NS1R

No Soy Un Robot

2018. Independiente 

Uno de los grandes atractivos de este primer disco por parte de la banda bogotana No Soy Un Robot son los integrantes detrás de las ocho canciones que lo conforman. Hablamos de un cuarteto compuesto por músicos con trajín que han ido en diferentes direcciones. Cuando el grupo Seis Peatones estaba grabando su último álbum, “Polvo”, la comunicación entre el experimentado productor Pedro Rovetto (Superlitio) y el líder de la banda, Andrés Cardona, dio pie a crear un nuevo proyecto. A esa idea se sumó Santiago Pineda (ex Revolver Plateado) en guitarra y Alejandro Guliani a la batería. 

No Soy Un Robot tuvo un debut ante un gran público cuando tomó parte en el festival Día de Rock Colombia del año 2018. El material presente en “NS1R” exige un gran acople dado que este disco se grabó en los estudios Árbol Naranja en bloque, es decir con todos los músicos en la misma sala. Si me piden una definición, este es un cuarteto que toca rock a la vena. 

En los 25 minutos de duración de “NS1R” encontramos sonidos alternativos, uno que otro corte con cierta experimentación y algunos detalles de tipo electrónico. Sin embargo son los gruesos riffs, las compactas baterías y los versos cantados a tope los que se roban el protagonismo.

El gusto por el rock clásico y el blues por parte de Cardona es patente, con una sección vocal por su cuenta bastante ajustada a las melodías. El disco encuentra equilibrio, aunque por momentos la base instrumental se aprecia más fuerte que la voz. Entre mis canciones favoritas están la sosegada ‘Humo’, la hiper-rockera ‘Vudú binario’, el power de ‘Chaka’ y el vértigo de ‘Sáquenme’. 

Tenía la impresión que por el nombre de la banda estas canciones tendrían un matiz industrial o electrónico, no obstante el peso está en las cuerdas, con mucha garra en el ritmo y dando vigencia al rock sin envolturas. Veremos que tanto desarrolla la carrera de No Soy Un Robot vistos los compromisos de sus partes, por ahora su debut discográfico da para pensar en un futuro lleno de decibeles. 

Alejandro Bonilla Carvajal 

Contenido Relacionado