Iowa

Iowa

2001. Roadrunner Records

La revolución del 2000 en Estados Unidos se llamó Slipknot y nadie lo puede negar. Nueve tipos enmascarados, agresivos y lunáticos que a base de potencia y buenas ideas lograron abrir mercados y convertirse en el brazo armado del aggro rock. Ahora están de vuelta con "Iowa", su segundo disco oficial, y la expectativa era muy grande antes de escuchar el nuevo material. Ahora podemos decir que Slipknot aprendió el negocio, tienen la posibilidad de hacer lo que les venga en gana y seguir rompiendo records de venta para el estilo de música.

"Iowa" no es un disco para todo el mundo, no es tan fácil de digerir. Primero las guitarras se pusieron más marcadas y pesadas, Corey Taylor tira fuego en cada vocalización y el lado metalero comienza a apoderarse de los sonidos de la banda. Esa es la disyuntiva de este nuevo disco, ¿es aggro? ¿es metal? Bueno, si entendemos aggro como aggresive, por supuesto que lo es. Si entendemos aggro como un movimiento liderado (actualmente) por Papa Roach o Linkin Park, ya no tanto. Es que se nota que la banda dio un giro hacia lo más extremo y puso su contraparte a todas esas bandas que ganando unos cuantos dólares comienzan a tirar sus dardos hacia la mayor masividad, o sea lo más popular, o derechamente al pop.

Pero, como decía antes, Slipknot aprendió el negocio. Supo diferenciar los temas para el gusto personal (el lado metalero del asunto) y el gusto comercial (las canciones como 'Left Behind' y 'The Heretic Anthem') que van a hacer que Slipknot siga con el tranco de las millonarias ventas y la cruza de mercados que hasta hace un tiempo eran como el agua y el aceite. Es un fenómeno mundial que ya está siendo sobre-explotado con la aparición de los clones que se cuelgan de la idea original, pero que siguen con Slipknot como los dioses de esta espeluznante y demoledora forma de expresar la música.

No quiero entrar a revisar una por una las canciones de este nuevo álbum, esa es tarea de ustedes, pero sí quiero adelantar que lo que van a encontrar en "Iowa" los puede descolocar. Desde la intro de '(515)' y la posterior descarga de 'People = Shit' la masa de rabia, insultos y prepotencia se te viene a la cara sin respiro. Ese es el "nuevo" Slipknot, el metalero y agresivo, que sólo baja un poco las revoluciones cuando Taylor tiene que respirar. Como les dije antes, hay un par de canciones hechas para el mosh y el saltarismo, para las radios y los públicos amantes de las modas, pero el resto es para los oídos entrenados que ya encuentran que Slayer o Morbid Angel están un poco lentos.

Keko Peralta C.

Contenido Relacionado