Several Shades Of Why

Several Shades Of Why

2011. Sub Pop

Seguro que algunos echarán de menos el volumen a tope y los largos solos de guitarra y ese nervio electrificado de feedback y distorsión que ayudó a convertir a Dinosaur Jr. en una leyenda del rock alternativo. Pero los que siguen al mago y no a sus trucos, encontrarán en el debut de J. Mascis, el cantante, guitarrista y corazón de un grupo activo desde 1984, una de esas joyas desnudas y entrañables, que a la larga pueden ser tan imperecederas como lo mejor del catálogo de su banda madre.

“Several Shades of Why” es el primer disco solista de Mascis, hombre que a sus 45 años ha decidido firmar a título personal una colección que, de entrada, sorprende por su perfil acústico, sin baterías y con ocasionales irrupciones de guitarra eléctrica. Lo del estreno solista, en todo caso, es un tema a resolver para fanáticos: Mascis grabó prácticamente solo “Green Mind”, de 1991, y, a bordo de su proyecto J. Mascis and The Fog, también publicó un álbum, donde incluso registró todas las partes de batería. Pero si entendemos un álbum solista como el momento exacto donde asoma la voz más interna del que suscribe, entonces este es el punto de inicio de la independencia artística de Mascis.

Nunca antes las históricas comparaciones con Neil Young (por su estilo de canto y forma de tocar la guitarra) tuvieron más sentido que a lo largo de este manifiesto intimista que Mascis acaba de publicar. En la canción que da el título al disco, por ejemplo, asoma algo del manual de “After the Gold Rush”, con esa voz registrada a centímetros del micrófono, casi como si te estuviera cantando a través de los audífonos, y un elegante arreglo de cuerdas (violines, en este caso) cortesía de Sophie Trudeau, de Godspeed You! Black Emperor. Una gema melancólica y que es una verdadera cumbre del álbum.

‘Is It Done’, por otro lado, es una melodía imperdible, porque ahí se puede rastrear la exquisita técnica de Mascis en guitarra sin distorsión ni volumen al máximo. Como decíamos, casi como si un mago revelara sus trucos, aunque en la medianía el tipo se tienta con un breve solo eléctrico que irrumpe como un autohomenaje a su leyenda de rockero de fuste. Lo mismo pasa en ‘Not Enough’, un tema que de haber tenido el bajo de Lou Barlow y la batería de Murph perfectamente pudo haber sido incluida en “Beyond” (2007) o “Farm” (2009), los discos que alimentaron el alabado retorno de Dinosaur Jr. con su formación original. Ben Bradwell, de Band of Horses, es uno de los compinches que acompaña en coros a un hombre que desenchufó los equipos y se dejó oír como nunca antes lo hizo.

Mauricio Jürgensen

Contenido Relacionado