FWX

FWX
2004. Metal Blade

Cuando se piensa en metal progresivo, automáticamente todas las miradas se vuelcan en Dream Theater (o quizás Symphony X). Pero es importante recalcar, sobre todo para el conocimiento de las nuevas generaciones de seguidores del estilo, que no fueron ellos sino Fates Warning y Queensryche, quienes pavimentaron el camino que seguirían muchos años después las huestes de Mike Portnoy y John Petrucci.

En efecto, 20 años han pasado ya desde que los Warning germinaron aquel lejano "Night On Broken" (1984). Desde entonces, el grupo ha tenido una carrera prolífica y ascendente, manteniendo un nivel artístico de altísima calidad en cada uno de sus discos, pero nunca logrando el éxito comercial o de exposición (o sobre-exposición?) de los mencionados Theater. Quizás, aquella magnífica trilogía de discos conformada por los maravillosos "Perfect Symmetry" (1989), "Parallels" (1991) e "Inside Out"(1994), sean sus trabajos más conocidos a la fecha, pero como decía, cada placa de esta banda es todo un universo por explorar.

Con "FWX", el grupo celebra sus 20 años de carrera y su décimo disco de estudio, el sucesor del opresivo "Disconected" editado el 2001 y con esta obra, la banda nos presenta una especie de caleidoscopio musical donde es posible encontrar y escuchar los elementos sónicos que ha desarrollado a lo largo de toda su carrera, algo bastante difícil de definir estilísticamente, siendo quizás ese mismo factor el que encierra la magnética magia de este grupo, cuyos discos siempre suenan frescos, espontáneos y más novedosos (en mi opinión), que los de Dream Theater, quizás por la sencilla razón que no sacan discos tan seguidos como lo hacen los Dream.

El calmado inicio de "Left Here" te predispone a focalizar tus sentidos y concentrarte durante los próximos 60 minutos en una experiencia diferente y única, a disfrutar de música sin compromisos y pretensiones comerciales, simplemente el placer de escuchar música sin pensar en rankings y cantidad de copias vendidas. Fates Warning es el arte de la música en sí misma, es ese metal para el hombre pensante, con letras lúcidas e inteligentes, música compleja pero emocional y un virtuosismo que no busca el lucimiento personal de cada músico, sino que está en servicio de la calidad de las canciones y ¡vaya que canciones!

Es difícil en un álbum de estas características desmenuzar canción por canción, esto es un todo, es una pieza global de música muy compenetrada entre sí, donde como siempre destaca la voz privilegiada de Ray Alder, un tremendo vocalista que no abusa de los agudos y prefiere concentrarse en la emotividad interpretativa; por supuesto los riffs novedosos y diferentes del "cerebro" de la banda Jim Matheos también destacan a lo largo de todo el álbum, como también la percusión ultra técnica y deliciosamente delirante de Mark Zonder, el baterista mas "jazzero" del metal progresivo con una técnica de baquetas simplemente impresionante (hay que verlo para poder saber que diablos está tocando!), y el aporte del "músico invitado", el bajista Joey Vera (Anthrax, Armored Saint), también es de lujo, dándole un groove realmente aplastante a todas las canciones.

Como decía, es muy difícil describir con palabras las emociones y sensaciones que provoca escuchar la música de Fates Warning, pero no se pueden perder la intrínseca belleza de un corte como "A Handful Of Doubt" o el ritmo casi hardcore de "Stranger (With A Familiar Face)" o la brillantez lírica altamente emotiva de "Wish" o el demoledor peso específico de "Simple Human", todo con el particular estilo de una banda diferente, única, precursora e innovadora.

Lamentablemente, tras la edición de este trabajo, el baterista Mark Zonder anunció que dejaba la banda tras casi 15 años de permanencia, lo que les dejará una tarea muy díficil a Jim Matheos y Ray Alder para encontrar un sustituto de similar jerarquía, pero Fates Warning ha sobrevivido a incontables cambios de line-up durante su carrera y esto en nada ha afectado la calidad de sus discos. Si tuviera que mencionar un candidato para el puesto, me la juego por Mike Terrana (Rage, Axel Rudi Pell), un batero que en los últimos años ha estado tocando principalmente power metal, pero que tiene la escuela jazzera de su maestro Steve Smith (Journey, Vital Information), y que además ya ha grabado varios discos de metal progresivo con la banda Artension.

Háganse un gran favor, abran su mente y oídos y acérquense a un disco diferente, porque les aseguro que con "FWX", Fates Warning como de costumbre nos entrega otra pequeña opus magnum. Imperdible.

Cristián Pavez

Contenido Relacionado