Free

Free
2006. InsideOut Music
 
“Free”, la nueva entrega de este interesante proyecto del cerebro de Fates Warning, Jim Matheos, y de Kevin Moore (ex Dream Theater, actualmente Chroma Key), es una placa que deja un sabor agrio, una sensación de poca movilidad musical y, lo que es peor, un desdén a su propia apuesta, la que deslumbró el año 2003 por lo ecléctico y versátil que sonó la placa homónima del año mencionado.
 
Factores para explicar esto hay dos: primero, que el rol de bajista en esta placa cayó para Joey Vera, compañero de Matheos en Fates Warning y quien además ha participado en Anthrax. Esto, sin lugar a dudas que le dio a “Free” un sabor más aterrizado y plano si se quiere. En 2003, el que cumplió ese rol fue Sean Malone, stickista y bajista conocido por el interesante proyecto Gordian Knot. Si hacemos una comparación, ciertamente que las dimensiones entre uno y otro son bastante diferentes y eso se nota al escuchar sus respectivos aportes las placas editadas por O.S.I.
 
El otro factor predominante es que, más allá de la inclusión de Mike Portnoy en baterías, las composiciones de este nuevo cedé, están ampliamente dominadas por Kevin Moore. Esto incide incluso en los tracks en que se actúa en conjunto (vale decir, tocan Portnoy, Vera, Matheos y Moore), lo que deja un aire un tanto monótono y no tan matizado como en su entrega anterior.
 
Dejando aparte esa impresión, la placa comienza con ‘Sure You Will’, una mezcla de elementos metal con las programaciones y teclados de Kevin Moore. Este elemento no deja de ser llamativo, puesto que le imprime al tema un aura más experimental, pero sin salirse mucho del libreto del metal progresivo.
 
Precisamente es ese libreto el que se sigue al pie de la letra en ‘Free’, segundo corte y que, al contrario del anterior, muestra un poderoso combo metalero, enraizado en la base Vera-Portnoy y en la guitarra de Matheos. Un corte que de seguro hará delicias entre los seguidores de Fates Warning.
 
‘Go’ se acerca más al notable proyecto solista de Kevin Moore, Chroma Key. Una serie de secuencias, en las que la voz de Moore también se ve adornada con elementos más electrónicos como loops y grabaciones, mientras que Matheos también juega con la tecnología en sus guitarras y aporta con líneas de cuerdas acústicas precisas. Quizás es éste uno de los temas que retome esa raíz más experimental del proyecto, como se autodefine O.S.I.
 
No obstante, en ‘All Gone Now’ se vuelve al sonido más de Fates Warning. Guitarras y electricidad por parte de Jim Matheos por una parte mientras que Moore se reserva más en la parte vocal y en ciertos segmentos de la composición. Hay que destacar, independiente de todo, el gran fiato que existe entre Joey Vera y Mike Portnoy. Pero lo que más llama la atención, es la presencia más desbordante de la guitarra de Matheos, más allá de las sonoridades electrónicas que imprime Moore. Quizás en ‘All Gone Now’ se encuentren reminiscencias a Tool, por el lado más experimentador en los sonidos, pero ciertamente que el factor Matheos influye de sobre manera en un corte interesante.
 
Nuevamente ese sabor experimental aparece en ‘Home Was Good’, en el que Moore deja caer toda su sapiencia en las secuencias, con una electrónica ambient más ligada al maestro Eno que a un grupo de metal progresivo. Nuevamente, Matheos sólo acompaña en las partes acústicas y en algunas programaciones, pero es Moore quien se lleva las palmas en una composición que muestra su estampa y su verdadera apuesta musical.
 
‘Bigger Wave’ muestra ese lado más experimental de O.S.I. Las programaciones de Moore toman primer asiento, mientras que Matheos, Vera y Portnoy se manifiestan de a poco, hasta construir en su conjunto una base digna de Tool, o del “Disconnected” de Fates Warning. Es esta facilidad para la experimentación sónica arraigada en la potencia metalera la que, si bien muestra la exquisitez de los arreglos, comienza de a poco a reiterarse, a volver a lo mismo.
 
La fórmula vuelve con ‘Kicking’, que posee un aura más electrónica, en la que el protagonismo de Vera aumenta. Los procesos electrónicos de Moore acaparan más terreno, manipulando teclados y voz a antojo, mientras que la tríada Vera, Portnoy y Matheos quedan en un segundo plano. Y aunque no deja de ser éste una canción interesante, ya se nota la falta de, por ejemplo, Sean Malone, el que era un elemento sumamente importante al momento de brindar nuevas dimensiones a esta propuesta.
 
Con ‘Better’ volvemos al metal progresivo más en la venia de Fates Warning y el ya mencionado “Disconnected”. Sin dudas que este es el track más directo y ganchero del largaduración, en el que se abandona por momentos la experimentación electrónica y se vuelve a un formato más orgánico y visceral, algo que brinda una sonoridad distinta a una placa que vuelve al terreno electrónico con ‘Simple Life’, con Moore y Matheos experimentando con secuencias, loops y samplers, mientras que Portnoy, aún con su notable calidad, se ve ceñido a este juego. Sin embargo, el segmento medio de este corte retoma lo visceral, lo eléctrico para dar paso a nuevos procesos electrónicos, mientras que Matheos se despacha un brillante solo.
 
Esto se mantiene en ‘Once’, la que inicia con las ya conocidas experimentaciones ambient de Moore, mientras que Matheos se relega al segundo plano. Y es que el predominio de Moore es tan absoluto, que es complicado imaginar a Matheos pasando al frente. Sin embargo, este tema no deja de ser un punto interesante por su sonoridad casi oriental y más enfocada a la composición normal que al experimento ambient de Moore (con un aire más a Brian Eno), lo que se traduce en un interesante ejercicio, uno que a estas alturas ya era más que necesario en este, el penúltimo tema del cedé.
 
“Free” culmina con ‘Our Town’, un track acústico, en el que Matheos puede, por primera vez, sacar la voz y esto no deja de ser interesante. El guitarrista construye un emotivo y suave final, en el que la voz natural de Moore queda perfecta, dejando un aire reposado y un poco más original a una placa que, francamente, necesitaba de algún matiz. Y éste es el que era preciso.
 
Al final, sumando y restando, “Free” es una entrega plana y tediosa. Ciertamente que el factor Moore que mencioné al comienzo de este comentario es el gran responsable de ello, pero también el hecho de que en la base rítmica no esté alguien acorde a lo que en un inicio parecía ser O.S.I no deja de ser menor. No criticó el trabajo de Joey Vera en los temas en los que participa, pero pienso que otro actor hubiese añadido más sustancia, más dimensiones. Y es en esto en lo que falla el disco, puesto que el dominio de Moore es más que evidente y eso va en desmedro directo de lo que pudo haber sido una entrega original e innovadora.
 
Por ahora, nos enfrentamos sólo a cortes notables por separado, pero en la suma el resultado es un tanto mediocre. Nuevamente, remito al trabajo de Moore como solista, en los que se puede hacer gala de increíbles experimentaciones electrónicas. Acá, falta la coherencia grupal que se vio en el año 2003 y, por lo mismo, en este largaduración -que tiene una edición limitada con un bonus disc, al igual que en el disco homónimo de 2003-, se nota y se siente esa ausencia.
 
Felipe Kraljevich M.

Contenido Relacionado