Revolution Saints

Revolution Saints

2015. Frontiers

Si este disco tuviera el logo de Journey en la portada, los fanáticos de la banda de San Francisco saltarían de alegría en una pata. Porque efectivamente, mucho del ADN sonoro de la banda del escarabajo alado se encuentra presente en el disco debut de Revolution Saints, que dicho sea de paso, es un álbum redondo. Un festín de hard rock melódico con tintes AOR de sumo buen gusto e inspiración, tanto en la composición como en la interpretación.

También es menester mencionar que de todos los “súper grupos” armados por el jefazo del sello italiano Frontiers Records, Serafino Perugino, este es el que por lejos mejores resultados ha conseguido plasmar en un disco, con una química francamente notable de las estrellas involucradas: el baterista y vocalista Deen Castronovo (Bad English, Ozzy, Journey), el bajista y vocalista Jack Blades (Night Ranger, Damn Yankees) y el guitarrista Doug Aldrich (Dio, Whitesnake). El propio Castronovo cuenta que durante años Perugino lo persiguió para convencerlo de que grabara un disco completo como “lead singer” y cuánta razón tenía, si el resultado es apabullante.

Y es que cuando uno escucha gemas como ‘Stranger to this life’ y ‘Better world’ con la increíble voz de Castronovo llegando a esas notas altas que erizan la epidermis, se da cuenta (una vez más), que el baterista podría ser perfectamente el cantante principal en Journey, pero es, ante todo, un percusionista de otro planeta, y durante todo el disco se encarga de demostrarlo con sus fills y breaks imposibles. Pero no es el único que brilla en la placa, porque Doug Aldrich mete esos solos de estilo ostentoso que hacen las delicias de los amantes de la guitarra, y la capacidad de Jack Blades no la vamos a descubrir ahora, con un talento compositivo de primer nivel, que hace además una gran dupla vocal con Castronovo, como se puede disfrutar en la sensacional ‘Way to the sun’, una gran y poderosa balada estilo Damn Yankees, con esos acordes abiertos de Aldrich, las voces milimétricamente empastadas de Blades y Castronovo en las armonías corales y un gran solo del invitado Neal Schön de Journey, que imprime su magia con las seis cuerdas. Notable. También es imposible no destacar el logrado mid tempo ‘You’re Not Alone’ con otro invitado de Journey, el vocalista filipino Arnel Pineda, que comparte con Castronovo las voces con un resultado realmente genial, en una perfecta complementación.

El costado más rockero del disco se encuentra en canciones de gran sustancia rítmica como las iniciales ‘Back On My Trail’ y ‘Turn Back in Time’ que cuentan con sendos videos, y también en la excepcional ‘Locked Out of Paradise’. Por contraparte, en las tremendas baladas ‘In the Name of the Father (Fernando’s Song)’ y ‘Here Forever’ (con soberbio lead guitar de Aldrich), los teclados y pianos del compositor y productor en las sombras, Alessandro Del Vecchio, cobran mucho protagonismo, y es que Del Vecchio junto al guitarrista Magnus Karlsson son los principales compositores de la mayoría de los proyectos del sello Frontiers, adaptando sus habilidades con pasmosa facilidad a los diferentes proyectos de la casa discográfica, encargándose Del Vecchio de los discos más melódicos y Karlsson de los más metálicos.

Es cierto que Revolution Saints no inventan ni proponen nada nuevo, pero lograr este nivel de inspiración en un álbum completo, soslayado además con un nivel estelar de ejecución no es materia común en nuestros días, y si este álbum hubiera sido editado en 1986, indudablemente sería un clásico multi-platino gracias a sus himnos de arena rock. Poco más que agregar, recién comienza el año y ya tenemos un gran y serio candidato a mejor disco de rock melódico del año. Si disfrutan con el estilo, es materia obligatoria.

Cristián Pavez
 

 

 

 

 

Contenido Relacionado