Damned If You Do

Damned If You Do

Nuclear Blast. 2018

Lo mejor que le podía pasar a Metal Church fue el regreso de su segundo y gran vocalista Mike Howe, con quien la banda grabó algunas de las mejores placas de su carrera como “Blessing In Disguise” (1989) y “The Human factor” (1991). Howe se reintegró a la banda justo a tiempo para grabar las voces en el anterior “XI” (2016), disco con el cual la iglesia del metal retomó su legendario y característico sonido, un regreso a la raíces que puso nuevamente al combo de Seattle en el mapa metalero mundial. Por ello, hoy, tras muchos conciertos en el cuerpo y con Howe participando activamente en la composición junto al líder, el guitarrista Kurdt Vanderhoof, se puede asegurar de forma categórica que “Damned If You Do” es el mejor álbum del grupo en décadas, específicamente desde el último disco que grabaron con Howe antes de su partida, “Hanging In The Balance“, de 1993.

El sonido clásico de la banda, a medio camino entre el thrash y el US power metal retorna vigoroso y muscular, con una cuota de melodía y con esa dosis de oscuridad que estaba presente en sus dos primeros discos, el homónimo de 1984 y “The Dark” (1986), los que fueron grabados con el fallecido David Wayne. Desde el inicio, con el épico tema titular, el álbum respira calidad; se presiente de inmediato que el auditor estará delante de un gran trabajo y las siguientes canciones lo van confirmando. La grandiosa ‘The Black Things’ nos remonta a 1989, cuando debutó Mike Howe en la banda. La labor del nuevo baterista Stet Howland (ex W.A.S.P.) es precisa y ajustada, complementándose de forma milimétrica con el bajista Steve Unger y el guitarrista rítmico Rick Van Zandt, pero son sin duda Howe y Vanderhoof las estrellas de la placa: el primero con una interpretación vocal sideral, demostrando que no ha perdido un ápice de potencia en su voz; y el segundo metiendo solos y licks de categoría y rescatando los riffs más reconocibles del sonido Metal Church. ‘By The Numbers’ suena demoledora, con un groove infeccioso y una excelente percusión de parte de Howland, en un tema que junto al anterior pueden ser considerados como nuevos clásicos instantáneos del ensamble.

‘Revolution Underway’ rebaja un poco la intensidad pero agrega una importante cuota melódica, donde se puede disfrutar de todas las tesituras de la gran voz de Howe, un vocalista que merece mucho más reconocimiento. ‘Guillotine’, precisamente, le hace honor a su nombre: una canción cortante y afilada que va directo a la yugular con un ritmo trepidante y unas crujientes guitarras. ‘Rot Away’ va al costado más thrasher y aprieta el acelerador a fondo, lo mismo ocurre con la demoledora ‘Out Of Balance’ donde el doble bombo de Howland acentúa la velocidad en las partes rápidas. Se trata de los temas más veloces de la placa. Pero son los ritmos entrecortados como ‘Into The Fold’ los que dominan el álbum, sacando a relucir toda la renacida inspiración actual en ‘Monkey Finger’ y en la final ‘The War Electric’, otro tema aguerrido y acelerado que deja con ganas de más, claro síntoma de cuando se está delante de una gran obra.

“Damned If You Do” representa un gran renacimiento del mejor Metal Church, con dos titanes como son Mike Howe y Kurdt Vanderhoof, luchadores incansables para brindarnos el mejor Heavy Metal después de 35 años de trayectoria, en un disco que va directo al top ten de lo mejor del año. Recen sus plegarias y préndanle una velita a Metal Church, nunca es tarde para que reciban un poco de justicia (divina) en reconocimiento a su talento y calidad.

Cristián Pavez

 

Contenido Relacionado