One Self

Habitants Disco

Independiente. 2018

Hay veces en que los capítulos más difíciles de la vida de una persona pueden resultar en algo extremadamente positivo. En el caso de  Habitants, su debut “One Self” funcionó como una terapia para aliviar el dolor causado por la pérdida de un embarazo que la guitarrista chilena Gema Pérez, pareja del guitarrista de The Gathering René Rutten, sufrió en pleno proceso de grabación, una situación dramática plasmada de manera conmovedora en un disco que, paradójicamente, funciona también como el nacimiento de un interesante proyecto que incluye a a la bajista Mirte Heutmekers, el baterista Jerome Miedendorp de Bie y la vocalista Anne Van Den Hoogen, conocida en la órbita de The Gathering por colaborar en “The West Pole” (2009).  
 
El lanzamiento de “Meraki”, corte que cuenta con la batería de Hans Rutten, quién luego cedió el puesto a Jerome, sirvió para apoyar la campaña de crowdfunding en IndieGOGO que los llevaría a obtener el financiamiento para un larga duración que desde su primer single mostraba el camino a seguir: una travesía intensa hacia melodías profundas y cargadas de emocionalidad que circulan por los parajes del minimalismo en “Winter” y “One Self”, ambas encapsuladas en una ambientación invernal cuyos elementos van apareciendo lentamente en un tono dark wave muy sofisticado.

La dupleta compuesta por “Jupiter” y “Soul Traveller” constituye la porción más dinámica del registro, en la que  rozan el dream pop con guitarras trabajadas exquisitamente que juegan entre lo cristalino y lo distorsionado, pero siempre con delicadeza. Por su parte, “The Wake” y “Magnolia” vuelven a establecer la melancolía con la angelical voz de Anne danzando libre por todos los rincones de un track que reduce al mínimo la percusión para conectarse con la trompeta de Noël Hofman, instrumento que en  “Runners” se entrelaza con el zigzagueante bajo de Mirte y los acordes menores emanados desde las cuerdas de Rutten y Pérez, llevando al oyente hacia un transe sonoro que llega a “Vince”, estremecedora canción dedicada a ese hijo que la vida les arrebató y que cierra un trabajo honesto, desgarrador y hermoso tanto en letras como en composición.

La promesa de Habitants consistía en subirnos a una montaña rusa que viajaría lentamente en un camino que incluiría paisajes adornados con brillantes luces de colores, pero también cuevas oscuras, un paseo que nos llevaría a otro mundo. Y vaya que lo cumplieron. “One Self” es un registro en el que la banda abre su corazón para mostrarnos la fragilidad de la vida, que puede llegar e irse en cualquier momento, pero por sobre todas las cosas, testifica esa extraña habilidad que tenemos los humanos para levantarnos y crear en los momentos más turbulentos, confiando en que la música siempre es la mejor medicina.  

Pablo Cerda

Contenido Relacionado