Reviresco

Voodoo Zombie - Reviresco

2018. Batcave Records

¿Cuántas veces se ha visto esta historia en el medio rockero chileno? Un grupo –elija usted el nombre que desee– desarrolla una propuesta que llama poderosamente la atención. Luego, tras años de trabajo y esfuerzo, publican un disco que recoge toda su experiencia y que está llamado a catapultarlos al éxito. Curiosamente, en ese instante, este grupo explota y todo parece irse al carajo: el trabajo, la visibilidad, el reconocimiento. En fin, una página más dentro de las varias que se han escrito en las historias de los “podría ser” del rock chileno.

Voodoo Zombie perfectamente podría haber sido ese capítulo. El año 2011, luego de la edición de “Santa muerte”, todo parecía viento en popa para Katona Katrina, Lucifer Rocker, SexBasstian y Mortis aunque la fragilidad de la banda hizo que todo se quebrara al año siguiente y de ahí, el olvido. O al menos, mucho menos exposición que para el álbum, en el que contaron con la producción de Jorge Esteban (ingeniero de los discos “Animal Boy” y “Halfway to Sanity” de Ramones). Lo que pasó en realidad fue que la banda, casi como una alusión al nombre mismo de la banda, se negó a morir. Rehusó ser parte de esos capítulos que abundan en nuestro medio y aunque demoraron, la banda está de regreso con “Reviresco”, su tercer largaduración.

Para Voodoo Zombie, los siete años que marcan la distancia entre “Santa muerte” y “Reviresco” no son importantes. El grupo –formado en esta nueva encarnación por los históricos Katona Katrina y SexBasstian junto a los nóveles Santi Christi (guitarra) y Vástago Delirivum (batería)– encaró esta nueva producción recreando sus años en el under y haciendo el trabajo como corresponde: volviendo al circuito de bares y tocatas por todos lados antes de presentar este disco, lo que se percibe desde el primer segundo.

El tercer largo del cuarteto tiene muchos puntos a favor. Como es de esperarse, el punk acelerado hace de sostén para el psychobilly que profesa el grupo y eso se hace sentir en temas como ‘La llamada de Cthulu’, ‘El mesías’ o ‘Esquizomortal’, composiciones llenas de potencia en las que la voz de Katona marca el camino para que la siga la enorme base rítmica que construyen SexBasstian y Vástago Delirivum, mientras que las afiladas guitarras de Santi Christi le imprimen la velocidad y fuerza.

Estos instantes, que aparecen en mayor o menor medida en casi todo el disco, van de la mano con otras referencias musicales más que interesantes. ‘Amarte es peligroso’, es una de ellas. De la mano de Rodrigo Stambuk (hermano de Koko y sí, también forjador del sonido pop de los noventas), Voodoo Zombie logra ampliar su mirada musical. Sí, es el psychobilly que la banda siempre ha practicado pero en este tema, por ejemplo, se nota un trabajo más depurado en cuanto a su construcción. Lo mismo sucede con el otro corte en el Stambuk asume el rol de productor: ‘Existencia infernal’. Nuevamente, la banda viste su estilo con arreglos mínimos (pero absolutamente esenciales) de teclados y Santi Christi, con una guitarra más controlada, entrega más texturas que riffs, lo que permite que la voz de Katona y la base compuesta por SexBasstian y Vástago Delirivum resalten.

Esta nueva entrega de Voodoo Zombie también ofrece su versión más clásica con ‘Zombiewalk’, la mencionada ‘Esquizomortal’, ‘Un mejor Cadillac’ o la nueva versión –o, mejor dicho, misma versión pero grabada por esta nueva banda– ‘Amor Psycho’. En estas composiciones, se notan los elementos clásicos de un estilo (el golpeteo del contrabajo al ritmo de swing, acompañados de guitarras en clave punk-rock) que Katona y los suyos han perfeccionado, sin dudas, hasta hacerlo parte indispensable de su lenguaje.

Editado bajo el sello estadounidense Batcave Records (hogar de bandas como The Brains y Rezurex, entre otras del estilo), Voodoo Zombie regresa con todo no a recuperar el tiempo perdido. Más bien, “Reviresco” viene a coronar siete años de tocatas con un material de primer nivel, en el que las historias de zombies (que, sin dudas, reflejan muchas de las problemáticas actuales como lo son la violencia de género, entre otras) están arropadas por la potente música de un grupo que, como pocos, puede decir que estuvo a un paso del abismo y que salió airoso de ello.

Felipe Kraljevich M.

Contenido Relacionado