Living Proof

Living Proof
2010. Silverstone-Jive

A sus 74 años el mayor representante de la escuela eléctrica del west side de Chicago, sigue sumando éxitos en su carrera y por lejos se divisa una despedida. Buddy Guy desenfunda su Stratocaster para revalidar sus votos de guitarrista pirotécnico y reinventor de la electricidad. En “Living Proof”, Buddy hace dupla con el gran productor Tom Hambridge, quién ya había trabajado en el afamado “Skin Deep” y que suena como el continuador de esa famosa placa de 2008.

Las 12 canciones que componen el disco, surgieron de conversaciones de Buddy Guy en la ruta y hablan de su carrera, la espiritualidad y reflexiona sobre su vida, es por eso que notamos un aire nostálgico por regresar a las bases del blues eléctrico, muy directo y con un poder que hace años no veíamos al guitarrista de Louisiana. La portada no puede ser más reveladora, Buddy Guy en un tono sepia, que de inmediato lo relacionamos con lo vintage y la frase que justamente es el título de su primer corte ‘74 Years Young’, es que nuestro amigo Buddy se siente más joven que nadie, con una guitarra incandescente, pero que al mismo tiempo puede reproducir tan hermosas melodías  como ‘Everybody’s Got The Go’, el sentido homenaje a una de sus mayores inspiraciones, su hermano Phil Guy.

Pero "Living Proof" se caracteriza por el sonido crudo, como ‘Thank me Somebody’ que explica la manera rústica de hacer blues en su querida Louisiana, es por eso que retoma riff característico y el sonido arrastrado de las orillas del río Mississippi. El single y que fue ampliamente difundido por su sello antes del lanzamiento del disco, es una de las piezas esenciales del blues moderno, ya que reúne a dos viejos amigos que a pesar de llevar más de 50 años juntos en la carretera, nunca habían grabado formalmente un tema. La oportunidad se dio gracias a que Hambridge quiso retratar la gran amistad que los une y que a comienzos de años les dio la posibilidad de llevar una gira juntos por todo Estados Unidos. Ese amor por el blues quedó reflejado con la hermosa ‘Stay Around A Little Longer’.

Si es por invitados de lujo, Living Proof no se queda atrás, por que otro amigo inseparable es Carlos Santana, que imprime con sabor latino ‘Where The blues Begins’. El shuffle de vieja escuela revienta la pista con ‘Let The Door Knob Hit Ya’ y el recuerdo a Sweet Home Chicago. El álbum cierra con ‘Skanky’ con instrumental con cambios de ritmos que demuestra el buen estado como guitarrista, manteniendo el vigor y la prestancia que los años ha dado a uno de los personajes fundamentales en la electrificación del instrumento. "Living Proof" se anota como uno de los mejores discos de Buddy Guy en los últimos 10 años y toma la línea de su obra noventera por antonomasia como ‘Damn Right I’ve Got The blues’, con esto quiero decir que tenemos Buddy Guy por varios años más.

Claudio Ibarra
tags

Contenido Relacionado