Pandattack!

Pandattack!

2018. Friends & Family Records

Escribiendo nuevos capítulos en el punk rock nacional y apostando a la renovación del género, Dizclaimers, banda formada en 2015, lanzó este año “Pandattack!”, disco grabado en Gitano Records y que cuenta con golpes cortos, directos y que desbordan energía, tal como dicta la receta firmada en los ya lejanos años setenta.

El disco parte con ‘Independencia colectiva’ que, como si fuera una presentación en vivo, va casi emparentada con ‘De empuje a decisión’. ‘Estrategia de manipulación’ es una crítica frontal a los medios de comunicación: parte con el relato de un reportero de TV hablando sobre un caso relacionado a la temática mapuche y su supuesto vínculo con el extranjero. “Otra mentira más/ como noticia/ camuflada en la portada/, después la transmisión/ que poco a poco va influenciando/ en tu opinión/. Desinformar y fomentar/, un credo a la ignorancia y la mediocridad”, dispara el canto sin piedad. Y es que se nota que es del gusto del grupo asumir temas de la contingencia. De hecho, con ojo visionario, en el anterior disco -el homónimo de 2016- el conjunto gritaba contra el machismo, temática que hoy ha copado la agenda noticiosa.

Así, la crítica social sigue en el track que da nombre al disco. El corte, que no es una canción, es un divertido relato de un supuesto periodista preguntándoles a personas si vieron a un panda que andaba en una estación de metro. “Lo vi, iba a sacar el celular para grabarlo y me lo robaron”, dice una mujer. Luego, un hombre asegura: “Sí, apuesto que vienen a quitarnos el trabajo”. "Sí, lo vi, pero cuando me traté de acercar caché a un viejo de mierda me estaba tratando de grabar por debajo de la falda", comenta otra mujer. “Sí, vi al panda y le dije a mi mamá que lo viera, pero no me pescó porque estaba pegada en el celular”, dice una voz infantil. Delincuencia, racismo, acoso y las redes sociales en clave de crítica pura y dura. Los cantos, como sucede en estas corrientes, van bordeando el grito, casi libres de las tonalidades. A cambio, se ofrece minutos de adrenalina, con la cantante Natalia Xina plagando el disco de rebeldía. En momentos, los temas caen en patrones similares y se vuelven reiterativos. El disco cierra con ‘Nostalgia en pretérito perfecto’ que ofrece algo de pop, con buena sensación, aunque los tonos vocales amenazan con extraviarse.

“Pandattack!” puede no ser un disco clave, pero porta energía rebelde y crítica social, dos ingredientes fundamentales para llevar con orgullo la bandera Punk y presentarse como carta de renovación en el género.

Juan Pablo Andrews

Contenido Relacionado