Películas

Películas
1977. Microfón
 
Es evidente que cuando nos disponemos a analizar la obra de Carlos Alberto García Moreno, más conocido como Charly, estamos hablando de un verdadero genio de la música mundial; un hombre que ha transitado por diversos estilos a lo largo de su extensa carrera y cuyas canciones han marcado la vida de muchos. Sin duda, un referente constante en el desarrollo del rock en español.
 
Hacia mediados de los años setenta, Charly asombró a Argentina con un proyecto musical pretencioso y que buscaba nuevas sonoridades, lejos de su anterior paso por Sui Generis. Se trata de La Máquina de Hacer Pájaros -qué nombre notable-, agrupación donde llevó a cabo todas sus ideas sobre una banda de rock progresivo. Lo acompañaban en esta aventura José Luís Fernández en el bajo, el guitarrista Gustavo Bazterrica, Carlos Cutaia en los teclados, y el fallecido Óscar Moro en las baquetas. Después de un tremendo disco debut, irrumpen en 1977 con la que sería su obra culmine y que marcaría el fin del grupo: “Películas”.
 
En aquel año, se vivía una compleja situación social y política en la república trasandina, ya que hacía un año que existía un gobierno militar y, en consecuencia, la censura en el medio artístico era muy grande, frente a lo cual muchos músicos se estaban yendo hacia el exilio. Pero García permanece en la nación, para contar, a través de grandes canciones, lo que estaba ocurriendo en aquel entonces. De hecho, si se analiza en profundidad la portada de la placa, se pueden sacar conclusiones, ya que es una extraña fotografía, mezclada con dibujos, donde los integrantes aparecen en la salida de un cine, y se lee un letrero que señala “Trama Macabra”. Es decir, el escenario no era de lo mejor, pero eso no impedía la creación de magistrales trabajos, como es el caso de “Películas”.
 
El disco comienza con la instrumental “Obertura 777”, “un gran comienzo para una gran película”, como dice en la contratapa, y esto es totalmente cierto. Empieza muy tranquila, con guitarras acústicas, piano y bajo, para luego irrumpir la batería, con esos cambios de ritmo que eran tan característicos de Moro. Charly y Carlos Cutaia realizan grandes dúos en las teclas, con el uso de sintetizadores, órganos y pianos eléctricos. Para terminar puedo señalar que es de esas canciones que, aunque se escuche miles de veces, siempre se le encontrará nuevos detalles y sonoridades.
 
El segundo corte se titula “Marilyn, La Cenicienta y Las Mujeres”, en cuya introducción aparece un guiño a “Over The Rainbow”, el clásico tema de la película “El Mago de Oz”. La canción, como su nombre lo dice, narra las historias de mujeres con mucho sufrimiento en sus vidas, entre ellas Marilyn Monroe. La voz de Charly, en sus mejores condiciones, es acompañado por un coro de niños, “Los Desamparados Del Once”.
 
Al llegar a la tercera canción, los mensajes van siendo más explícitos: “No Te Dejes Desanimar”, queda clara la intención, animar a la gente, dejar la oscuridad y los miedos atrás, y para esto, qué mejor medio de expresión que la música. Probablemente sea el tema más digerible de todo el disco, ya que tiene una melodía amable, y donde lo que más resalta es la letra.
 
Hacia el final de la primera parte de la obra, nos encontramos con una maravilla, uno de los mejores temas del rock progresivo latinoamericano. Me refiero a “Qué Se Puede Hacer Salvo Ver Películas”. El título es decidor. Eran tiempos en que la diversión no era la principal preocupación. Musicalmente es una suite dividida en tres partes, donde todos los integrantes efectúan una labor notable: Moro con un sonido excelente, Cutaia con un tremendo solo de piano, Fernández realizando complejas escalas en el bajo, Gustavo Bazterrica sólido en las guitarras, y García con una voz buenísima, además de esas atmósferas que crea en los teclados. Una curiosa característica es la inclusión de un diálogo del film argentino “Casa de Muñecas”. Esta canción transita por caminos densos, pero también fáciles de oír y comprender.
 
“Hipercandombe” es lo que continúa. No puedo omitir el hecho que se trata de mi canción preferida del disco, y esto tiene que ver con la música y la letra. Es una composición con un beat muy rápido, heredado del jazz rock, donde queda de manifiesto el virtuosismo de cada uno de los integrantes de la banda. Las frases que se escuchan son muy representativas y decidoras, por ejemplo,  “La paranoia es quizás nuestro peor enemigo”. También es una declaración de principios de García, con esa actitud que ha tenido a lo largo de su vida: “Y si te asusta este canto final, o No le encuentras sentido, podés cambiar el dial y escuchar algo más divertido”: la ironía presente, algo así como, si no te gusta lo que hago, lo siento, escucha otro tipo de música.
 
Después irrumpe “El Vendedor De Las Muñecas Del Plástico”, donde Charly canta justo a Baztrerrica, quien es el coautor de la canción. Una propuesta mucho más agresiva, en el sentido progresivo y en su estructura, tanto que termina abruptamente. El séptimo track lleva por nombre “Ruta Perdedora”,  una canción bellísima, sublime, que da a conocer una visión pesimista de la vida y de la realidad del entorno, y las metáforas como siempre presentes en la poesía de García: “Se de un mago que habla con los peces/ Se de un mundo en el espacio habitado por un Dios/ Se que vivir mucho es mucho mejor/ Pero se también que mi vida es tan triste…”
 
Para el final, otra composición instrumental, “En las Calles de Costa Rica”, donde nuevamente podemos maravillarnos con las virtudes instrumentales de estos grandes músicos, en un tema rápido, y con esas citas a iconos del jazz fusión como es el caso de John McLaughlin y Chick Corea, queda claro hacia donde apuntaban los gustos de los ejecutantes.
 
“Películas” fue la ultima producción de La Máquina de Hacer Pájaros, una banda, que aunque nunca obtuvo el reconocimiento a nivel masivo, dejó dos discos espectaculares. Sin duda, se trata de una demostración de talento y genialidad imperdible, pero más allá de eso, es un testimonio de la tremenda capacidad creativa y, por qué no decirlo, narrativa de Charly García. Un genio que sigue sorprendiendo, quizás en otros aspectos, pero que nadie puede negar que ha dejado un tremendo legado para la cultura de este lado del continente…y eso siempre se agradece. Si alguna vez tuviera que elegir los tres discos que más me han marcado del rock argentino sería “El Jardín de Los Presentes” de Invisible, alguno de Serú Girán y “Películas”…las mejores historias son siempre las mejores películas.
 
Emilio Garrido Riquelme
 

 

Contenido Relacionado