Jugando Con La Muerte

Jugando Con La Muerte
2010. Independiente

Un excelente debut es el que presenta El Gran Temor, power trío con influencias rock – blues, mezcladas con sicodelia, que con “Jugando con la muerte” reúne recursos tan difíciles como la métrica del blues, la eclecticidad de la sicodelia y la inspiración de la improvisación. No es un disco tan fácil de escuchar, pero está muy bien trabajado y suena a gran nivel.

Todas estas características mencionadas anteriormente se funden en una oscuridad propia de la crudeza del stoner, sin olvidar las referencias setenteras, que desde el nombre del grupo (¿guiño a Grand Funk?) hasta el color de sus guitarras pasan por un filtro con olor a antiguo.

El primer track es ‘Infortunio’, una canción oscura, con muchas partes y con un final épico, que funde poderosos colores en el bajo con los ruidos de un efecto de flanger en la guitarra, lleno de sicodelia. Le sigue el tema que le da el nombre al disco, poseedor de mucho power y con una estructura más blues, sin dejar de lado la oscuridad.

‘La Niebla’, se transforma en otra canción pesada, bien stoner, con distorsiones sucias al tope y una voz con reverb, bien clásica. En ‘Estrella’ se van a un rock más clásico, con un tempo un poco más acelerado y un riff bien logrado. Un excelente track.

Después del excelente instrumental con aires setenteros  ‘Solitaria’, saltamos a ‘Noctámbula’, otra canción con mucha sicodelia, sonidos análogos y un relieve muy marcado, con una parte intermedia reposada, para luego volver a la intensidad del riff. Los sonidos se saturan aún más con ‘Las alturas’, un número en el que la guitarra no deja de recordarnos al gran Jimi Hendrix, pero con una estética con guiños doom.

Para terminar, ‘El Tiuke’ comienza con los sonidos de un trompe y, sumado al tempo medio andino, al más puro estilo de Los Jaivas, corresponde al track más chileno del disco. Un ritmo chileno, guitarras teñidas de poder y de oscuridad y una lírica contingente, hacen de  esta la mejor canción del disco.

Un disco redondo, sin puntos bajos y bastante esperanzador, de cara al futuro de esta promisoria banda. Sonidos que a través de una mezcla de influencias disímiles, logran adquirir una identidad, formando un estilo genuino, atemporal y muy bien logrado.

Rodrigo Carvajal U.