Fuego

Volador - Fuego

2018. Autoedición

“Punk is not dead”, reza un viejo adagio para retratar que el estilo masificado en Inglaterra en los setenta sigue siempre ahí. La máxima continúa latiendo cada cierto tiempo en tocatas de ritmos candentes y nuevas agrupaciones que no cesan de cargar esos acordes simples y sulfurados y letras desgarradas. Claro, el estilo ha ido mutando y cada vez tiene nuevas firmas, pero la raíz sigue intacta.

Con ello, los exponentes no acaban. Volador, trío chileno que nace en 2014 y que está formado por Pano (voz y guitarra), Álvaro (batería) y Tuko (voz y bajo), busca poner su firma en los capítulos de un libro sin fin. “Fuego” es el nombre del disco que el conjunto lanzó en 2018 y que cuenta con 9 canciones. Registrado y mezclado entre enero y mayo del 2018 en Estudios Panzound, fue masterizado por Chalo González. Con ello, el grupo inscribe su primer LP tras un EP titulado “Cerdo”.

Los tracks arrojan la desafiante fuerza punk y muestran algunos guiños a otros estilos, como el metal o el stoner. ‘Teoponte’ da el puntapié inicial con fuerte acento en la guitarra y que para el final se encuentra con una especie de coda nostálgica de cuerdas limpias. ‘Apariencias’ despunta con fuerza y con una letra que funciona bien en el género: “Quieres impresionar/ a gente desconocida/ comprando cosas que no necesitas/ con plata que no tienes/ tu enfermedad no tiene límites”. Eso, para luego tomar consuelo: “Voy a quemar mi porro y volar/ voy a bailar el pogo sin final”. ‘Veneno’ tiene un inicio más crudo y metalero, con guitarras que encuentran la saturación. Luego, ‘Nada que perder’, ‘Barricada’ y ‘No queda nada’ son tres sacudones punk de la escuela noventera. En momentos, el conjunto toma similitudes con íconos, como los BBS Paranoicos, grupo con quienes han compartido escenario. Por el ímpetu de los cantos, a ratos no se logra entender del todo la lírica, quedando como un punto bajo. ‘Fuego’ entra con vehemencia y carga una letra dura, que en partes dice: “Cuando hablas con la cruz de la pared,/ El cura se viola a tu hijo otra vez”, para luego seguir con: “Con ese tipo de gente el mundo se va a incendiar/ yo seré el primero en prender el fuego”. Esta tiene un interesante intermedio en clave stoner, que le da otros aires. La mejor del disco. Para el final, el disco se condimenta con otros estilos, que no quedan nada mal. ‘Cerdo’, que ya había aparecido en su EP, toma un inicio metalero y se vuelca contra la política: “Tú,/ político basura/ deja de robar/ el dinero de la gente/ para financiar tus sucias empresas”. ‘Efecto’ baja el telón con otro puñetazo stoner.

Volador ofrece una fórmula clásica, que mezcla de buena manera con otros ingredientes. Ese sello queda bien. Con esos argumentos, el trío busca hacerse un espacio entre los clásicos del género y tomar la posta en un estilo que está lejos de morir.

Juan Pablo Andrews

Contenido Relacionado