Cuánto más hemos perdido (Yo ya perdí la cuenta)

Quemarlo Todo por Error

2018. Independiente 

Álbum debut para esta agrupación creada en la capital colombiana en el año 2016. Hablamos de siete melódicas composiciones que con sus fallos y aciertos develan una grabación sumamente interesante. Básicamente este cuarteto despliega un sonido marcado por el low-fi, con influencias del post-rock británico de los noventa, redondeando con sutiles arreglos. Canciones que enarbolan la simpleza y desafío que representa la juventud. 

La naturaleza indie de esta banda permite que juegue con sus marcadas líneas de bajo, arpegios simples y golosos estribillos. Hay varias piezas sensibleras, con especial consideración al efecto del pasado y el valor del presente como eje temático. Con una producción sobria se dibujan paisajes sonoros que invitan a escaparse muy lejos, tal y como reza la canción ‘Ey nena’, la cual abre el álbum. 

Podríamos decir que Quemarlo Todo por Error es uno de los conjuntos que junto a los paisas Margarita Siempre Viva y los también bogotanos Nicolás y los Fumadores ha dado valor al género del indie rock nacional. Mientras algunos grupos se pegan a las programaciones por computador para fabricar temas cliché, es esta nueva camada la que se ha sacado la cara con discos de calidad donde prima el hambre artística antes que el exhibicionismo barato. 

Debo mencionar que la voz es un factor que puede mejorar mucho de cara a un siguiente disco de Quemarlo Todo Por Error. Sin repetirse, el grupo se percibe algo cojo cuando sus líricas acerca de desamores y porros deben ser interpretadas. El respaldo instrumental en cambio es mayor, y se vislumbra que allí hay mucho por explorar y aportar. Tiempo al tiempo. 

Ricardo Suescún 

Contenido Relacionado