Raise Vibration

Lenny Kravitz - Raise Vibration

2018. BMG

Las canciones fueron apareciendo mientras dormía. ”Me despertaba a las 3, 4 y 5 de la mañana con estas canciones en la cabeza. Eso pasa muchas veces, en algunos álbumes eso pasa menos, pero para este disco pasó más veces que en el pasado”, le dijo Lenny Kravtiz a Televisa en su paso por México.

Así, con aparentes revelaciones, el neoyorkino fue confeccionando “Raise Vibration”, su undécima obra, donde el cantante repasa en 12 cortes algunas de sus marcas registradas: canciones funkeras, rock setentero y las incansables baladas. Con el músico, como siempre, encima de casi todos los instrumentos. ‘We Can Get It All Together’ abre como un canción sacada de una iglesia estadounidense, con un teclado que proporciona largas notas que van sosteniendo las onderas frases de Kravitz. Luego, La suave y bailable ‘Low’ se perfila como su nuevo corte destacado. Constantes “hooo”, a la usanza de Michael Jackson, van adornado el funkero hit. ‘Who Really Are the Monsters’ y ‘It's Enough’ son dos de las que cargan letras más filudas. En la primera, con ritmo estilo Prince, además de preguntar “¿quiénes son realmente los monstruos?”, dispara: “La guerra no se detendrá mientras sigamos tirando bombas”. En la segunda aborda distintas manifestaciones de violencia. “Calibre .45 en la cara/ Le dispararon en la cabeza debido a su raza/ Ahora que está muerto,/ ¿vamos a defender su caso?”, comienza cantando, para luego seguir: "¿Qué está pasando en Medio Oriente?/ ¿De verdad crees que es para mantener la paz?/ Cómo nos gusta controlar una tierra extranjera/ Tomando lo que podemos es siempre el plan".

‘Raise Vibration’, la canción, es uno de los buenos momentos del disco con una guitarra que va siguiendo al canto, para desembocar en un espaciado intermedio que bien podría ser parte de la banda sonora en una cinta del viejo oeste. ‘Johnny Cash’, otra de las destacadas, con ritmo tranquilo recuerda cuando el fallecido cantante y su esposa, June Carter, contuvieron a Kravitz en el momento en que murió su madre, en 1995. Según Kravitz ha contado, él se encontraba en la casa del productor Rick Rubin cuando recibió la llamada que le informó que su madre había muerto. Ahí también estaba Cash y Carter. “Solo abrázame como Johnny Cash/ Cuando perdí a mi madre/ Susurro en mi oído/ Al igual que June Carter”, canta Lenny. ‘Here to Love’ suena como una canción ya compuesta, con una letra abundante (demasiado) en paz y amor, otra de las marcas de Kravitz. Para el final el disco va decayendo con cortes lánguidos que terminan siendo olvidables. También para los medios mexicanos, Lenny dijo que este era su mejor trabajo. Pero “Raise Vibration” está lejos de ser su mejor disco. Es un álbum regular con algunos buenos momentos. No más que eso. No nos engañes, Lenny.

Juan Pablo Andrews

Contenido Relacionado