Los Bunkers

Los Bunkers
2001. Big Sur Records

Un sorprendente trabajo nos entrega esta banda de Concepción formada por Álvaro López en guitarra y voz, Francisco y Mauricio Durán en guitarras, Gonzalo López en bajo y Mauricio Basualto en batería; un disco lleno de matices y armoniosas melodías que son apoyadas por una perfecta base batería-bajo y por una estrecha comunicación entre las guitarras, que se entrecruzan realizando bellas figuras que le dan un toque distinto y fresco al sonido de este grupo. Por otro lado, recorriendo el disco en su totalidad, es posible apreciar la importancia que tienen los coros en todas las canciones, pues complementan a la perfección la voz de López y le da un sonido muy en la onda Beatles; pero no se quedan sólo en eso, pues cada uno de los músicos aporta con la originalidad necesaria para sacarse al grupo británico de encima y finalmente lograr su propio estilo.

A lo largo de la placa encontramos una tenue influencia de los chicos de Liverpool, sobre todo en algunas armonías y formas de interpretación, asimismo también están presentes elementos característicos de bandas como Los Tres o Santos Dumont, básicamente porque la producción musical del disco fue realizada por Mauricio Melo, guitarrista de esta última agrupación. Pero es necesario señalar que el disco, y sus diez canciones originales, sólo evoca algunos sonidos de los grupos mencionados, pero logran desprenderse de ellos y así, entregar una música que claramente es de Los Bunkers y no una recreación de temas compuestos por estas otras bandas. En este sentido, es destacable el hecho que recuerden a agrupaciones tan importantes y que a la vez ello sea tan sutil que no perjudique el sonido propio del quinteto penquista.

El disco, grabado en los estudios Konstantinopla por Carlos Cabezas y Roberto Martí, comienza con uno de los temas mejor logrados de la producción, este es 'El Detenido', que refleja de buena manera lo que es el grupo en su conjunto: un bajo muy original, una sólida batería, bellas armonías logradas a través de los coros y una muy buena letra que llega hasta lo más profundo del que la escucha. Luego, sigue el sencillo 'Fantasías Animadas de Ayer y Hoy', cuya entrada se asemeja al sonido que Los Tres tuvieron en su segundo disco "Se Remata El Siglo", pero que con el transcurso de los minutos adquiere vida propia, hasta el punto en que uno se olvida de la similitud inicial y se deja llevar por una delicada armónica que acompaña y adquiere protagonismo hacia el final de la canción.

De esta manera continua la placa, combinando temas lentos como 'No Sé', 'Jamás', 'Nada Me Importa' -uno de los puntos altos del disco- con otros más rápidos y rock & rolleros como 'Yo Sembré Mis Penas De Amor En Tu Jardín' y 'Papá No Llores Más', que cuentan con buenos arreglos de guitarra que se acercan a un sonido más Rockabilly y "solos" que rememoran la magia del Rock & Roll.

Así, el disco se acerca al final con 'Entre Mis Brazos', un corte con un ritmo pegajoso y un sonido sesentero que culmina con un correcto "solo" de teclado, lo que le otorga otro elemento de valor al sonido de la banda. La última composición original del álbum es "Quiero Descansar", más reposada que las anteriores, compuesta en su totalidad por el vocalista Álvaro López, y que destaca por un slide de guitarra que desaparece magistralmente en distintos momentos, pero que le da la atmósfera necesaria y el toque justo para diferenciarla del resto del álbum.

El final del cedé llega con 'El Derecho de Vivir en Paz' de Víctor Jara; un bonus track que fue registrado durante la presentación del grupo en las Raras Tocatas Nuevas de la radio Rock And Pop, y que sin lugar a dudas es, junto a 'El Detenido', lo mejor de una placa más que sólida, que sin variar los ritmos en gran medida, aporta a ratos con un estilo sesentero pero renovado y que logra mantener la expectativa durante más de cuarenta minutos de buena música. Totalmente recomendable el debut de esta promisoria banda nacional.

Rodrigo Carvajal

Contenido Relacionado