Vago Sagrado

Vago Sagrado

2015. Autoedición

Crípticos, como la ideación delirante y el pensamiento desorganizado de un vago iluminado, el power trío que conforman Alberto Parra en guitarra y voz (Festín Sagital), Karloncho González en bajo y voz (Dezaztre Natural) y Nick Vayolence en batería (Burdo!, nótese la homofonía con “violence”) lanzó, a comienzos de este mes, su homónimo primer largaduración, bajo el subtítulo en checo “mel kouzla se hnevem a zoufalství posvatné pobuda”, que puede traducirse como “tenía hechizos con la ira y la desesperación, vagabundo sagrado”.

Desde el arte de carátula, que emula los discos de música clásica, la banda decide abstraerse de las etiquetas y escapar de los paradigmas del rock e incluso de la psicodelia (que también tiene reglas). Las letras, que transitan aquí entre dos idiomas: español e inglés ('Hermanos' versus 'Sacred Bum'), o entre la total ausencia ('La alfombra debajo del océano', 'Mojo'), más que entregar contenido, crítica social o frases adhesivas, parecen cumplir el papel de subtítulos para estas siete abstractas visiones, que emergen durante los cuarenta minutos de extensión del registro.

Como una apología al auto exilio de la sociedad, desde el jamming crepuscular de "La alfombra debajo del océano" (con arrebatos de wah-wah, y baterías cargadas de reverb), pasando por la mística 'Take Back the North' (con tintes de Pink Floyd ‘68), la enigmática y oscura 'Hermanos', la hipnótica 'Sacred Bum', ese dejo a Mogwai de 'Circe', el ansioso krautrock de 'Reprise' y la sesentera 'Mojo', los demonios de este trío alejado de su entorno, como chamanes del sonido, no dan respiro, creando un álbum que actúa intencionalmente como una especie de drone contínuo, cual narración de un delirio anacrónico.

Contando con un sonido diseñado para un viaje astral, "Vago Sagrado", masterizado por Milo Gomberoff (de Familea Miranda), y grabado por Felipe Moyano, llama a caer en sus profundidades. O como resumen muy bien aquellas líneas en 'Hermanos': "Murmullo secreto, el abismo es tentación."

Nuno Veloso

Contenido Relacionado