Lo estático

Martino Park

2018. Independiente 

Este quinteto bogotano brinda un interesante primer trabajo discográfico. Básicamente, hay una descarga de electro-pop con singulares guitarras eléctricas bajo un tono reflexivo y melancólico en sus líricas. A partir de una serie de presentaciones en la ciudad, Martino Park ha ido dando forma a este material, rebosante de sensibles momentos con un peso instrumental de calidad. 

Algo es claro, la banda se encuentra influenciada por el rock británico de la primera mitad de los años ochenta, con ciertas reminiscencias al rock español actual, más precisamente al indie ibérico que ha venido calando en nuestro país con nombres como los de Vetusta Morla o Niños Mutantes. En total las nueve canciones presentes gozan de una producción correcta y un acertado tratamiento vocal por cuenta de Nicolás Ayala. 

‘Desaparecerás’ tiene mucho gancho, y ese toque retro de power-pop. Por su parte ‘Tocar el cielo’ se percibe radiante aunque no tan original en su estructura. ‘El horror’ es la mejor credencial indie de la placa, apuntando al electro-rock en estado puro. Mientras ‘Lo estático’ es una gran composición, dotada de carácter y matices, con un frenético remate.  

Martino Park expone un sonido actual, concebido para audiencias tanto jóvenes como para aquellas marcadas por el encanto de la primera ola del pop-rock en nuestra lengua. Sin embargo el disco culmina con dos piezas cantadas en inglés, ‘Barely Nice’ y ‘Thirst’. La primera en el renglón del rock n’ roll y la segunda atmosférica e intima. 

“Lo estático” es un termómetro de las influencias y capacidades del indie rock nacional. Fieles a su exploración electrónica e instrumental, estos músicos logran transmitir vitalidad con una oscura elegancia. 

Ricardo Suescún 

Contenido Relacionado