavera se volvió un santo de veras…” ¿Cómo fue la transición de su vida hacia una conciencia ecológica lejos del alcohol y las drogas?  

H.B.: Es importante decir que en estas canciones siempre hay humor, ironía y exageración. La letra de ‘Dúo’ hace una divertida colección de momentos con cierta caricaturización. Por supuesto, con el tiempo uno va cambiando como persona. Y si bien es cierto que soy activista y abstemio los que me conocen saben que ese cambio no es tan radical. La esencia punk del barrio Restrepo se mantiene ahí, con las mismas curiosidades musicales y deseos de impactar. Espero no perder esos elementos. Me gusta seguir corrientes espirituales que provienen de filosofías orientales y tradiciones indígenas. Haber tenido hijos también representa un gran cambio, más aún cuando pensamos en el mundo que les queremos dejar. 

Atercio5.jpg

El fichaje por parte de Sony Music ha brindado una plataforma para exponer su música a una mayor audiencia. Sin embargo, ¿hubo riesgos de comprometer la libertad artística? 

H.B.: Estar con Sony nos ha dado un gran empujón, un sólido respaldo sin lugar a dudas. Primero pudimos hacer un DVD en vivo con la producción que se necesitaba, y luego poder grabar un álbum con todas las de la ley. La década pasada hicimos discos con menos recursos, pero en “Claroscura” volvimos a trabajar como en algunas de las grandes producciones de los años noventa. Creo que las casas disqueras ahora están más pendientes de lo que hacen sus artistas que antes. Al menos ese ha sido nuestro caso. En el proceso recibimos algunas sugerencias pero afortunadamente estamos más allá de comprometer lo que es Aterciopelados, y hemos podido trabajar con libertad. 

Recientemente Aterciopelados ganó el premio Grammy Latino y fue nominado al Grammy Anglo 2019. ¿Cómo se toma estas distinciones? 

H.B.: Con todo el ajetreo del Grammy Latino no había pensado mucho en la nominación al Grammy estadounidense… No sé qué va a pasar… Entiendo que vamos a estar en la ceremonia en Las Vegas. Los dos premios son diferentes. Recuerdo que hace unos años nos nominaron al Grammy Anglo y ganó una agrupación que no era reconocida en Latinoamérica. Esta vez competimos con discos muy buenos como el de Zoé o Mounsieur Periné. Es emocionante tomar parte en esto porque es como volver a arrancar con la banda en tiempos donde se tiene a homogenizar demasiado la música.  

¿Qué planes hay para 2019? 

H.B.: Después de presentarnos junto a la Filarmónica de Bogotá hay interés porque volvamos a hacer algunos conciertos en ese formato. Se vienen más videos, la grabación acústica del tema ‘Soñemos un bosque’, giras por México, Estados Unidos y Colombia. Con esto de los premios la gente está conociendo el álbum así que antes de componer nuevo material creo que aún hay mucho por sacar.  

Son 25 años de carrera donde han marcado un antes y un después en el rock nacional, ¿algo que anotar al respecto? 

H.B.: Agradecer a todas las personas que nos han acompañado hasta hoy para ser lo que somos. Es un sentimiento enorme de satisfacción por cada cosa que hemos emprendido, y a la vez de aprendizaje. 

aterciopelados_800x669.jpg

Héctor Buitrago habla de las canciones de “Claroscura” una por una

Play: Es una canción de transición, dotada de alegría y que recuerda al tema ‘Luz azul’. Es un corte ideal para abrir el disco ya que sienta una posición. 

Cuerpo: Es una canción contundente en su mensaje y su ritmo. Es una de las canciones preferidas por parte de las chicas, y estoy seguro que crecerá como himno. 

Tu amor es: Es una paso que dimos hacia delante, algo diferente a las canciones de Aterciopelados, se sale del esquema y llega a otro lado. Disfrutamos tocarla en vivo. 

Hay ombe (Vamo’ a relajar el pony): Me gusta el mensaje en búsqueda de una sanación colectiva. Es una fusión que hubo que pelear dentro del estudio y creó que tuvo resultado. 

Tumbao: Es una declaración de principios de Andrea acerca del momento que se vive; de lo que uno cree y uno es. 

Soñemos un bosque: Es una canción andina y ancestral, con un mensaje ecológico. Representa un oasis en el disco. 

Dúo: Es la historia de Aterciopelados en un canción con mucha chispa. Me recuerda la primera época de la banda y creo que es la más rockera del álbum. 

Despierta mujer: Es una pieza con resonancia en las chicas. Hay champeta con algo afro y pacifico, se mueve entre géneros con gracia. 

Manifiesto colibrí: Es otro experimento de fusión, con elementos ancestrales y ecológicos. Un tema sumamente bailable. 

Piernas: Es de las mas divertidas de tocar en vivo. No importa si las personas no la han escuchado antes, al leer la letra en las pantallas durante los conciertos a muchos les da risa la forma en que Andrea habla de las partes del cuerpo. Este tema pertenecía a la etapa de ella en solitario y fue un acierto incluirla en este álbum. 

Vieja: Es la canción más dramática, poderosa y profunda. Su letra es desgarradora. 

Show: Es una ranchera con rock colombiano. Todo acompañado con mucho humor.  

Entrevista: Alejandro Bonilla Carvajal
Texto: Ricardo Suescún 

Artículo originalmente publicado en la revista Rockaxis Colombia #24 

Contenido Relacionado