No world order

No world order

2001. Metal-Is


Editando casi un disco por año, Gamma Ray está con las pilas cargadas para aprovechar el buen momento del heavy metal en el mundo y consolidarse dentro de la trinidad de las nuevas propuestas. Más allá de lo sinfónico y recargado que pueda parecer Rhapsody o de lo directo que está pareciendo Hammerfall, el estilo se ve tan variado y saludable que ya no sólo se piensa en Maiden o Judas, los principales referentes históricos, cuando se habla de heavy metal tradicional. Y es bueno que bandas como Gamma Ray se mantengan firmes y activas, con buenos trabajos de estudios y giras por todo el mundo.

Después de editar "Blast From The Past" -un disco recopilatorio con temas nuevos- el año pasado, Kai Hansen y compañía necesitaban darse la oportunidad de seguir mostrando lo que van creando inmediatamente, sin esperar dos o tres años para dejar que el disco anterior se venda o para que el nuevo material madure. Y la verdad es que tras escuchar "No World Order" pareciera ser que la banda está en un período muy prolífico y, lo más importante, de buenas creaciones.

Si bien no podemos descubrir ahora la magia que va recreando Hansen junto a Schlachter, Richter y Zimermann, sí es bueno señalar que más allá de la técnica, la abundancia de recursos y los arreglos sinfónicos, las estructuras siguen siendo las mismas, recurriendo a los esquemas primigenios "inventados" por los verdaderamente grandes. Por eso se pueden encontrar cosas muy Judas, otras Maiden y mucho de Helloween (no olvidemos que Hansen fue parte importantísima de su historia), tratando de renovarse con nuevos sonidos pero nunca abandonado la escuela interna. Lo que quiero decir, finalmente, es que no hay evolución creativa, sí mucho de técnica y producción, pero no hay una búsqueda por el crecimiento, por la exploración, por la experimentación. Tal vez sea mucho el temor a equivocarse, también mucho el respeto a un público que quiere más y más de lo mismo, pero finalmente, comparando los discos, siempre se llega al lugar común, a la repetición de fórmulas y el estancamiento creativo. (Ojo, no estoy diciendo que eso sea malo para el público heavy metal).

Dicho esto, hay que señalar que Gamma Ray mantiene su filosofía y su buen gusto. "No World Order" es un disco impecable, en ejecución y producción, con canciones dinámicas, épicas y detallistas. Los arreglos, los coros, los riffs y la energía son lo mejor que tienen, haciendo un disco parejo y bien logrado que no aburre ni un solo instante. Grandes temas son 'Damn The Machine', 'Heaven Or Hell', la rapidísima y distinta al resto 'Solid' (muy Halford en su interpretación), la épica 'The Heart Of The Unicorn' y la más clásica 'Follow Me', todas aristas que componen este "nuevo orden mundial", que de nuevo no tiene mucho, pero sirve para seguir alimentando la sed de los heavy-fans del mundo.


Keko Peralta
tags

Contenido Relacionado