Hidden Details

Hidden Details Soft Machine

2018. Moonjune Records/Dyan Records

Tras pasar por innumerables formaciones y desvanecerse en 1984, Soft Machine volvió a su nombre original en 2015, dejando atrás las reencarnaciones como Soft Ware, Soft Works y Soft Machine Legacy, para tomar su lugar como verdaderos monumentos del progresivo y sumarse a un ecosistema en el que los clásicos tienen mucho que decir. Así lo demuestra “Hidden Details” (2018), registro que además de celebrar el aniversario número 50 de su placa inaugural, sirve como evidencia para demostrar por qué son una institución de la música británica.  

Ante todo, hay que aclarar que el oyente se enfrentará a un disco de jazz con ligeros acercamientos al progresivo en canciones como ‘Fourteen Hour Dream’, pero con una ética inquebrantable que pretende poner a la instrumentación en el centro de todo. Y es que las palabras solo estorbarían la fluidez de una ejecución magistral y sin tapujos. El vientista Theo Travis, personaje que ha trabajado tanto con el maestro Robert Fripp como con el ilustre Steven Wilson, defiende su puesto aportando los elementos más distintivos del sonido clásico del combo, armado con saxos tenores y sopranos, flautas y pianos electricos Fender Rhodes que corren libres en ‘Life On Bridges’ o ‘Breathe’, además de contribuir con los arreglos de dos canciones clásicas como ‘Out Bloody Rageous, Pt. 1’ del “Third” de 1970 y ‘The Man Who Waved at Trains’ del “Bundles” de 1975, las cuales se acoplan perfectamente a las nuevas composiciones. 

Las guitarras de John Etheridge se escuchan desoladas y tenebrosas en ‘Ground Lift’, pero se vuelven pastorales en la conmovedora ‘Heart Of The Guard’ y electrizantes en la abrasadora ‘Broken Hill’, con solos punzantes que desbordan sentimentalismo y también asumen la primera línea cuando hacen las transiciones entre un tema y otro como es el caso de ‘Drifting White’. El pulso de John Marshall en la batería es insuperable, ataca de manera sorpresiva en ‘Flight Of The Jett’ con percusiones que van desde los detalles ínfimos hasta los impactos más rotundos, como si cada golpe fuera la pieza fundamental de un gran rompecabezas. Por su parte, los bajos de Roy Babbington suenan apoteósicos en la homónima ‘Hidden Details’, con momentos distorsionados y limpios que introducen a terrenos conocidos, pero con una fragancia nueva que se siente muy auténtica y lejos del refrito, ya que se vale de la experiencia para crear texturas llamativas que capturan la atención del oyente en los riffs musculosos de ‘One Glove’, testimonio de que hay una sólida conexión con el presente.  

Siendo una de las agrupaciones más influyentes de su tiempo, Soft Machine exhibe sus medallas en pleno siglo XXI con “Hidden Details”, primera placa que cuenta con su denominación de origen en 37 años y que fue grabada por el fallecido Jon Hiseman en los Temple Studios de Surrey, Inglaterra, con una producción exquisita, a cargo de Travis y Etheridge, en que cada integrante tiene su lugar y se escucha de manera contundente. Poco importa que los miembros no sean los originales –aunque aparte de Travis, todos entraron en la banda en la década 70-, ya que ese aspecto no repercute en la vitalidad de una leyenda que trasciende barreras temporales y que no se queda en el mero ejercicio de nostalgia para regalarnos la esperanza de la felicidad.  

Pablo Cerda

Contenido Relacionado