Maximun Implosion

Zeni Geva & Steve Albini – Maximun Implosion

2018. Cold Spring Records

Disco doble que representa una especie de retrospectiva del trabajo colaborativo realizado por el reconocido productor y guitarrista estadounidense Steve Albini junto a los japoneses de Zeni Geva, una de las bandas iniciales del ruidista oriental, y también guitarrista, Kazuyuki K. Null, probablemente su proyecto más cercano al rock. Dos atronadoras visiones que se unieron en distintas ocasiones durante la primera mitad de la década de los noventa, debido, principalmente, a los viajes que realizaron los orientales hacia Estados Unidos con el fin de que Albini produjera dos de sus discos: “Total Castration” (1991) y “Nai-ha” (1993). Es precisamente con este último que se inicia el primero de los dos discos del presente compilado, en el que también se incluyen las dos pistas del EP “Superunit” y, finalmente, ya en el segundo disco, se revisita el trabajo en vivo “All Right, You Little Bastards” (1993), presentándose todos estos trabajos de forma remasterizada.

El primer disco de la selección comienza con la incisiva violencia de ‘Autobody’, creación en cuya sección final Zeni Geva demuestra que cuando su sonido disminuye su agresividad y velocidad se torna maliciosamente psicodélica, una característica que también aparece en los escasos momentos serenos de otras bandas emblema de la evolución más ruidosa del rock en formato hardcore, tales como Today is The Day o Converge, una tensa tranquilidad que también se aprecia en los posteriores cuatro minutos de ‘Angel’. En seguida, la lenta suciedad drone de los primeros Melvins surge como herencia en el inicio de ‘Shurushi’, para luego sumergirse en el arrebato a través de la vertiginosa guitarra de K.K. Null, una sección que aumenta su arrojo con la percusión de Eito Noro, baterista que reemplazó en el instrumento al notable Tatsuya Yoshida, quien se había retirado del proyecto para profundizar en su propia banda, los importantes Ruins. 

En la pieza ‘Nai-Ha’ asoma la influencia de los fundacionales trabajos de ruido de las bandas iniciales de Steve Albini, Big Black y Rapeman, así como el sonido de Caspar Brötzmann Massaker, grupos formativos de una esencia que evolucionó de tal manera que llegó a ser influencia de algunas de las canciones más agresivas de “Supersordido” (1992) de Supersordo, o de discos como “Traga” (1995) de Fiskales Ad Hok, álbumes de marcada rabia y ruido, y que persisten en la misma actitud punk de todas las mencionadas. A continuación aparece el feroz sonido de ‘Terminal HZ’, pieza íntegramente instrumental en el que su áspero ritmo cita la industrial y densa monotonía de los primeros Swans, aunque estimulando su velocidad. Finalmente, el primer disco termina con las dos discutibles pistas de ‘Superunit’, que contienen ‘Kettle Lake’ y ‘Painwise’, ambas alejadas del noise-rock (o post-hardcore) y de los elementos metal que la cruzan, y por tanto, más próximas al rock alternativo, incluso al grunge.

El segundo disco no es más que la reedición remasterizada del disco en vivo “All Right, You Little Bastards”, que registra parte de las presentaciones realizadas durante el primer semestre del año 1992 en las ciudades de Tokyo y Osaka, en las que Steve Albini ajustaba a su cintura la correa de su guitarra (una forma inusual) y se unía a Zeni Geva, siendo el mismo K.K. Null quien presenta al estadounidense en el inicio del disco. En él aparecen esencialmente canciones del disco “Total Castration” (1993), creaciones que Albini conocía muy bien al trabajar como ingeniero en su nacimiento. Destacando pistas como ‘I Want You’, ‘Godflesh’ (un evidente homenaje a otro pilar muy relacionado con el germen industrial de Albini), ‘Bigman Death’ y ‘The Model’, canción original de los alemanes Kraftwerk, la que ya había aparecido como cover en el excelente “Songs About Fucking” (1987), segundo disco de Big Black.

Carlos Navarro A. 

Contenido Relacionado