Raíz

Raíz

2018. Beast Discos

Imposible internarse en el tercer álbum de We Are the Grand sin tener en cuenta el doloroso quiebre experimentado el año pasado. Con 2/4 de la formación original, la incertidumbre natural no ganó espacio en las mentes de Sebastián Gallardo y Fernando Lamas. Más allá de una declaración pública, si existió algún lamento o posibilidad de terminar el proyecto, quedó en la interna. Su decisión de seguir evitando la polémica en la medida de lo posible fue un mensaje potente: la música era más importante. Su segundo disco permitía un presente con el que soñar.

Más allá de si el tiempo le dio la razón o no, la banda -reforzada en este 2018 con Seba Lira y Benjamín Galdames en bajo y batería, respectivamente- demuestra con “Raíz” que continuar era la decisión a tomar. Su tercera obra de estudio profundiza las ambiciones artísticas, que desde siempre han buscado un alcance masivo y, por qué no, internacional. Para eso, transforman el molde indie -pese a su existencia en algunos pasajes (‘Arráncame’, más cerca de Zoé que de sus inicios con aroma británico, y ‘Caen las hojas’)-, dando paso a un tratamiento del pop en el amplio sentido de la palabra. Lo planteado en “Volver” aquí se convierte en sentencia: ‘Mientes’ posee una cadencia exquisita, ‘Paraíso’ -la colaboración con Fármacos- tiene pinceladas de soul, fabricadas con sofisticación y la voz de Gallardo, continuando en constante evolución. Al cantar en español encontró cómo ampliar su forma de cantar, más llena de dolor (más latina, si se quiere).

Siguiendo con ‘Luna’ -la sociedad con Fernando Milagros, otro que sabe cómo transmitir la congoja-, ‘Habitar en ti’, la cocinada a fuego lento ‘Quizás’, la sofisticada ‘Te busqué’ -enorme labor en la producción, repartida entre Pablo Stipicic, Gallardo y Lamas- y el enorme final con ‘Raíz’ -confeccionada con la mirada puesta en la épica de Coldplay circa 2005-, revelan en lo avezados que We Are the Grand se han convertido en eso de presentar canciones con absoluto potencial radial. Hay un sonido increíble, canciones para sostenerlo y una ambición que no se esconde. Al borde del abismo, la banda chilena optó por seguir el camino, creando la receta más cercana a la perfección de indie para las masas. De lo mejor del año.

Jean Parraguez

Contenido Relacionado