Voir Dire

Voir Dire

2011. Bieler Bross

Frente a este cuarteto oriundo de Sacramento, California, no hay términos medios. Su música es una construcción sonora con un sello de autor muy marcado, que no permite la indiferencia, y que transita a medio camino entre el noise metal, la experimentación, el sludge y el metal alternativo. Han influenciado a toda una generación de bandas de metal moderno desde su aparición en 1995, y se han visto beneficiados, en cuanto a exposición mediática, por su cercana amistad con sus connotados vecinos Deftones.

Luego de una extensa pausa entre 2002 y 2005, Will Haven regresó con el irregular “The Hierophant” (2007), presentando a un nuevo vocalista, Jeff Jaworski, en un disco que fue incapaz de alcanzar las alturas del aclamado antecesor “Carpe Diem” (2001). Afortunadamente, el traspié que supuso esa irregular entrega, parece haber repercutido en el resultado de este nuevo LP, titulado “Voir Dire” (frase que entraña un juramento de decir verdad), que aparejado al regreso de su vocalista original Grady Avenell, ciertamente los encuentra en una mejor forma, y saca a relucir varias de las cualidades que los situaron como referentes en algún momento de su carrera.

Un denso muro sonoro plagado de incesantes riffs mid tempo, ensambla una tras otra las composiciones que se suceden sin vértigo, pero con una estridencia inusitada y que recuerda los mejores momentos de Zao, o las primeras placas de Norma Jean. Las guitarras de Jeff Irwin y Anthony Paganelli se distancian del virtuosismo, para enfocarse en patrones de larga duración, con énfasis en juegos disonantes contrastados con acordes melódicos, sobretodo en los coros. Por su parte, Chris Fehn de Slipknot ha asumido las labores en el bajo, y junto al batería Mitch Wheeler componen una dupla base sin estridencias, acompañando con aplomo, pero sin sobresalir en demasía. Mención aparte merece la acertada inclusión de Adrien Contreras en los teclados y sintetizadores, que aportan musicalidad a las canciones.

Grady Avenell no es un vocalista virtuoso, su arsenal se compone esencialmente de gritos cargados a los tonos agudos, y esporádicas partes habladas que dan mayor dinámica a su performance. No obstante lo anterior, sus fraseos hacen escuela, y su desgarrador estilo se conjuga de buena manera con sus interesantes y oscuras líricas, que en ciertos pasajes parecen salidas de la banda sonora de una película de Rob Zombie.

“Voir Dire” no es una obra maestra, pero tiene momentos interesantes, y supone el regreso en propiedad de Will Haven a la escena metalera, ahora sí con argumentos más sólidos para recuperar el sitial perdido hace bastante tiempo ya.

Destacadas: la apertura de fuegos con ‘When the Walls Close In’, y la frenética ‘A Beautiful Death’.

Jorge Vega C.

tags

Contenido Relacionado