Live Love in London

Live Love in London
2011. InsideOut Music

Esta sí que es una banda de culto. Que no se tome como un juicio de valor: sea cual sea el gusto de cada uno, reconocemos en King’s X a una agrupación que ha sabido mantenerse por décadas como referente del underground. Sonoramente, se les reconoce por dictar los patrones que el grunge abrazó. Bueno, todo eso ya lo deben saber. Lo que tenemos aquí es un retrato de la agrupación tocando donde más cómodos se sienten. No me refiero sólo a Londres. También es el recinto. El Electric Ballroom es un espacio representativo: esa es la magnitud de King’s X, no quisieron ni disfrazarlo ni ocultarlo. El trío aparece en su hábitat y se nota.

En el marco de la promoción de su último trabajo de estudio, “XV”, el tridente integrado por Doug Pinnick, Ty Tabor y Jerry Gaskill se anota con un set no del todo equilibrado. Claro, tampoco poseen un catálogo de grandes éxitos que permita administrar las energías de su show del modo convencional. Sí hay temas con historia. No podían faltar ‘Dogman’ (demoledora versión) y la seguidilla de ‘Summerland’, ‘Over my Head’ e ‘It’s Love’. Como la lógica de la industria lo indica, también condimentan con varias muestras (y posiblemente excesivas) inclusiones de tracks de “XV”. ‘Move’ y ‘Julie’ brillan tal cual lo hacían en la placa y no desconoceremos la energía de ‘Alright’. El resto, desbalancea el set.

El asunto del equilibrio es relevante. Pues en lo que respecta a revisitar sus años clásicos, está todo lo que uno desearía. Hay temas de prácticamente todos sus álbumes, sobresaliendo su trilogía “Out of the Silent Planet”, “Gretchen Goes to Nebraska”, y “Faith Hope Love”. El asunto es que post 1998, sólo tenemos los cortes de “XV”. ¿Y “Ogre Tones”?

Visualmente, “Live Love in London” es fiel con preservar las performance, y el tamaño del escenario colabora con mostrarnos cómo se genera la sinergia de estos tres tipos. El DVD incluye extras curiosos. Un Behind the Scenes bastante poco justificado y aburrido. Sin embargo, los temas ‘Fall On Me’ y ‘Everybody Knows a Little Bit of Something’ (del imprescindible “Gretchen”) en versión 1990, son fuera de serie.

Al final, “Live Love in London” cumple más con los amantes de los primeros diez años de carrera discográfica de King’s X que quienes llegaron después de ese periodo. Como sea, es totalmente recomendable, viniendo, además, de una de las agrupaciones regalonas de la casa.

Juan Ignacio Cornejo K.