Shangri-La Dee Da

Shangri-La Dee Da
2001. Atlantic/Warner

Definitivamente Stone Temple Pilots está al nivel de desarrollo donde se puede jactar de mostrar dos caras y generar expectativas tanto en el público seguidor del nuevo rock como en el más adulto que también disfruta con las melodías a lo Go Goo Dolls o Collective Soul. "Shangri-La Dee Da" es la perfecta muestra de ello, ya que subterráneamente va intercalando el poder de la guitarra de Dean DeLeo con las magistrales bajas de revolución pop que Scott Weiland (voz) maneja cada vez mejor.

De verdad les digo que este nuevo disco de S.T.P. (luego de dos años de angustias y problemas personales, sobre todo por la encarcelación del vocalista por sus problemas con la drogas) es la ratificación de que se han convertido en una banda símbolo como sobreviviente del grunge. Y esto a pesar de ser rechazados en un principio por provenir de San Diego e inmiscuirse en el terreno de los chicos de Seattle. Lo bueno es que S.T.P. no necesita mirar atrás para seguir creando, no necesita copiarse a sí mismo para volver a ser exitoso. Lejos quedaron los tiempos de 'Creep' y muy presente está ese estilo único que irradia una energía extraña en cada una de sus canciones. Ese estilo rockero pero a la vez pop, enérgico pero melodioso... ustedes saben de qué hablo.

Ya con conocer el single para este quinto álbum nos preparábamos para escudriñar qué de nuevo nos traerían. Claro, porque el primer single nunca representa fielmente lo que pasa con el resto del álbum. Lo mismo pasó con 'Big Bang Baby', el single de "Tiny Music...", un disco que terminó siendo sub-valorado en críticas y ventas, ya que ahí se encuentran las raíces para el posterior desarrollo de la banda. 'Days Of The Week' es la misma historia, una canción que forma parte de un todo pero que no representa la idea general del álbum. De todas maneras es un gran tema.

Si nos diéramos el trabajo de radiografiar esta dualidad de la banda -que se viene presentando en sus últimos tres discos-, debemos identificar un "Shangri-La..." rockero y directo, con una crudeza potente y tan bien ejecutada que por ningún lado muestra debilidades. La guitarra es impecable, la batería un cañón, el bajo construye murallas y la voz de Weiland sucia y electrizante. Esto se ve desde el arranque de 'Dumb Love', 'Coma' y 'Hollywood Bitch', donde la banda de verdad se renueva en un estilo que no parece forzado y que les viene como anillo al dedo. Ese es un S.T.P. para tocar en vivo, con fuerza y una garra que el paso del tiempo sólo han acrecentado.

El otro lado de la banda -no por eso menos interesante- se muestra un poco más reposado y adulto. Con esto no quiero decir que sean puras canciones de amor sin sentido, al contrario, es un perfecto trabajo que combina pasividad y armonía, dos elementos más difíciles de transformar por las emociones que debe provocar. Y S.T.P. una vez más lo logra, conectando al oyente con todo ese sentimiento que quieren proyectar. Si no me creen déjense llevar por la magia de la exquisita 'Hello It's Late', la soñadora 'Black Again' o por la triste quietud de 'Wonderful'.

'Too Cool Queenie' nos devuelve un poco el lado más rock, pero siempre matizado por ese sonido soul, r&b o lo que sea, que ya tienen impregnado en su hoja de vida. Hay harto de The Beatles en esta canción. Lo mismo se nota en 'Regeneration', una canción un poquito más sucia y delirante que las anteriores, lo que la hace un poco más difícil de asimilar. Las revoluciones y la luz bajan de nuevo con la espectacular power-balada acústica 'Bi-Polar Bear', para subir de nuevo con la parafernalia de 'Transmission From A Lonely Room', y dejarte tumbado nuevamente con 'A Song For Sleeping', un éxito seguro que a pesar del nombre no es tan sedante... es apreciable.

El final se llama 'Long Way Home' y da el toque 'grunge-depresivo-los odioatodos' que no podía faltar como una muestra de sus orígenes. "Shangri-La Dee Da" es un gran álbum para una gran banda. Que bueno es saber que Weiland se da un tiempo para abandonar sus adicciones y concentrarse junto al resto de los chicos en crearnos adicciones a nosotros. Bienvenidos a casa.

Keko Peralta C.

Contenido Relacionado