Opus eponymus

Opus eponymus

2010. Rise Above Records

 

Hay bandas que cuando lanzan su primer disco vienen llenas de promoción y son ayudadas por los medios para ganar atención. Sin embargo, hay otras agrupaciones como Ghost que son ajusticiadas por el tiempo, ese que da espacio para que los headbangers digieran el producto y se fascinen con discos como “Opus Eponymous”, la placa debut de estos suecos que actualmente la están rompiendo gracias a uno de los debuts más llamativos de los últimos años.

 

Ghost revive los mejores tiempos del metal de finales de los setenta, ese donde se originó el metal en base a los riffs basales de Tony Iommi en Black Sabbath, el satanismo de Venom o las voces demoníacas de King Diamond. Es que en realidad la historia vive en un eterno círculo y la música no está ajena a ese circuito. Ghost nos retorna en memoria de aquellas bandas esenciales, pero también asimilando melodías contemporáneas traídas de lo mejor del stoner.

 

Desde la carátula ya notamos la estética de esta agrupación vintage. Un artwork sacado del arte visual de la época de los 20’, esa que con películas como Nosferatu y todo el Expresionismo Alemán hacían resurgir los episodios más lúgubres de nuestra historia. Y para que hablar de la estética de la agrupación en sí, una banda que -tal como fantasmas en pena- se esconden tras la oscuridad de túnicas que no dejan ver sus verdaderas identidades.

 

El disco comienza con ‘Deus Culpa’, una Intro de teclado presbítero… pero del lado oscuro. Una introducción insípida y sin grandes sabores en un comienzo, pero que después de varias escuchas se transforma en esencial para entender el sentido de esta placa: simpleza, letras demoníacas, psicodelia y rock. ‘Con Clavi Con Dio’ es casi un tributo al estilo impuesto por el signo de Ronnie James en sus manos, ese mismo que con Heaven And Hell entregase pautas musicales, junto con la oscuridad de un novel King Diamond.

 

Un metal sostenido en la base del stoner y las voces agudas, continúan con la aún más rockera ‘Ritual’ y el single ‘Elizabeth’, que engloba de manera perfecta esas letras contextuadas en las historias oscuras de castillos y romanticismo clásico. Por su parte ‘Stand By Him’ es una de las canciones más diversas del álbum, incluyendo solos frenéticos y espacios más rápidos que se envuelven perfectamente con esa voz siempre inquietante.

 

‘Satans Prayer’ continúa con esa batería incansable de platillos simples y hits constantes, al igual que los riffs de guitarra aletargados y cada vez más atractivos. La voz continúa cada vez más turbadora en medio de la música que a ratos se vuelve progresiva, pero del estilo del King Crimson más oscuro. Algo bastante similar a la densa ‘Death Knell’, casi sacada de un libro de terror de Stephen King. La muy stoner y llena de teclados ‘Prime Mover’ y el toque final con la progresiva-instrumental-electrónica-acústica-épica ‘Genesis’ son el punto final para un disco atrayente y de absoluta colección.

 

“Opus Eponymous” es la exquisita mezcla de pasado y presente, metal clásico y contemporáneo, psicodelia y gran producción actual. No hay manera de estar ajeno a este álbum, una placa que con el tiempo -y la maduración de la misma- se vuelve de culto y romántica en el más puro sentido metalero. Ghost nos presenta un trabajo que resulta seminal en un presente paralelo a éste, ese que originó nuestro vicio musical y que hoy se actualiza en base a un disco realmente fantástico.

 

Rodrigo Bravo Bustos

tags

Contenido Relacionado