Third

Third

1970. Columbia

Este magnífico disco de Soft Machine está marcado por la fuerte tensión entre el lado psicodélico de la banda, representado en mayor parte por Robert Wyatt (batería y voz), y los afanes jazzeros del bajista Hugh Hooper y el tecladista Mike Ratledge. Es justamente la pugna de estos egos lo que hace de este álbum una muestra perturbadora de jazz-rock con psicodelia. Prueba de lo último es que Wyatt dejó la banda luego de editar el elepé "Fourth", para formar su propia agrupación Matching Mole y luego empezar su carrera como solista. Además, por esta época Soft Machine tenía su historia y ya había perdido a dos de sus integrantes fundadores, los carismáticos Kevin Ayers y Daevid Allen, quedando sólo Wyatt, Ratledge y el nuevo bajista, viejo conocido de principios de los 60, Hugh Hooper como los líderes creativos del grupo.

"Third" fue grabado en vivo en Birmingham en 1970, con una sólida base de instrumentistas de viento, con Elton Dean en el saxo y el saxello, Lyn Dobson en la flauta y el saxo soprano, Nick Evans en el trombón, Jimmy Hastings en la flauta y el clarinete bajo, más el violinista Rab Spall, destacando por su sonido crudo y experimental, en una búsqueda sonora (cosa que la electrónica no ha parado de hacer) y compositiva en temas como 'Facelift', 'Slightly All The Time' y 'Out Bloody-Rageous', más la hermosa composición de Wyatt, 'Moon in June', sin duda la más cercana a los Soft Machine de sus dos primeros discos. Por eso reitero que "Third" representa justo el disco de transición, en donde abandonan el formato de canción por largas composiciones en que mezclan los instrumentos clásicos con los eléctricos y en el cual investigan en estructuras abiertas que permiten la improvisación. Los solos de teclado de Ratledge, el saxello de Elton Dean (también parte de King Crimson en algunos discos), el bajo distorsionado de Hooper y las voces procesadas de Wyatt son características esenciales de este álbum.

La fricción entre el rock melódico y triste pregonado por Wyatt en contraposición, o quizás en complementación del jazz, hacen de este disco una pieza única dentro de la música rock contemporánea. Porque aunque no se quiera asumir en demasía que Soft Machine es pop o rock, quizás por sus elementos heredadas de otras corrientes, no hay que olvidar que en su período temprano ellos giraban como teloneros de Jimi Hendrix y eran una de las bandas más prometedoras de Inglaterra junto a Pink Floyd. Pero Soft Machine abandonó el camino de estar en el mainstream por una arriesgada aventura musical, influenciando a gran parte el rock experimental que vendría posteriormente.

En la actualidad, a 30 años de la publicación de este disco, se siguen lanzando grabaciones en vivo perdidas, muestra del renovado interés de las nuevas generaciones por la banda. Ejemplos claros son "Noissete" del 2000 y "Virtually" de 1998, rescatado por el importante sello de rock de vanguardia, Cueniform Records. En todo caso, Soft Machine sin Wyatt siguió en la senda de un pulcro jazz rock con discos notables, pero ya nunca fue lo mismo, no estaba la humanidad, la melancolía profunda y el carisma de Wyatt.

Un disco que refleja a uno de los colectivos musicales más excitantes, inclasificables e independientes en cuanto a ataduras comerciales y que reunió a personalidades tan épicas dentro de la historia más desconocida del rock como Hugh Hooper, Mike Ratledge, Kevin Ayers, Robert Wyatt y Daevid Allen, entre muchos otros.

Héctor Aravena

Contenido Relacionado