Ejercicios Decimales (un experimento a lo Humano)

Nara de Shile

2018. Mauco Records

En su debut solista, Nara -Cristian Bustamante-,  guitarrista y fundador de la banda porteña Umbría en Kalafate, nos entrega una colección de diez cortes en el cual experimenta a su manera con la tradición poética y musical del canto a lo poeta. Titulado "Ejercicios Decimales, un Experimento a lo Humano", mezcla musicalmente elementos del rock y el noise en instrumentos como guitarras eléctricas y acústicas, controlador Moog, monotron y trompe, en un interesante ensayo y transformación de la herencia musical del canto a lo humano y a lo divino. Sin embargo, Nara lo lleva a un ejercicio, que surge en un contexto contemporáneo y en un lenguaje de música experimental.  

Grabado entre mayo y agosto del año 2017 en los espacios de Mauco Records en la comuna de Con Con, el álbum fue lanzado a mediados del 2018 dentro de la escena de Valparaíso. Sus líricas, mayormente escritas en décimas, son relatos de historias personales tomadas desde la cotidianeidad con chilenismos incluidos.  

La 'Opertura', un breve corte instrumental, sirve de antesala para las piezas cantadas, comenzando con 'La Común (A lo Humano)', que tiene una de las entonaciones más conocidas del canto a lo poeta y  es quizás uno de los cortes más cercanos a la tradición, tanto en su melodía vocal como en su acompañamiento armónico. Está compuesto por una décima que relata que hay que dejarse llevar y no pensar tanto "... es cierto, de chico viví rodiao de educación, pero escuché mi corazón como quien dice mi cuchara y escribí en mi guitarra, la sensación es mi razón".

'La Media Cueca de Antonio', es una composición que, si bien no sigue la forma de una cueca, está compuesta por cuartetas, que relatan el nacimiento de un niño. Su acompañamiento musical es simple y sincero con un rasgueo en guitarra acústica de metal. 'Lentejas con Ensalá a la Shilena', es un ejercicio de base noise, sonidos de controladores y acoples de guitarra, que se contraponen para ser la plataforma de una letra que es tomada de lo cotidiano: la preparación de la comida con picardía y chilenismo "el secreto 'e las lentejas, es hacerlas con pasión, dejar a un lao la razón y cerquita la pareja".

En 'No Podía ser tan Bueno', una superficie de sintetizador, genera un hipnótico colchón armónico sobre el cual se relata con pasividad la caña de un día domingo, pasando a 'Melvin de Chirimoya' pieza en la que la guitarra asemeja el toquido del guitarrón chileno, presentando en sólo una décima, un relato al clásico melón con vino, en esta ocasión hecho con chirimoya. En 'Ostiones al Pil Pil en Declive', las décimas son acompañadas solo por un trompe y una base de sintetzador. 

Un corte totalmente sónico llega en 'Queque de Yerba': no hay melodías ni acordes de guitarra, sólo sonidos de sintetizadores que se contraponen  a lo largo de un minuto. En 'Que Venga el Otoño', se sostiene el sonido más experimental y noise, en esta ocasión mucho más agudo e incisivo que los anteriores, con una décima completamente susurrada. En el cierre y al igual que en su comienzo, Nara propone otro corte instrumental, llamado 'Cerradura', pieza muy volátil que invoca los colores y texturas de su banda Umbklft.

Los ejercicios de Nara representan, sin duda, una nueva lectura y transformación de la tradición del canto a lo poeta, y tienen el mérito de acercar este tan rica tradición de nuestro país a nuevos oídos, llevándola por nuevas dimensiones sonoras. Estas experimentaciones reflejan la simpleza y el diario vivir en sus líricas y son una experiencia sónica sin pretensiones, que dan un resultado totalmente sincero y humilde.   

Ilse Farías A.

Contenido Relacionado