Renegade

Renegade

2000. Nuclear Blast


No hay trampa en decir que Hammerfall ya se constituyó en un fuerte bastión del heavy metal melódico de la nueva era, pues con la salida de este, su tercer disco, corroboran tal aseveración, puesto que "Renegade" se eleva como una gran producción del 2000, o mejor dicho como la placa que le faltaba a Hammerfall para constituirse en una banda superior.

Este disco no hace otra cosa que rememorar todo lo bueno que el grupo demostró en sus piezas anteriores, muy similares entre sí, pero que en esta oportunidad en cuanto a nivel sonoro, existe un gran avance partiendo por el cambio de productor, más bien la contratación de uno. La mayoría sabe que Michael Wagener fue el responsable de grabar este nuevo trabajo de Hammerfall y bien objetivamente no defraudó a nadie. Además hay que hacer notar el cambio en la batería de Patrik Rafling con Anders Johansson quien le da un mayor peso y naturalidad a la percusión. El trabajo rítmico y solista de Oscar Dronjak y Stefan Elmgren ponen de manifiesto una mayor maduración dentro de su mismo estilo con composiciones más "calmadas", pero llenas de potencia como el single 'Renegade' que equívocamente no marca la pauta general y estilística del disco, muy por el contrario, las clásicas composiciones como 'Keep The Flame Burning', 'Living In Victory', 'Destined For Glory', 'The Champion' y el instrumental 'Raise The Hammer' rayan la cancha. Por otro lado la única balada del disco 'Always Will Be' mantiene la sensibilidad de las mentes creativas dentro de la banda como su guitarrista líder Oscar Dronjak y la voz de Joacim Cans quien en esta oportunidad luce mucho más su registro vocal, quizás carente de matices, pero la solidez y presencia no se la quita nadie.

En definitiva Hammerfall una vez más triunfa y no hay mayor análisis que solamente disfrutar esta placa de verdadero heavy power metal melódico con un sello propio.


Claudio Torres
tags

Contenido Relacionado