Play To Win

Play To Win

2018. Record Breaking Records

No podíamos cerrar el año sin comentar uno de los mejores discos de la tendencia revitalista de la NWOBHM, esta vez en manos de los muchachos canadienses de Striker, de la localidad de Edmonton, Alberta y que vienen dando la pelea desde el año 2007 siendo este “Play To Win” su ya sexto disco de estudio.

Una gran portada, una muy buena producción de sonido y los más importante, un puñado de canciones realmente muy logradas es lo que nos presentan el vocalista Dan Cleary, los guitarristas Chris Segger y Timothy Brown, el bajista Wild Bill y el baterista Adam Brown (hermano de Timothy), aunque las pistas de batería de este disco la tocó el gran Randy Black (ex Primal Fear). La placa arranca con una fuerza descomunal en la potentísima ‘Heart Of Lies’ que incluso puede recordar a los primeros Annihilator por sus punzantes riffs, pero también usando melodías llenas de gancho, y esta última es la palabra clave de estos muchachos, realmente tienen una gran habilidad para dotar a sus canciones de ganchos y estribillos atrapantes y convincentes, independiente si se trata de una canción rápida, pesada, melódica, lenta o a medio tiempo. ‘Position Of Power’ puede recordar incluso a ese Def Leppard más heavy y pesado de la época del “Pyromania” básicamente por el extenso uso de las melodías gemelas de guitarras. La voz de Dan Cleary también aporta lo suyo, fuerte y potente, siempre bien al frente en la mezcla. Un hermoso solo de guitarra introduce la inmensa ‘Head First’ de ritmo galopante y precisos dobles bombos, para seguir luego con una más melódica ‘On The Run’ donde las guitarras limpias que adornan el fondo del pre-estribillo quedan genial antes de dar paso al ataque de las twin-guitars, aspecto que la banda tiene dominada y plenamente incorporada en su ADN sonoro. Sin duda la dupla de guitarras tiene un alto octanaje interpretativo y en el apartado de los solos siempre tienen puntos de un exuberante protagonismo.

‘The Front’ es un excelente tema de “carretera” donde una gran melodía de guitarra da paso a una gran melodía vocal, y es que como ya lo decíamos, estos chicos traen el gancho desde la cuna, un aspecto en el que muchas bandas nuevas sucumben, para Striker es su principal arma de batalla y la saben usar con maestría. ‘Standing Alone’ tiene un arrope de piano y teclado que realza el brillo de la voz de Dan Cleary, un vocalista a tener en cuenta porque suena como si hubiera nacido en los ochentas, bordando un gran medio tiempo. ‘Summoner’ desata el metal más pesado y de corte épico con cierto tono egipcio en las melodías de guitarra, la que da paso a una gran power ballad en plan himno de nombre ‘Heavy Is The Heart’ que recuerda mucho al disco debut de un gran grupo de los ochentas que merecía mucho más suerte: Icon. Y atención que en la edición japonesa nos encontramos con dos bonus tracks: ‘You’ve Got Another Thing Coming’ uno de los himnos de Judas Priest, donde curiosamente Cleary no canta con su voz alta y aguda, sino que utiliza un registro de rango medio (quizás porque pensó que no se puede competir con el Metal God), siendo las guitarras lo más rutilante de la versión. El otro tema en ‘Run For Your Life’ canción original que nuevamente destaca por su prolijo desarrollo en las progresiones de guitarra.

A pesar de que este disco tiene menos elementos de speed metal que eran recurrentes en sus placas anteriores y hay un acercamiento más rotundo al metal de los ochentas, ‘Play To Win’ es una carta ganadora de todo o nada para Striker y los que no conozcan a la banda pueden descubrir aquí un amor al primer oído.

Cristian Pavez

tags

Contenido Relacionado