Inertia

Inertia
2001. Insideoutmusic

Un excelente trabajo instrumental trae de vuelta a este grande de los teclados como es Derek Sherinian, reconocido por su trabajo en Dream Theater, en sus bandas Planet X, Platypus, destacado músico de sesión (Alice Cooper, Kiss) y parte del grupo que Yngwie Malmsteen posee en la actualidad. El disco brilla por la acertada mezcla que Sheridian hace del jazz, el rock progresivo, el heavy metal e incluso el blues, en un álbum lleno de virtuosismo, en donde se hace acompañar por músicos de la jerarquía del violinista Jerry Goodman (Mahavishnu Orchestra), el legendario baterista Simon Phillips (también productor del elepé), los guitarristas Zakk Wylde y Steve Lukather y los bajistas Tony Franklin, Jimmy Johnson y Tom Kennedy.

Es que Sherinian es uno de esos músicos que son respetados por los exponentes de todas las corrientes musicales, por su increíble estilo y eximio manejo de su instrumento. Aquí hay de todo, desde riffs metaleros, cambios rítmicos jazzeros, emotivas introducciones en piano, largos pasajes instrumentales progresivos, múltiples armonías entre los distintos instrumentos, en temas como el mismo 'Inertia', 'Frankestein', 'Mata Hari', 'Evel Knievel' y otros, en donde el tecladista demuestra su talento como compositor y su amplitud estilística a la hora de tocar. También llaman la atención los distintos matices que van desde lo más delicado a lo más potente, de lo asimétrico a lo melódico. 

Sherinian se siente igualmente cómodo haciendo melodías de piano acústico, texturas espaciales y solos de teclado, en un disco que a pesar de ser muy técnico, no pierde esa emotividad y fuerza indispensable para la música. En temas como 'La Pera Loca', 'Goodbye Porkpie Hat', 'Astroglide', 'What a Shame' y 'Rhapsody In Black',(gran final), se siente esa interesante tensión entre tan disímiles músicos , que aunque en un principio pudiera parecer artificial, después nos percatamos como todos se sueltan y aportan lo suyo bajo la personalidad musical de Sherinian. Un gran álbum que recomiendo sin ninguna duda a los amantes del rock progresivo y del jazz fusión.

Héctor Aravena A.
tags

Contenido Relacionado