Amber Galactic

Amber Galactic

2017. Nuclear Blast

Tercera entrega del proyecto paralelo de rock clásico/AOR, de miembros de grupos de metal más extremo como Soilwork y Arch Enemy, aunque esos grupos siempre han tenido una cuota melódica importante dentro de su sonido más brutal.

El vocalista Björn “Speed” Strid (Soilwork), el bajista Sharlee D’Angelo (Arch Enemy), el guitarrista David Andersson (Soilwork) y el tecladista Richard Larsson, continúan explorando sus influencias de la música que escuchan en su adolescencia, por ello las referencias a grupos como Foreigner, Survivor, Abba y Electric Light Orchestra, entre otros, siguen siendo un ingrediente esencial de su sonido tal como en sus dos discos previos, quizás con la diferencia que en esta nueva placa han agregado una pequeña cuota de sonidos progresivos de los setentas, aportado principalmente por les teclados análogos de Larsson que tienen una participación preponderante en el disco.

Esa vena progresiva se percibe de inmediato en canciones como ‘Domino’ que posee una contagiosa línea vocal de Björn Strid; y ese es uno de los aspectos más cuidados del disco: las contagiosas líneas vocales que rápidamente se van colando en el oído del auditor con sumo agrado, si es que se siente afinidad con este tipo de estilo de rock más suave, pero sofisticado y elegante. La gran canción ‘Jennie’ robosa a Foreigner por todos lados, logrando uno de los puntos más altos del disco, así como la tremenda ‘Something Mysterious’ suena a Survivor por lo cuatro costados, como si el tremendo Jim Peterik estuviera en el teclado y el fallecido e inolvidable Jimi Jamison en la voz, en otro gran momento del disco.

Pero al principio del disco que tiene un montón de referencias al espacio sideral en sus líricas, tenemos una movediza y épica ‘Midnight Flyer’, la más rockera del disco; algo más bailable en la rítmica y contagiosa ‘Star of Rio’, más sonidos progresivos en ‘Gemini’ y algo tan básicamente rock ‘n’ roll como ‘Sad State of Affairs’ que recuerda un montón al Kiss de los inicios, para casi al final encontramos una extensa y muy interesante ‘Saturn in Velvet’, que sin duda recuerda a ELO por esos excelentes teclados de Larsson, el as bajo la manga que tiene esta banda.

En un momento donde hay muchas bandas nuevas “resucitando” sonidos de diferentes y gloriosas décadas pasadas del hard rock y el metal, no se puede acusar a The Night Flight Orchestra como de “oportunistas”, porque precisamente ellos fueron una de las primeras bandas en iniciar toda esta avalancha, y lo hicieron con muy buenos argumentos. Sólo escuchen sus canciones.

Cristián Pavez

Contenido Relacionado