M.I.J.O

M.I.J.O

2018. Independiente 

¡Vaya mazazo! Estamos ante un auténtico álbum de rock pesado provisto de singulares tonalidades para un resultado de ocho canciones, ocho aplastantes canciones. M.I.J.O es una banda liderada por un baterista, caso poco común en el rock and roll más allá que quieras citar a Dave Grohl o Phil Collins, aunque en este caso nuestro hombre se mantiene detrás del kit de tambores. Hablamos de Adolfo Torres, baterista, vocalista y compositor de estos temas. 

El trío lo complementa Jose Carlos Muci en la guitarra eléctrica y Andrés Dizeo en el bajo, quienes logran una sinergia, los temas fluyen aquí con electricidad y un verdadero sentido rítmico. Entre los surcos del disco hay devoción por el rock clásico; las sombras de Alice In Chains y Black Sabbath emergen, más el grupo las disipa por momentos con su refulgencia. 

Todo el material está cantando en inglés. De la mano de su monolítico sonido se muestra otra orilla del hard rock o el heavy metal con sus coros, y cuidadoso enfoque de las voces. La cohesión propia de un power trío quedó bien capturada en este CD, con gruesas líneas de bajo, espesos riffs y una sesión de batería como para tirar los muros abajo.

‘The Inner Struggle’ cruje con sus acordes y vocales que se difuminan en la neblina. La instrumental ‘March of the Red King’ expone los quilates percusivos de Torres, mientras el carácter acústico de ‘Just a Wall’ trae consigo sosiego y un aura propia de las bandas psicodélicas de los 70.

La inquietud se presenta al apreciar la dinámica que tiene una pieza como ‘Purge Me’, con la banda tirada al vértigo. ¿Cómo será un show de M.I.J.O con su baterista al micrófono liderando tan resonante tema? 

Probablemente mi corte favorito resulte ‘Slingshot’, poco más de seis minutos en que la banda se aprecia agresiva y contundente de palmo a palmo. El final nos ofrece otra pieza instrumental de bastante soltura, ‘Grow New Skin’, y se remata con un tema a dos partes: ‘In The End (Love Comes Around)’, este último es quizá el menos impactante de todo el registro. 

En momentos en que el rock nacional pareciera resbalarse por la cuenca del indie tropical o la del tocar el metal más exabrupto, es bueno toparse con discos como este debut por parte de M.I.J.O; canciones brillantes, sin mayores lujos que los que da una interpretación genuina. 

Ricardo Suescún       

Contenido Relacionado