Live Over Europe

Live Over Europe
2011. JR Adventures

¿Alguien dudaba que Black Country Communion sería una banda demoledora en vivo? Glenn Hughes, Joe Bonamassa, Jason Bonham y Derek Sherinian, cuatro carreras que se unieron para hacer – tal como ellos no se cansan de remarcar – música que nadie más hace en estos tiempos. Dos álbumes que ponen los pelos de punta para los amantes del legado de Deep Purple, Led Zeppelin o Free y que habían quedado algo aislados por la imposibilidad de las agendas de Hughes y Bonamassa para salir a tocarlo.

Nadie podrá que BCC es una banda, no un proyecto. Pero eso es ahora, ya consolidados en vivo. Lo curioso es que parecían tener ese carrete desde el primer día. Aquella expectativa está retratada puramente en “Live Over Europe”, que es la primera y hasta ahora única gira del cuarteto. Y vaya documento.

Están prácticamente todas las canciones que uno quisiera que estuviesen de los dos álbumes de BCC. A eso sumen un tema de la carrera solista de Bonamassa (‘The Ballad of John Henry’) y una versión a ‘Burn’ de Purple. Suficiente como para completar una hora y media de puro fuego en vivo.

La voz de Hughes a estas alturas del partido no se puede creer. Y por toda la técnica que pongan Sherinian y Bonamassa en sus instrumentos, esta es la banda del bajista. Su resurrección en una era que lo tenía olvidado. Desde la partida con ‘Black Country’ no deja dudas de que esta pasada la está disfrutando como niño y no se guarda nada. Difícil elegir un momento por sobre otro – el DVD fue tomado de distintas presentaciones, por lo que ya trae detrás el concepto de “lo mejor de…” – pero personalmente me quedo con ‘Faithless’ y ‘Cold’, donde mejor se conjuga la colisión de elementos que estos 4 tipos aportan.

El registro es de gran calidad. Se hace buen uso de los colores y la cámara lenta, jugando con el elemento vintage y heroico de algunas de estas composiciones. Eso es justamente a lo que juega Black Country Communion, a traer de vuelta el aroma a todos los héroes de principios de los 70. 

El DVD incluye dos discos. El primero con el material en vivo, y el segundo con extras. De este último destacamos el ya infaltable mini-documental de 20 minutos que supuestamente comparte pormenores de la gira, pero también ahonda en la existencia de la banda misma. 

Si todavía existiese un fan de aquel primer hard rock (tan bluesero en su esencia) que no conoce a  Black Country Communion, aquí hay una excelente vía de acceso. Para verlo varias veces, y eso no pasa muy seguido con este tipo de entregas.

Juan Ignacio Cornejo K.

Contenido Relacionado