For The Cause

Madball For The Cause

2018. Nuclear Blast

3 décadas y firmes en la pelea. Con todo el camino recorrido, Madball podría apelar, perfectamente, al uso y abuso del hardcore que ellos mismos ayudaron a reconstruir desde su irrupción a finales de los 80, cuando el circuito que los formó comenzaba a ser cuestionado. “For The Cause” es el noveno round en estudio del combo neoyorquino y trasluce su interés por seguir sonando actuales y relevantes. Para cumplir ese objetivo, el rol de Tim Armstrong en coproducción fue clave.

Y la participación del hombre fuerte en Rancid no es mera casualidad. Su vínculo con el under de la Gran Manzana data de mediados de los noventas y en visión pocos le hacen el peso. Uno escucha ‘Rev Up’, con el fraseo del rapero Sick Jacken (The Psycho Realm) y esa unión con la pegada clásica del grupo suena simplemente brillante; “For The Cause” dista mucho de la crudeza de muestras referenciales como Look My Way (1998), pero cumple con reflejar varios intereses en la órbita de Madball.

Sin forzar un apego melódico, las armonías de Freddy Cricien en ‘For You’ cumplen con el ímpetu de Armstrong por ampliar la muralla genérica del New York Hardcore. ‘Old Fashioned’ resalta la armada metalera del histórico Matt Henderson (guitarra) y qué acierto es tenerlo, al menos, en el estudio para apoyar desafíos de peso junto a otra gran adquisición: Mike Justain. El ex Unearth ha sido fundamental en la actualización del cuarteto.

Al igual que sus hermanos de ruta, Agnostic Front, acá se defiende ante las nuevas generaciones el valor del viejo punk rock y ‘The Fog’ encuentra a Steve Whale (The Business) y el mismísimo Tim en un interesante mestizaje de New York Hardcore y Oi!. Hablando de reencuentros y raíces, ‘Evil Ways’ luce al siempre furioso Ice-T, listo y dispuesto para disparar contra todo los que se pasen de la raya. ¿Qué más se puede pedir? “For The Cause” muestra a Madball en un temible presente y bandas de su nivel y garra arriba del escenario no abundan. Otro acertado puñetazo para seguir admirando a la bola brava.

Francisco Reinoso

tags

Contenido Relacionado