Tied to a Star

Tied to a Star

2014. Sub Pop

J Mascis aborda "Tied to a star" como si fuese un curso de perfeccionamiento. Hay simbolismo detrás de la elección de un primer single -'Wide awake', a dueto con Cat Power- que depende por completo del fingerpicking. La técnica no le da tregua a sus dedos: requiere que actúen con cirujana precisión sobre las cuerdas de nylon. Todo lo contrario a la desprolijidad que se permite al estar rodeado de efectos en Dinosaur Jr.

Detrás del disco, una historia familiar: líder de grupo de rock publica trabajo acústico en solitario. "Tied to a star" tendría la complexión de un affaire típico, de no ser porque su autor jamás escatima en corriente. La mezcla cede el protagonismo a la guitarra de palo, pero su hija eléctrica es el instrumento favorito de Mascis. Por eso hay canciones en este "trabajo acústico" con múltiples solos ('Every morning', 'Trailing off'), montados como parte del coro.

Ciertos momentos de "Several shades of why", el álbum anterior de Mascis, le seguían el hilo a Nick Drake y David Crosby, pero "Tied to a star" explora más atrás en el tiempo y lejos en el espacio con el raga rock de 'Heal star', que despeja cualquier duda sobre la naturaleza del disco. Bajo ningún punto de vista califica de tregua para manos cansadas, ni de rito transicional hacia la vejez; es más bien un ejercicio intrépido y aventurero.

Eso no significa que esté libre de los tics de Mascis. Su falsete clásico toma la batuta en 'Stumble' y 'Come down', dos canciones de esquema parecido en las que una base electrificada -cambiante en la primera y estática en la segunda- sirve de colchón para que la guitarra acústica se tienda encima. "Tied to a star" es la continuación natural de "Several shades of why", pero sin la claustrofobia de su predecesor y con más country que folk.

Andrés Panes
 

 

tags

Contenido Relacionado