Major/Minor

Major/Minor


2011. Vagrant

Con 14 años de trayectoria y una discografía relativamente extensa bajo el brazo, Thrice irrumpe con “Major/Minor”. Este octavo larga duración es la guinda de la torta a la acertada evolución de los californianos, fusionando el rock alternativo de Vheissu, la versatilidad musical y experimental de “The Alchemy Index”  y la avanzada sónica de “Beggars”.

De la camada de bandas como The Used, Finch y Thursday, Thrice ha sabido reinventarse y desmarcarse de la etiqueta de post-hardcore, pasando con total naturalidad y autoridad del hardcore-punk de sus inicios al armonioso rock experimental y alternativo de su presente.  

En “Major/Minor” no existe un excesivo virtuosismo en la ejecución instrumental, pero sí hay  solidez y cohesión musical. La base, a cargo de los hermanos Breckenridge, Eddie y Riley  (bajo y batería, respectivamente), logra generar un tempo atractivo y potente a lo largo de todo el LP. Las guitarras funcionan a la perfección. Si bien no hay riffs demoledores, Dustin Kensrue y Teppei Teranishi generan un ambiente oscuro y grueso fusionando guitarras en tonos bajos y cuerdas acústicas utilizadas oportunamente.

El desempeño en las voces resulta un impecable complemento a la línea musical. Gritos controlados y melódicos, pasión e intensidad en la ejecución Sobre las letras, cabe destacar la impecable labor de su vocalista. Pareciera que cada canción fuera una petición o una búsqueda de la verdad, un manifiesto ante la decepción y falta de esperanza en la que ha caído nuestra sociedad. En definitiva, Kensrue muestra descontento y compromiso social en textos, lo que estimula y desafía el intelecto e inmediatamente sitúa a “Major/Minor” en un nivel más alto.


Canciones destacadas: ‘Yellow Belly’, lo más agresivo de su catálogo en sonido y líricas. Antes del minuto de canción Kensrue vocifera hostil y energéticamente “you don´t care”, siendo la antesala perfecta de una estrofa impetuosa y potente.

 Por su parte, ‘Blur’ recuerda pasajes de “The Artist In The Ambulance”, tanto en el ritmo acelerado del comienzo y estrofas, como en el tempo cortado del final. ‘Disarmed’, el último track del disco, merece una mención honrosa por el simple hecho de finalizar con voces en coro, recurso que extrañaba desde ‘Firebreather’  (The Alchemy Index). ‘Promises’, ‘Call it in the air’ y “Anthology” tienen un factor en común: coros desgarradores que llevan a Kensrue a evidenciar su calidad vocal y su asertividad para crear líneas vocales. 

En suma, “Major/Minor” es una la prueba fehaciente de que Thrice parece encontrar un clímax en cada producción, pero a la vez, muestra la intención de la banda de seguir experimentando artísticamente y llevar su potencial al siguiente nivel. Al parecer, los californianos no tienen techo y ésa es una cualidad que los fans siempre agradecerán.

Por Xabier Elorriaga Davagnino

tags

Contenido Relacionado